Todas las voces, todas… - Sexo Sentido

Todas las voces, todas…

Es necesario que la educación sexual de los adolescentes empiece por la casa. Los hijos son responsabilidad de sus padres, motivo para ser menos prejuiciosos y hablarles sobre el uso del condón

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

PUERTO PADRE, Las Tunas.— Por estos días Pável Leyva debe andar muy atareado. Quien procure libros o consejos sobre infecciones de transmisión sexual (ITS) en la biblioteca municipal, difícilmente logrará dar con este joven menudo, inquieto, de mirada tranquilizadora y hablar pausado, cálido, argumentador.

Tendría que seguirle la pista por las sucursales de la biblioteca ubicadas en las comunidades cercanas, donde asesora a otros técnicos en la labor de promoción del proyecto Por la Vida, que él impulsa en este municipio desde hace cuatro años.

Tal vez lo encuentre dando las charlas Junto a ti… en alguna secundaria rural, en el preuniversitario urbano de reciente creación o en cualquier otra institución adonde lo convoque el equipo de prevención del Centro de Higiene y Epidemiología, donde coordina la línea HSH (Hombres que tienen Sexo con otros Hombres) del municipio.

Incluso puede estar en el parque o en el paseo central de esta ciudad costera, sugiriendo ideas a quienes organizan con pasión la próxima jornada por el día mundial de respuesta al VIH/sida, que formalmente se realiza alrededor del 1ro. de diciembre, pero que para Pável y sus colegas es asunto de todo el año.

Aun así vale la pena perseguir sus pasos, indagar por él entre esos jóvenes y adolescentes que sin temor se le acercan para contar sueños o develar inquietudes. Compartir con él una mañana de trabajo, como hizo esta reportera recientemente, es entender por qué las campañas de salud caen en saco roto si no son acogidas en la base por personas así, convencidas, multiplicadoras de esperanzas, llenas de compromiso y éticamente bien sembradas en los preceptos que defienden a la hora de «meterse» en la vida íntima de sus coterráneos:

«Para mí es clave la coherencia entre lo que predico y lo que hago en mi vida personal. La gente cree en mis palabras porque soy real y hablo a lo cubano. Además observan mi conducta cotidiana, respetan mis valores y aceptan mis ideales. Por eso buscan mis consejos y leen los libros que propongo acerca del amor, el autocuidado, la salud, el crecimiento personal… un tesoro al alcance de cualquier visitante, pero en especial de la juventud».

Por una sexualidad más responsable, segura y diversa

De la labor de este joven bibliotecario en Puerto Padre, supimos a través del correo electrónico: él nos contactó para sugerir temas a Sexo Sentido y agradecer el abordaje de otros que constituyen pregunta frecuente en su proyecto, que involucra a todo el personal de esa institución cultural tunera, especialmente cuando se reúnen para organizar el espacio Té con vida, al que asisten muchos estudiantes.

Motivada por sus anécdotas nos acercamos a Puerto Padre para constatar el arraigo de las campañas de prevención a nivel local, y el impacto de acciones como las descritas en la reducción de la persistente epidemia del VIH/sida y su reestructuración por edades y sexos.

De visitar otros territorios, como Moa, en Holguín, o Baraguá, en Ciego de Ávila, la acogida hubiera sido la misma. También de sus bibliotecas municipales recibimos mensajes frecuentes para comentar iniciativas endógenas, solicitar bibliografía digital o agradecer la labor de Juventud Rebelde en aras de fomentar una sexualidad más responsable, segura y diversa en las nuevas generaciones.

En el sentir de sus especialistas, la educación sexual moderna tiene que incluir, por supuesto, el conocimiento de las ITS y la vulnerabilidad personal ante ellas, la planificación de los embarazos, las mejoras en la práctica erótica a partir de lo que enseñan las diferentes culturas… pero también hay que hacer énfasis en los valores humanos, la autoestima, las relaciones interpersonales y el amor. Así lo dice Pável, y Sexo Sentido vota por su elocuente trabajo ¡con las dos manos!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.