¿Tiene dudas?: un repasador en línea

Empresas cubanas como Cinesoft y Etecsa juntan fuerzas para, web mediante, poner en marcha un novedoso proyecto destinado a reforzar el proceso educativo de nuestros niños y jóvenes

Autor:

Yurisander Guevara

«Necesito conocer más ampliamente sobre el hecho Incendio de Bayamo, porque no tengo acceso a la Ecured. Saludos». Escribió la estudiante María Victoria el pasado sábado 18 de marzo en la web Repasador en línea, sitio atendido por profesionales cubanos para fortalecer el proceso docente, el cual quiere constituirse en una vía que, nuevas tecnologías mediante, amplíe el espectro educativo del país.

Disponible en la dirección repasador.cubaeduca.cu, el sitio fue recientemente habilitado en el portal CubaEduca, del Ministerio de Educación, y se estructura como un foro en línea, a través del cual los usuarios registrados pueden preguntar dudas según la lista de temas disponibles.

A saber, el Repasador en línea muestra los temas divididos de acuerdo con las asignaturas que se imparten en las aulas cubanas, y en un segundo nivel de navegación, estas materias se subdividen en los diferentes grados de enseñanza.

A María Victoria, quien debe cursar el noveno grado —es en este nivel donde aparece consignada su pregunta dentro del foro—, le respondió la máster Teresa Bernabeu Guzmán el pasado lunes. Una respuesta personalizada que, infiero, aclaró las dudas que con respecto al incendio de Bayamo tenía la estudiante.

Un proyecto singular

Una sociedad como la cubana, inmersa en una serie de transformaciones para construir un país todavía mejor, necesita de iniciativas como el Repasador en línea. Esta forma parte del concepto de informatización de la sociedad, el cual a veces puede sonar muy abstracto, pero que deviene un paradigma en el que las nuevas tecnologías coadyuvan a una mejor calidad de vida.

Incluso, el país está mejor preparado para acoger un proyecto como este. Con la ampliación de los puntos de acceso a internet, ya sea en zonas públicas (mediante tecnología wifi) o en posiciones fijas como las salas de navegación o con la introducción de Nauta Hogar, servicio de acceso a la Red de redes desde casa, que este año Etecsa espera extender a 38 000 hogares cubanos, hace que la posibilidad de repasar con un profesor mediante la web no parezca tan lejana.

Por eso la Empresa de Informática y medios audiovisuales, Cinesoft, y otras entidades domésticas como la Egrem, la cartelera cultural La Papeleta o el portal Todo de arte, junto a la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, han unido fuerzas en el Proyecto Contenidos Nacionales, el que, como dijera Tania Velázquez, la directora de la Dirección Central de Comercial y Mercadotecnia de Etecsa, busca «garantizar el acceso a contenidos propios y el uso de servicios sobre internet».

Lo singular del Repasador en línea consiste no solo en la posibilidad de obtener respuestas especializadas por los profesores que operan el sitio, sino que CubaEduca, como portal, es ya un inmenso repositorio de contenidos certificados por las autoridades educativas cubanas a solo un clic de distancia.

¿Que vives en La Habana y no sabes cómo es la finca El Abra, donde estuviera internado el Apóstol durante su juventud? En CubaEduca hay una visita virtual disponible.

¿Tienes dudas sobre cómo se escriben las palabras? El apartado de ortografía del portal educativo contiene también información al respecto.

Voluntad como premisa

La voluntad del país para promover el acceso a contenidos hechos en nuestras fronteras se demostró el pasado diciembre, cuando Etecsa rebajó la tarifa por hora de las cuentas con navegación nacional a 25 centavos CUC.

El monto, si lo traducimos al cambio «de la calle», son cinco pesos cubanos. No satisfechos con la medida, la empresa anunció que desde la próxima semana la tarifa pasará a ser de diez centavos CUC.

Este precio ínfimo —especialmente si lo comparamos con lo que hoy cobran los repasadores particulares de carne y hueso— permitirá a cualquier padre de familia, o a sus hijos, acceder al portal CubaEduca para reafirmar o ampliar sus conocimientos a golpe de clics y explicaciones especializadas.

Vallas por saltar

Como toda obra humana, el Proyecto Contenidos Nacionales es perfectible. En este caso, algunas dificultades saltan a la vista para el usuario medio.

La primera de ella es que, si alguien quiere acceder al servicio, al precio de diez centavos la hora, deberá activarse una cuenta Nauta con navegación nacional. Así lo aclararon a este redactor especialistas de Etecsa: el acceso a un dominio .cu, como el de CubaEduca, a través de una cuenta con navegación internacional (como la que se utiliza para hablar con familiares y amigos a través de la popular aplicación IMO), no abarata el costo actual de 1.50 CUC por hora.

Ahí podría tener Etecsa una tarea pendiente: ser capaz de discernir los dominios visitados por los usuarios y cobrar en dependencia de si son nacionales o foráneos.

Otro punto a considerar es la criticada incomodidad de las áreas públicas de navegación. Harto difícil podría antojarse poner a estudiar a un niño de seis años en un parque donde, justo al lado, otra persona podría sostener una conversación con alguien más al otro lado del mundo. Vamos, que somos cubanos, y esa conversación, sabemos, pocas veces lleva bajos decibeles.

Acaso sería bueno pensar, a propósito de esta última observación, en instalar capacidades de navegación wifi dentro o cerca de los centros escolares, con regulaciones diferentes a la de los espacios públicos, es decir, pensados para un uso efectivo de nuestros contenidos nacionales por los educandos. Si también conectáramos los ordenadores que hoy existen en las escuelas, este proyecto se robustecería todavía más.

También hay otra realidad que salta a la vista: CubaEduca, y cuanto proyecto nacional quiera insertarse dentro de la preferencia de los internautas cubanos, tiene una competencia dura. Las páginas web con altas prestaciones y herramientas, por ejemplo, en el campo educativo, se cuentan por centenares con solo hacer una búsqueda en internet. Lo mismo sucede con los demás tipos de contenidos.

Por ello, esta estrategia urge de un gran volumen de contenidos creados desde Cuba. Talento sobra en este archipiélago para eso. De paso, estaríamos cimentando, con fuerza, una industria cubana del software. Cuba lo necesita.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.