¿Una tableta para dolores informáticos?

El futuro de las telecomunicaciones pasa ya necesariamente por los dispositivos móviles, desde laptops, teléfonos «inteligentes» y también las pequeñas Tablet PC

Autor:

Amaury E. del Valle

Hace unos cinco o seis años comenzaron a llamar la atención en el mundo personas que llevaban bajo el brazo una especie de carpeta, sobre la cual escribían con un lápiz sin tinta, o leían un libro en su pantalla electrónica.

Muchos se preguntaban si esas primeras Tablet PC, como se les denomina desde entonces, no serían apenas otra moda más en el mundo de los gadget o artefactos electrónicos, pero su presencia cada vez más fuerte parece desmentir lo pasajero de su aparición.

Esta misma semana la compañía Research In Motion (RIM), productora de los BlackBerry, uno de los dispositivos móviles más comercializados en el mundo por su capacidad de actuar simultáneamente como teléfonos celulares, agendas personales y terminales de Internet, ha anunciado la intención de lanzar su propia Tablet PC.

El nuevo producto, llamado BlackPad, tendrá una pantalla táctil de siete pulgadas, una o dos cámaras, Bluetooth y conexión de banda ancha, pero solo será capaz de enlazarse a las redes móviles a través de un BlackBerry, lo cual esclaviza a los usuarios que quieran adquirir el nuevo equipo a ser clientes de RIM de cualquier forma.

La mayoría de los expertos coinciden en que así la compañía canadiense trata de recuperar el terreno perdido frente a la norteamericana Apple Computer, que con el lanzamiento de su iPhone 4 y su Tablet PC, el iPad, ha logrado una verdadera euforia por los equipos portátiles.

Hijas Menores de las portátiles

Aunque debido a su mayor difusión actual algunos crean que las computadoras móviles, entre estas las Tablet PC, son muy recientes, en realidad su historia se remonta a casi 30 años, cuando se presentó en 1981 la Epson HX-20, tras una larga serie de pruebas de miniaturización de componentes.

Para aquel momento, y en especial por su poca capacidad de procesamiento y almacenamiento de la información, unida a su alto precio, las portátiles apenas si despertaron la atención de los usuarios comunes, salvo para algunos científicos, militares, empresarios y otros profesionales, quienes vieron la ventaja de poder llevar encima constantemente toda la información que necesitaban.

Pronto nacerían nuevos modelos, como la Osborne 1; si bien fue la primera portátil de Apple Computer, presentada en 1991, la que trazó las pautas de diseño y funcionabilidad de las laptop o computadoras portátiles actuales, que poco han variado de forma en los últimos 20 años, pero su potencia y prestaciones son hoy miles de veces mayores.

Eso explica en gran parte por qué desde el año 2008 a nivel mundial son mayores las ventas de laptops que de computadoras de escritorio, aunque la otra cara de la moneda es la eclosión de las tecnologías inalámbricas y la mayor durabilidad de las baterías, lo cual permite no solo movilidad en el trabajo, sino más tiempo de duración y conectividad constante.

Hijas menores de las portátiles, con prestaciones más limitadas, pero en cambio mucho más livianas y funcionales, las Tablet PC son apenas una modalidad de estas, cuya principal diferencia radica en el poco peso y la pantalla táctil o multitáctil, en la cual el usuario puede utilizar una pluma stylus para trabajar con el ordenador sin necesidad de teclado físico o mouse.

Básicamente hay dos modelos en el mercado: las que solo ofrecen una pantalla táctil a modo de pizarra, de menor capacidad y muy usadas como lectores electrónicos de libros, revistas y demás, así como para trabajos que requieren constantes anotaciones; y otras más parecidas a la laptop, con teclado incluido, que permiten rotar la pantalla y convertirla así en una computadora «tabla».

Ambas se caracterizan por el bajo consumo de energía y por ende alta durabilidad de las baterías, así como por tener sistemas operativos menos complejos que las computadoras convencionales, que además permiten sobre la pantalla táctil la escritura manual, tomar notas a mano alzada y hasta dibujar.

Ambas tienen en común la capacidad de conectarse a redes inalámbricas, y recientemente han incorporado cámaras web para fotos y video, así como los modelos más recientes, como el Ipad y el anunciado BlackPad, la posibilidad de ser usados como teléfonos.

Todo indica que la creciente convergencia aupada por las conexiones inalámbricas está llevando a los fabricantes a un giro vertiginoso en la fusión de varios equipos en uno solo.

Si antes una persona que quería estar «tecnológicamente al día» debía cargar con una cámara digital, memoria flash, reproductor de música, teléfono celular y computadora portátil, ahora tiene todo ello consolidado en equipos como el iPad de Apple Computer.

La tendencia se mueve hacia la complementación de funciones en un solo dispositivo, que además pronto incluirá la todavía incipiente descarga de televisión digital, como la tiene el iPad, así como otras potencialidades como la transmisión de gran cantidad de contenido o la autentificación como sistema de pago, dejando atrás incluso a las ya antiguas tarjetas de crédito.

A todo lo anterior hay que agregar que la «barrera del precio», antes casi infranqueable, comienza a ser menos alta, más aún si se tiene en cuenta que la suma de adquirir todos los dispositivos por separado es mayor que la de tener uno que haga las funciones de todos.

Más resistentes

No por gusto en el mundo entero las Tablet PC se han difundido especialmente entre quienes, por cuestiones laborales o estudiantiles, deben cargar con gran cantidad de información y almacenarla con rapidez, sin que el «peso», relativamente un poco mayor de las computadoras portátiles, sea un estorbo.

Igualmente son una solución —algo que se debe tener en cuenta— para dotar de equipos informáticos más económicos a quienes no precisan para su labor de ordenadores personales tan potentes, pues esta se resume a anotaciones constantes que después pueden ser fácilmente volcadas a una computadora de más prestaciones.

En la determinación de su adquisición, amén del factor precio, que influye aunque cada vez menos de forma decisiva, la fragilidad de estos equipos, que hace temer a muchos una rotura sin posibilidad de solución inmediata, puede ser un freno para lanzarse a una inversión.

Esto, no obstante, también va siendo un elemento cada vez más descartable, pues las últimas Tablet PC se caracterizan precisamente por su resistencia, incluso contra golpes o caídas, ya que los fabricantes han entendido que su portabilidad es propicia para que se nos pueda escapar de las manos en cualquier momento.

Nadie puede negar que el futuro de las telecomunicaciones pasa ya necesariamente por los dispositivos móviles, donde laptops, teléfonos «inteligentes», Tablet PC y sus similares están llamados a desempeñar un importante papel.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.