Windows 7 ¿nueva ventana o la muerte de XP?

La Red al día

Autor:

Amaury E. del Valle

El pasado 9 de enero Microsoft reveló gratuitamente una versión de prueba de su nuevo sistema operativo Windows Seven o Windows 7, con el cual trata de acallar las inconformidades generadas por la entrega anterior

Casi como para arrancar el año, la multinacional Microsoft reveló gratuitamente el proyecto de la nueva entrega de su sistema operativo Windows, el cual, según muchas estadísticas, está instalado en casi el 90 por ciento de las computadoras personales del planeta.

Sea la cifra certera o no, números más o menos, lo cierto es que el monopolio de Windows es inmenso todavía en el mundo de la computación, a pesar de los avances de otros sistemas, especialmente los basados en software libre, que ya constituyen una seria preocupación para el gigante de la informática.

La nueva entrega de los de Redmond, sede de la compañía estadounidense en el estado de Washington, pretende ser «más intuitiva, estable y segura», precisamente los atributos con los cuales se publicitó el Windows Vista, que vio la luz hace poco más de un año, y que decepcionó a muchos.

Ahora el Windows 7 se ha presentado a toda fanfarria, destacando su interfaz gráfica y publicitando a bombo y platillo la posibilidad de ser un sistema adaptado completamente para manejarse de forma táctil, o sea, utilizando los dedos para operarlo en una pantalla especial.

Sin embargo, ni esta ni otras opciones parecen ser tan nuevas, y muchos expertos alegan que Microsoft pretende con la nueva entrega acallar las múltiples protestas generadas por Windows Vista, «lanzándose hacia adelante» con un nuevo producto.

La mala fama

A muchos llamó la atención el anuncio de que la «versión beta» —como se le conoce a la versión de prueba de los programas informáticos— estuviera disponible para descarga a principios de un año donde la crisis económica parece meterse por todos los recovecos, y a la cual el mundo de los clics tampoco ha logrado escapar.

Tratando de generar una demanda ficticia, en un inicio Microsoft difundió que la versión a prueba solo podrían descargarla 2,5 millones de personas en todo el planeta, aunque pronto se arrepintió y la dejó abierta a todos los interesados hasta el próximo 10 de febrero.

Así, desde el 9 de enero informáticos de medio mundo se han encargado de «despalillar» el Windows 7, y la conclusión más generalizada es que más allá de estabilidad y mejor interfaz gráfica, todo parece indicar que este sistema debería haber sido el mismo Vista, pero mejorado.

Solo que quitarse la mala fama dejada por los errores ha resultado muy duro para los directivos de Microsoft, y por ende han preferido un nuevo diseño, una nueva imagen y corregir errores, dejando atrás el buche amargo de un Windows Vista estrepitosamente fallido en cuanto al nivel de ventas y las críticas que ha generado.

No es la primera vez que les pasa esto a los padres de Windows. De hecho esta serie de errores y nuevas entregas para tratar de taparlos casi es una constante en la historia de la compañía desde su surgimiento.

Como reflexionara un analista al respecto en el sitio terra.es, «en vez de solucionar los múltiples problemas de Vista, Microsoft ha decidido “huir hacia adelante” con Windows 7, un nuevo y “revolucionario” sistema operativo... Una treta para librarse de un sistema operativo muerto comercialmente».

Anteriormente le había sucedido con versiones de Windows como la controvertida Millenium Edition, un desastre que fue sustituido por Windows XP, el cual aprovechaba lo poco bueno de su predecesor, y al que muchos han mantenido en ejercicio por su estabilidad y funcionalidad, sin dejarse engañar por lo «vistoso» del Vista.

Además, y en medio de rumores de recortes de puestos de trabajo y por ende de proyectos, Microsoft intenta ahora recapitalizarse con un nuevo producto, en vez de mantener el que solo le dejaría pérdidas, o al menos —como ha sucedido— no le daría los dividendos esperados.

Librerías en vez de carpetas

A simple vista —aseguran varios expertos en tecnología— Windows 7 mejora, eliminando funciones que nadie utilizaba y que ralentizaban el trabajo del equipo.

Para ello ha agrupado las ventanas por tipo de aplicación en la barra de tareas, pudiendo ver miniaturas de cada una de ellas si situamos el cursor encima, algo parecido a lo que hace Vista, aunque organizado de manera más funcional. También fue rediseñado el menú de inicio, agrupando funciones de forma mucho más intuitiva, agregándole un botón de apagado/reinicio en modo texto, así como algunas funciones de seguridad y administración muy utilizadas.

Otros cambios en la visualidad se aprecian en las ventanas, que permiten ordenar más fácilmente los archivos por tipo o realizar búsquedas de ficheros de música, video y documentos de Word, mientras mantienen la característica de ser traslúcidas para ver qué programas quedaron abiertos detrás, como mismo permite el Vista.

Algo que llama mucho la atención son las interminables formas de poder acomodar las vistas de las carpetas, o las vistas previas por tipo de archivo, las cuales permiten saber si estamos frente a un video, una foto, un documento o programa.

