Las máquinas que aprenden solas

Se afianzarán este año los sistemas digitales más inteligentes, así como crecerán los horizontes de la realidad virtual y la aumentada

Autor:

Yurisander Guevara

Nuevos sistemas basados en softwares programables, que aprenden por sí mismos y se adaptan, la expansión de la inteligencia artificial y un mayor uso de la realidad virtual o aumentada se encuentran entre las tecnologías que ganarán fuerza en este 2017.

Así lo auguran múltiples compañías que, cada año, tratan de dilucidar el camino de las nuevas tecnologías a partir de las innovaciones que tienen más posibilidades de avanzar y consolidarse.

En el caso de los 12 meses que nos ocupan, todas las fuentes especializadas coinciden en que serán los de «la inteligencia en todas partes». En ese sentido, la consultora Gartner, una de las prestigiosas de esta industria, preconiza que comenzará a enraizarse el uso de softwares destinados a aprender de su entorno a partir del uso que se le dé.

La apuesta por la capacidad de las máquinas para aprender está en el centro de atención de todos los gigantes tecnológicos. Ya hemos hablado en esta sección de los importantes avances de la disciplina, que a juicio de David Cearley, vicepresidente de Gartner, «da lugar a un espectro de implementaciones inteligentes, incluyendo los dispositivos físicos, como robots, vehículos autónomos y aplicaciones y servicios como asistentes personales y asesores».

De hecho, dos ejemplos de aplicaciones actuales muestran cómo las máquinas comienzan a presentar la capacidad de aprender y responder a situaciones diversas.

Alexa Victoria

Amazon es una compañía estadounidense famosa por sus servicios de compras en línea y la creación del Kindle, un lector de libros electrónicos que simula el papel impreso. A esos logros se une Alexa, un asistente virtual capaz de ser insertado en cualquier dispositivo.

En 2014, Amazon sorprendió al mundo con Echo, un altavoz capaz de «escuchar» los comandos de los usuarios y responderle a través de Alexa, su asistente virtual incorporado. Por entonces Echo y Alexa funcionaban solo a través de un teléfono inteligente, y su uso no se masificó porque los usuarios no se sentían cómodos al hablarle a una bocina en espacios públicos.

Sin embargo, en los entornos hogareños los usuarios mostraron confianza en el equipo, por lo que Amazon hizo que las aplicaciones de Alexa fueran destinadas a uso doméstico o en espacios íntimos. El asistente virtual es desde entonces capaz de responder a preguntas de los usuarios, conectar llamadas telefónicas, hacer búsquedas y compras en línea, entre otras prestaciones.

Amazon, además, dio un paso gigantesco: a mediados de 2015 lanzó un paquete de «habilidades» para Alexa que podía ser usado por terceros desarrolladores, quienes serían capaces de incorporar el asistente virtual al dispositivo de su preferencia.

Hace unos días concluyó en Las Vegas, Estados Unidos, la Feria de Electrónica de Consumo, acaso la reunión de nuevas tecnologías más grande del mundo. Y Alexa fue la gran protagonista de esta edición. Ya está incorporada en autos, televisores, mandos de control remoto o refrigeradores, entre otros muchos equipos electrónicos. En otras palabras: Alexa adquirió el don de la ubicuidad y se hizo más inteligente con el concurso de todos. Por ello ahora la apellidan Victoria.

La interlingua de Google

Casi al cierre de 2016 una noticia pasó desapercibida entre el marasmo de información que cada día nos inunda: en Google, el equipo a cargo del servicio de traducción en línea (translate.google.com), logró que las conversiones de palabras sean realizadas por una máquina multilenguaje que opera a través de una red neuronal.

Lo insólito del caso es que, mediante las conexiones neuronales de la red, el servicio es capaz de deducir, sin que nadie le «enseñe», las traducciones de las palabras.

Por ejemplo: si traducimos perro al inglés, el resultado es dog. Si traducimos perro al chino, el resultado es chien. La nueva interfaz Google Translate va más allá, y aprendió por sí     misma que «probablemente» chien y dog sean lo mismo: perro. Así, el servicio es ya capaz de traducir del inglés al chino sin haberlo hecho antes. Para ello, la máquina creó un «lenguaje» propio, expresado en la combinación de letras y dígitos.

Los ingenieros de Google dieron a conocer la creación de su «interlingua» en su blog de investigación (research.googleblog.com), un ejemplo que, como el de Amazon, muestra que las aplicaciones para los equipos que aprenden por sí mismas y pueden ser ubicuas   apenas gatean, siendo sus límites desconocidos.

Más allá de la realidad

El pasado año sirvió también para un relanzamiento de la realidad virtual como tecnología para el entretenimiento, con la industria de los videojuegos como abanderada de los múltiples dispositivos que ofrecen estos contenidos.

Los profetas y hacedores tecnológicos, como Gartner, IBM y Google, creen que este tipo de contenido evolucionará de forma «espectacular» este año no solo para los usuarios, también para las empresas.

La expansión del uso de la realidad virtual empujó además a más aplicaciones en el trabajo con la realidad aumentada, que no es más que el uso de equipos capaces de mostrar objetos digitales en el mundo físico.

El videojuego Pókemon Go fue el ejemplo más interesante de la aplicación de esta tecnología en 2016. Este año se espera que la realidad virtual y aumentada refine sus productos de una forma nunca antes vista.

Google ya trabaja en expandir el campo con Daydream, una división que se encarga de generar entornos de realidad virtual que se asemejen a lo que podríamos experimentar en la vida común.

Directivos de Google explicaron a la revista Wired que la idea es generar aplicaciones para la realidad virtual que se sientan naturales, y con ello impulsar la aplicación de esta tecnología en cualquier faceta de la vida.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.