¡Cuidado!, niños en el lente - La Mirada del lector

¡Cuidado!, niños en el lente

Para el mes de abril, serán los más pequeños el objetivo de nuestro concurso fotográfico

Autores:

Leyanis Infante Curbelo
Maykel Espinosa Rodríguez

Para muchos artistas de la imagen el trabajo con niños y animales es de los más arduos, pero también de los más gratificantes. Cuando uno de los dos está presente en fotos o materiales audiovisuales, captan automáticamente el interés y la simpatía de la audiencia, siendo para aquellos con los que interactúan un reto mantenerse en el centro de atención. No se puede competir con los niños, dicen muchos actores, se lo llevan todo.

En general, entre las fotografías que todos atesoramos, nunca faltan las de nuestros pequeños, son muchas veces, las que con más amor conservamos, de las que recordamos el momento exacto en que fueron tomadas y su historia.

Por eso, este mes de abril, en el inicio de la primavera, queremos dedicarles nuestro concurso mensual.

Envíanos tu mejor fotografía, donde los peques sean los protagonistas, a nuestro correo concurso@juventudrebelde.cu o como mensaje a nuestro Facebook. Recuerda adjuntar tus datos, la historia de la imagen, la ubicación geográfica del lugar (país, ciudad, municipio, barrio...) donde fue hecha. La obra debe ser original.

Pero antes, algunos consejos fotográficos

1- Siempre que puedas, busca lugares en los que los niños sepas que van a pasarlo bien y que además te proporcionen un entorno fotogénico.

2- Busca el lugar y el momento con la mejor iluminación Asegúrate de tener suficiente luz (si no es así puedes abrir el diafragma, aumentar la ISO o usar el flash)

3- Vigila el fondo; recuerda que debe complementar la acción, la historia, pero no distraer la atención del motivo principal de la imagen. Si no aporta nada, cierra el encuadre o abre el diafragma para desenfocarlo.

4- No está de más que configures la cámara para poder disparar en ráfaga, sobretodo si prevés una sesión acelerada y descontrolada al aire libre.

5- Ponte a su altura. A las personas hay que mirarlas a los ojos, al espejo del alma, y los niños no van a ser menos, ¿Verdad? Puesto que ellos son naturalmente más bajos que nosotros, la única forma de conseguir encuadrarlos con un punto de vista normal es agachándote, tirándote al suelo, haciendo equilibrios en cuclillas o lo que se te ocurra para que tu objetivo y sus ojos estén a la misma altura.

Foto: Carolina de Lourdes Salgado Reyes

Eso no quiere decir que no puedas usar otros ángulos, las imágenes picadas, contra-picadas, cenitales, etcétera te proporcionarán también otros puntos de vista interesantes.

6- No les obligues a posar. Alguno habrá al que consigas hacer posar más de un minuto con buenos resultados, aunque no suele ser la norma, sobre todo en los más pequeños e inquietos. Así que la mejor opción es que les dejes desenvolverse a su aire, déjalos jugar y divertirse, las imágenes serán mil veces mejores que si los obligas a posar, a poner caras extrañas o sonrisas forzadas.

7- No todo son sonrisas. Aunque la sonrisa de los niños es de las cosas más mágicas y fotogénicas que existen, no debes limitarte a mostrar una sola parte, un sesgo de su carácter. No te limites a buscar la sonrisa, busca también todo aquello que forma parte de ellos, el llanto, la concentración, los ojos desorbitados de emoción. Esas imágenes dicen tanto como su sonrisa, y además la complementan y hacen que consigas un retrato completo de su fascinante personalidad.

Foto: Yusnel Argote Pérez

8- Anticípate y muévete con rapidez. Si quieres obtener buenas imágenes de niños, quieto no las vas a conseguir, así que muévete alrededor, ponte de pie, de cuclillas, estírate en el suelo, acércate, aléjate, enfoca, espera el momento adecuado, y repite tantas veces como necesites hasta quedar satisfecho con el resultado. Poco a poco y con práctica aprenderás a anticiparte a determinadas situaciones y sacarles el máximo provecho posible.

9- Acércate. Prueba diferentes planos y no olvides los primeros planos y los detalles, que son los que mejor te permitirán resaltar y centrar la atención en su mirada o en los gestos de su rostro.

Foto: Yoelkys Hernández Aracil

10- Suele funcionar bien usar algún pequeño detalle que les incentive el juego y que además sea fotogénico, globos, disfraces, su juguete preferido… Lo que se te ocurra. Así conseguirás anticiparte a esos momentos de emoción que siguen a la sorpresa inicial y mientras están distraídos y fascinados con su nuevo tesoro, puedes ponerte a fotografiar con relativa tranquilidad.

Recibiremos tu foto hasta el 30 de abril, Como siempre decimos: ¡toma tu cámara y a por tu foto!

Guardar

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.