Una manera que sí funciona

JR revela los ganadores del concurso para socializar frases asertivas

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

El hombre absurdo es el que no cambia nunca.

Georges Clemenceau

A mediados de mayo presentamos un concurso para socializar frases asertivas, esas que dichas en el momento oportuno logran cambiar la vida de las personas, cualquiera sea su edad, sexo u origen.

Un buen número de participantes se ajustó a lo que pedíamos, otro grupo envió todo tipo de sentencias famosas o proverbios que no siempre encajaban en la solicitud, y algunos lectores escribieron o llamaron confesando que desconocían el concepto de asertividad y por eso no se atrevían a concursar.

«¡Explica el término!», me pidió una estudiante de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), quien había leído un artículo sobre el tema hace algunos años, pero entonces era una adolescente y no lo entendió muy bien.

Para complacerla, y para incentivar al público de Sexo Sentido a desarrollar tan maravillosa cualidad, hoy compartimos algunos de sus elementos conceptuales y utilidades prácticas, además de revelar los resultados del concurso.

Luego de analizar la cantidad, pertinencia y buena ortografía de las colecciones enviadas (requisitos declarados en la convocatoria del concurso) decidimos otorgar tres premios, los cuales recayeron en Danay Rossana Solenzal, de Cabaiguán; Jorge Ignacio Díaz, de Holguín, y Yaquelín O’Farril, de La Habana.

Además, concedemos una mención al participante más abnegado, el camagüeyano Manuel Casañas, quien envió 52 frases ¡en 52 sobres independientes cada una!, iniciativa que nos divirtió mucho en la Redacción y dio pie para una nueva idea: regalaremos los sellos de las cartas recibidas en Sexo Sentido en los últimos años al filatélico que primero nos contacte por correo electrónico.

Tal como prometimos, haremos llegar el total de frases recopiladas a quienes lo pidan a través de sentido@juventudrebelde.cu. También podrá descargarse desde el sitio web de JR, pero como no todas las personas interesadas tienen acceso digital, sobre todo durante el verano, colaremos algunas de estas frases en las ediciones de julio y agosto para que las puedan coleccionar o regalar a sus amistades.

Yo pienso positivo

La palabra asertividad proviene del latin assertus, y significa afirmación de la certeza de una cosa. Desde el pasado siglo se emplea para nombrar esa habilidad de expresar opiniones, pensamientos y sentimientos de forma madura y en el momento oportuno, cualidad que puede fomentarse a la par de otras fortalezas como la autoestima y la autoconfianza.

Una persona asertiva es aquella que logra comunicar sus criterios —positivos o negativos— empleando una estrategia intermedia entre la pasividad y la agresividad; alguien que no impone su visión a su interlocutor ni le desconoce sus derechos, pero tampoco se somete a su voluntad ni siente vergüenza por pensar diferente.

Las personas de poco carácter, las limitadas por patrones culturales muy estrictos y quienes no tienen un proyecto de vida u objetivos propios bien claros resultan a la larga poco asertivas, pues no saben cómo defender sus derechos y apenas reconocen tenerlos. De hecho actúan la mayoría de las veces siguiendo emociones inmaduras como la rabia, la impotencia o la culpa.

Así es difícil tener una imagen positiva de sí y de la sociedad; mucho menos hacerse responsable de la satisfacción emocional que proporciona alcanzar las metas o aceptar dignamente las derrotas.

Como es lógico, un sujeto que se respete poco a sí mismo apenas logrará inspirar respeto en los demás. Incluso quienes no dominan el asunto conceptualmente pueden intuir quién es fácilmente avasallable y quién no, pues la persona asertiva logra una proyección coherente de su estado mental a través de la mirada, las posturas, expresiones faciales, gestualidad y lenguaje.

Pero ser positivo no implica vivir peleando: la conducta asertiva no es la que genera conflictos, sino la que los evita, al no juzgar a los otros a priori ni hacer comparaciones desmoralizantes, y mucho menos negando la responsabilidad propia o condicionando mediante premios o castigos las reacciones ajenas.

Desarrollar asertividad es ganar salud para el alma, y también para el cuerpo. Desde los años 70 del pasado siglo se descubrió que el sistema inmunológico de las personas responde mucho al deseo de estar bien y a su capacidad de pedir ayuda si la necesita, a mostrar libre y responsablemente sus sentimientos y encontrarles sentido a los juegos y las tareas cotidianas.

La virtud práctica de las frases atesoradas en este concurso es que funcionan como una especie de permiso cultural para sentirnos bien con nosotros mismos y decidir nuestros pasos, aunque nos equivoquemos; para decir «no» cuando nos apetece y tomarnos tiempo antes de responder si algo nos desconcierta.

Claro que no son frases mágicas, pero tienen el poder de sintetizar la experiencia positiva de muchas generaciones con la bella envoltura del lenguaje más universal, que es el de los sentimientos.

Al pan, pan

Del sitio enciclopediasalud.com son estos consejos para expresar los mensajes negativos que creemos necesarios dar a nuestra pareja, a partir de una estrategia asertiva y por ende respetuosa:

*Ser concreto y específico. Mencionar exclusivamente lo que nos disgusta, sin caer en generalizaciones. *No creer que el otro sabe siempre lo que pensamos. Si no nos comunicamos es difícil que la pareja pueda adivinar nuestras preferencias. *No interpretar ni suponer lo que el otro quiere. Hay que preguntárselo cuando dudemos. *Empezar por información positiva. Eso mejora la actitud entre ambos. *No usar ironía o sarcasmo, que solo aportan resentimiento. *No remover el pasado, porque eso no ayuda a resolver el problema presente. *No acumular resentimientos, que pronto o tarde explotan de forma incontrolada. Mejor hablar con la pareja para neutralizar la causa del disgusto. *Buscar el lugar y momento apropiados para hacer la crítica. Eso implica sana inteligencia emocional para posponer la expresión de las emociones.

Hoy puede ser un gran día

•No he fallado. Solo he encontrado mil maneras que no funcionan. Thomas Alba Edison

•No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino. Jimmi Dean

•Feliz aquel que no sabe ser otro que sí mismo.

•Pelea por lo que quieres y no desesperes si algo no anda bien.

•Hoy puede ser un gran día ¡y mañana también! Joan Manuel Serrat

•El miedo es el más ignorante, el más injusto y el más cruel de los consejeros. Epicteto

•La única diferencia entre la rutina y la tumba son sus dimensiones. Ellen Glasgow

•Si vives de acuerdo con la naturaleza, jamás serás pobre; si de acuerdo con la vanidad, jamás serás rico. Séneca

•El que teme padecer, padece ya lo que teme. Michel de Montaigne

•La risa es la distancia más corta entre dos personas. Victor Hugo

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.