Vivir hoy para el mañana

A largo plazo las infecciones de transmisión sexual pueden generar malestares crónicos, infertilidad, cáncer cervicouterino, de pene o próstata, baja autoestima e incluso la muerte

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

Los seres humanos pensamos
demasiado y sentimos muy poco.
Necesitamos más de humildad
que de máquinas, y más de bondad
y ternura que de inteligencia.
Sin eso, la vida se tornará violenta
y todo se perderá.

Charles Chaplin

A la hora de contabilizar años perdidos de vida productiva por problemas de salud, las infecciones de transmisión sexual (ITS) se encuentran entre las cinco primeras causas reportadas en todo el mundo. A largo plazo estas infecciones pueden generar malestares crónicos, infertilidad, cáncer cervicouterino, de pene o próstata, baja autoestima e incluso la muerte.

Lo más alarmante es que el 60 por ciento de casos nuevos registrados cada año involucran a adolescentes y jóvenes (casi tres millones), lo cual pudiera explicarse desde el punto de vista biológico porque la inmadurez conduce a ciertas actividades riesgosas como el consumo de alcohol, drogas, tabaco, la práctica de deportes extremos y el sexo desprotegido.

Frente a la tradicional pregunta «¡¿Qué tienes en el cerebro?!», varias instituciones científicas europeas y de Estados Unidos responden más bien con lo que aún no se tiene a esa edad: suficiente materia gris para planear actos, sopesar peligros y controlar impulsos…, un dato a tener en cuenta a la hora de crear estrategias preventivas destinadas a la adolescencia (en casa y a nivel de país), las cuales deberían entrenarlos mejor en el cálculo de los riesgos y beneficios a corto, mediano y largo plazos.

Diálogo y buenos ejemplos

Entre los 14 y los 19 años se visualizan bien los disparates ajenos, pero hay poca percepción del riesgo propio. Tal vulnerabilidad aumenta cuando no se maneja suficiente información sobre los signos y síntomas de las ITS, porque entonces los contagiados demoran más en pedir ayuda para un diagnóstico y tratamiento oportunos.

De ahí que la clave para su seguridad sea la prevención, pero aún imperan estereotipos y creencias perjudiciales que frenan en el imaginario adolescente (y en el de sus modelos de más edad) formas más adecuadas y originales de negociar el uso sistemático del condón, sobre todo en parejas estables, no solo por lo que representa en materia de salud, sino también de comodidad para continuar limpiamente los juegos sexuales aun después de la eyaculación.

Varias investigaciones presentadas en el V Congreso de Educación, Orientación y Terapia Sexual confirman que el preservativo es el método anticonceptivo más usado a tan temprana edad, pero las parejas estables abandonan pronto esa protección porque la asocian erróneamente al «no placer», cuando más bien lo que les falta es pericia e imaginación.

Lamentablemente están imitando a jóvenes de más edad y por ende más «experimentados», para quienes el condón está desvalorizado en más del 40 por ciento de los casos, según estadísticas nacionales de varios años…, pero que también reportan cifras altas de anorgasmia, eyaculación precoz y otros trastornos asociados al displacer.

Para contrarrestar tal influencia en los menores ayudaría mucho que el abordaje del tema se naturalizara en el ámbito hogareño, pero aún la parte adulta de la familia tiene muchas dudas sobre los límites que pueden sobrepasar con sus adolescentes, e incluso se les hace difícil comentarles su propia realidad para predicar con el ejemplo.

Si se habla de amor, aciertos y desaciertos, motivaciones y autocuidado; si los condones están a la mano en casa y se comparten con amistades de cualquier edad; si se dialoga sobre sus marcas, ventajas y características con la misma naturalidad que se emplea para hablar de ropa o peinados, es muy probable que nuestros adolescentes incorporen el tema en sus vidas y se sientan mucho más capaces de proteger su futuro… y de vivir su presente plenamente.

Encuentros

Vuelve el Cine Club Diferente a la sala 23 y 12. El filme español Una habitación en Roma es la propuesta de Frank Padrón, entusiasta anfitrión de este espacio, en el que además de disfrutar la película se puede debatir después sobre la vida, el amor y la diversidad… buenos motivos para encontrarnos el próximo martes, a las 8:00 p.m.

Hoy escriben Grisel Berena, gberena@feu.ucp.ss.rimed.cu; María del Carmen, mcyero@feu.ucp.ss.rimed.cu; Jorge Luis, jbs@iscmc.cmw.sld.cu y Odelvis, odelvisor@est.vc.rimed.cu. Karla, yrm@infomed.sld.cu, de 13  años, quiere ser promotora de salud. Es bueno que desde la Secundaria se interesen por esos temas. ¿Formamos un club de adolescentes en la página?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.