Igualmente Windows Seven ha incorporado un nuevo concepto de «librería», el cual según los creadores pretende eliminar la noción de Carpeta, tan difundida en versiones anteriores de Windows, y con la que se han acostumbrado a trabajar los usuarios de este sistema operativo.

En esencia se trata de una nueva variante de indexar los contenidos que almacenamos, los cuales van a tener detrás una ubicación de exploración que convertiría al disco duro en algo así como una base de datos gigantesca, lo que aceleraría mucho las búsquedas, permitiría mejorar el fragmentado del disco y haría más fácil y rápido el trabajo.

Así, por ejemplo, con las nuevas «librerías» se podrían mantener agrupados todos los archivos de música, independientemente de su ubicación dentro del disco duro, ya que se enlazarían por tipos de formato o serían etiquetados por nosotros; y lo mismo sucedería con los de video, fotos o documentos de Word.

Incluso si estuvieran ubicados en un DVD, MP4 o una memoria flash y alguna vez los reproducimos en la máquina, el nuevo sistema automáticamente preguntará si queremos ingresarlo e indexarlo directamente.

Algunos expertos ven en este sistema, a pesar de sus facilidades, una treta para eliminar programas que le hacen la competencia a los suyos, ya que esta reproducción e indexado de archivos reproduciría automáticamente las librerías con programas que ya vienen incorporados con Windows, como el Windows Media Player o Picassa, el buscador de Google para encontrar, editar y compartir fotografías.

Explorador nuevo

La principal crítica hasta ahora para el Windows 7 ha sido que el nuevo sistema está pensado para ejecutarse en una máquina con ciertas prestaciones, de al menos un gigabyte de memoria RAM, no menos de tres megahertzs de velocidad y una tarjeta gráfica fuerte.

Esto apunta a la consabida complicidad entre creadores de software y fabricantes de hardware, que se traduce en sacar nuevos productos al mercado los primeros, que necesiten máquinas más potentes de los segundos, y todo el mundo contento, menos el cliente, que de repente ve que para gozar en el Parnaso de la informática debe invertir más dinero.

Los creadores de Windows 7 se han defendido diciendo que en su salida definitiva el programa tendrá una versión más «económica» y por ende accesible a computadoras sin tantas prestaciones. A su vez han desmentido los rumores de que Windows XP saldrá definitivamente del mercado.

La decisión es una respuesta a la lluvia de críticas y disgusto que les cayó encima cuando intentaron «matarlo», dejándolo de actualizar a ver si así estimulaban al maltrecho Windows Vista, lo cual no engañó a nadie y por el contrario les granjeó múltiples inconformidades.

Además, y como un movimiento táctico muy interesante, ya anunciaron que mucho antes de salir Windows 7 estará en el mercado la nueva versión de su explorador para la web, Internet Explorer 8 (IE8), el cual funcionará con Windows XP y el Vista, pero que en breve tendrá también su edición para el Seven.

Con ello la compañía espera ganar terreno perdido en el mundo de los navegadores frente a otros de espectacular crecimiento como Mozilla Firefox, añadiendo al IE8 características como la navegación privada, seguridad mejorada y una nueva clase de añadidos a los que ha llamado aceleradores de descarga.

Y es que de una u otra forma, los chicos del viejo Bill Gates se han dado cuenta de que deben comenzar a maniobrar en el convulso mercado informático, asediado por la crisis económica mundial, y el avance del software libre, que lentamente, pero con firmeza, cada vez gana más adeptos.

La Red al día

Un virus informático en forma de felicitación por San Valentín se ha difundido con fuerza en los últimos días por correo electrónico, enmascarado como una falsa tarjeta por el Día del amor.

Los mensajes van acompañados de un vínculo mediante el cual, supuestamente, los usuarios podrán descargar dicha tarjeta, pero que en realidad introduce un virus en la computadora, que además de autorreplicarse y enviarse por sí mismo a todos los incluidos en la libreta de direcciones, convierte nuestra cuenta de correo en un emisor de spam o mensajes no deseados. 

Un servicio para descargar el correo electrónico gratuito Gmail sin estar conectado siempre a Internet fue puesto a prueba por el buscador Google en aras de incentivar el uso de su correo electrónico gratuito Gmail.

La nueva versión de Google Gears, hasta ahora solo en inglés, permitirá usar Gmail en la computadora, al estilo del Outlook, sin necesidad de estar conectado todo el tiempo a la red de redes, ya que el correo enviará o recibirá en el momento que se produzca el enlace.

Google Gears se puede descargar sin costo de la dirección http://gears.google.com y está disponible para Windows, Mac y Linux, y a su vez es compatible con navegadores como Internet Explorer, Firefox y Safari. No obstante, el sitio de descarga está actualmente deshabilitado para Cuba,  como sucede con otros servicios del famoso buscador, sin que hasta el momento Google haya dado una respuesta del porqué.

Un disco duro de dos Terabytes de capacidad comenzará a ser comercializado por la empresa Western Digital.

Bautizado como Caviar Green, el nuevo dispositivo de almacenamiento tiene una capacidad total de 2 048 gigabytes, o sea, dos terabytes, e increíblemente su tecnología permite ahorrar hasta un 40 por ciento de energía, a pesar de su tamaño.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.