¡¿Imposible?! - Sexo Sentido

¡¿Imposible?!

Aunque son pocos los casos reportados, el embarazo por juegos sexuales es una posibilidad comprobada Pregunte sin pena

Autor:

Mayte María Jiménez

Adolescente, obra del pintor español José Luis López. Cuando llegaron los primeros besos, las caricias y luego esos juegos que se entablan cuando nos descubrimos a la sexualidad humana, Sandra y Darío no imaginaron el riesgo que estaban corriendo.

Apenas se revelaban para ellos los misterios del sexo y la satisfacción plena —de la que tanto les hablaban sus amigos—, cuando sucedió que entre la excitación y sin llevar a cabo la penetración, Darío eyaculó sobre la joven, solo abrigada con la piel de su cuerpo. Aparentemente la vida seguía igual.

Sin embargo, las cosas comenzaron a cambiar. Su último período menstrual se había atrasado varios meses y algunas molestias matutinas la hacían sentirse «muy extraña». Para cuando decidió ir al médico tenía 12 semanas de embarazo.

Aunque parezca raro, y de hecho se reportan pocos casos, el embarazo sin penetración o por medio solo de juegos sexuales es muy posible. Según los especialistas, durante el período fértil de la mujer están creadas una serie de condiciones, que tras una eyaculación en su aparato genital externo pueden conllevar a la entrada de los espermatozoides, ayudados después por las secreciones propias del período de ovulación.

Si la pareja eyacula cerca del introito vaginal, o sea cerca de la región externa de sus genitales, y de la vagina en particular, puede suceder que el semen haga contacto y penetre.

Existen testimonios de jóvenes que tienen juegos sexuales mediante el frotamiento del pene entre los muslos de la muchacha o con la zona del pubis. Si el adolescente segrega el líquido preseminal —que tiene alrededor de un dos por ciento de los espermatozoides—, o tiene la eyaculación sobre esa región, resulta probable el embarazo.

Aunque la muchacha sea virgen, su himen es permeable, para permitir la salida del fluido menstrual cada mes. De ahí que la posibilidad de entrada de espermios no pueda descartarse, pues por esos mismos conductos estos ingresan por el canal vaginal hacia el cuello del útero.

Entre prejuicios y temor

Al descubrir su embarazo Sandra no podía evitar la desesperación. En varias ocasiones los padres le habían planteado su negativa a las relaciones sexuales en edades tempranas, y a esas caricias y «apretones» que tenía con el novio.

De ahí que los prejuicios con que fue educada le hicieran sentirse tan mal por la manera en que sucedió todo. Para ella era más fácil aceptar que había tenido coito, antes que admitir que, mediante juegos sexuales, ambos habían llegado al clímax y el orgasmo en su relación.

La sociedad muchas veces censura a quienes encuentran el placer sexual por métodos no tradicionales, o sea los que no son mediante la unión con penetración entre el hombre y la mujer, e incluso hay quienes definen como actos de morbo o perversión esos juegos sexuales como preámbulo del coito.

«Es un error pensar que estas actitudes o formas de placer son mezquinas o depravadas. Sencillamente son conductas normales, que han acompañado al ser humano desde su origen y que le ayudan a conocerse y a sentir mejor», afirmó la máster en Psicología Georgina Rojas.

Según explicó a JR, en los casos que han estudiado de adolescentes embarazadas sin haber tenido relaciones sexuales con penetración, incluso de adultas jóvenes, esta situación se vuelve muy traumatizante para ella y su familia.

Casi siempre se detectan en un estado muy avanzado de la gestación, cuando las posibilidades de decisión ante la maternidad son escasas. Además se genera un estado de negación en las féminas que no quieren reconocer la posibilidad de su embarazo.

«La muchacha olvida el retraso de su menstruación o no lo comenta. Sabe que en alguna medida la familia tendrá una actitud de rechazo y la manera en que fue concebido le resulta muy penosa.

«La adolescente se siente angustiada, llena de ira, de ansiedad, pues entender que ella espera un hijo sin haber completado una relación sexual es muy complicado, incluso para su pareja.

Señala la especialista que en estos casos —muchas veces con parejas inestables, durante las llamadas salidas de una noche o descargas—, el varón no reconoce al bebé y asume que sin una relación con penetración es imposible que se produzca un embarazo.

La ignorancia y el desconocimiento generan conflicto también entre las dos familias, no solo de los jóvenes que han tenido encuentros fortuitos de placer, sino en las parejas estables, donde el hombre se muestra reacio a admitir como suyo a ese niño.

Otro factor traumático en el caso de las adolescentes «vírgenes» es cómo será la desfloración. La joven suele temer a la relación sexual, quizá no tiene pareja, y además añora que esa «primera vez», o la pérdida de su himen antes del parto, sea natural y no con bisturí.

ABC de la sexualidad

Muchos mitos han persistido entre las nuevas generaciones. No faltan cuentos de alguien que se embarazó a través de toallas y sanitarios con restos de semen que al hacer contacto con una mujer la han dejado embarazada.

«Esos rumores son improbables», aclara la especialista. Tras estas opiniones se esconden los prejuicios y temores de una joven que siente vergüenza al reconocer ante la sociedad que su embarazo fue por juegos sexuales y buscan estas justificaciones.

La ciencia ha demostrado que un espermatozoide solo puede sobrevivir en el interior de los genitales femeninos, donde están creadas las condiciones. Puede alojarse dentro de la vagina y el cuello del útero entre 72 horas y seis días, mientras que el óvulo permanece fértil unas 48 horas después de salir del ovario.

Un espermio eyaculado en la cavidad externa o pubis de la mujer tiene muy poco tiempo de vida, pues se seca, pierde la movilidad y muere. Si a ello añadimos condiciones en las que se mezcla con agua (baños), o hace contacto con otras sustancias u objetos, la probabilidad de vida es incierta.

Por eso, alerta Georgina Rojas, es tan importante la educación de las nuevas generaciones para una sexualidad responsable, más allá de las materias impartidas en las escuelas, que muchas veces se circunscriben a los procesos biológicos relacionados con el aparato reproductor.

«Se trata de crear un andamiaje comunicativo entre el hogar, la escuela y la sociedad, donde se eduquen al pequeño, adolescente y joven a vivir su sexualidad sin prejuicios ni prohibiciones absurdas.

«Los padres le dicen al hijo lo que no puede hacer, pero aún sienten muchos recelos al hablarles de las prácticas más seguras, de los juegos sexuales, de la masturbación. Estos tabúes permanecen en las familias cubanas.

«Hablar de sexo sigue siendo difícil en nuestra sociedad, aun cuando se hable en los medios de comunicación. Las parejas conviven y no hablan de sexo; los padres lo practican y temen decirle al adolescente, y los jóvenes conocen los riesgos y sienten vergüenza si tienen que comprar o andar con preservativos encima», afirmó la experta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.