¡Ni uno más!

El Día Mundial de la Vasectomía es una iniciativa que ya tiene dos años. Su propósito es aumentar el compromiso masculino en la planificación familiar

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

Padre no es el que da la vida, eso sería demasiado fácil, padre es el que da el amor.

Denis Lord

Según estudios realizados por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), la mayoría de los hombres cubanos no logra cumplir su ideal reproductivo, que es de dos hijos o más, debido a razones que no siempre coinciden con las planteadas por las mujeres de su misma edad.

Los que mantienen relaciones estables se manifiestan más satisfechos con su realidad reproductiva, pero divorciados y solteros se quejan con frecuencia de que su participación es escasa en el destino final de los embarazos, y algunos hasta temen que, a raíz de la mal llamada producción independiente, han procreado personitas con las que no tienen ningún contacto filial por decisión de sus madres.

Cuando la paternidad llega después de los 45 años, casi siempre es con mujeres más jóvenes, con las que no siempre logran coincidir en cuanto a la educación de esos menores. Y si se tienen hijos de madres diferentes, puede ser difícil el consenso para atender bien a ambas familias.

Otro elemento preocupante es que hoy el mayor porcentaje de los bebés en Cuba es fruto de relaciones no oficializadas, y por lo general, esos padres desconocen derechos y deberes, sobre todo tras una ruptura. Aunque no puede hablarse de divorcio en estos casos, los hijos sufren igual.

Quien no quiere ser padre involuntario, ¿qué puede hacer para no propiciar un embarazo? La primera opción es abstenerse de tener sexo con una mujer fértil. Llevar las cuentas ayuda, pero puede haber sorpresas porque el ciclo ovulatorio suele cambiar con la edad de la dama o si esta sufre estrés, trastornos endocrinos, enfermedades…

La segunda es usar condón siempre, aunque ella sea la pareja de toda la vida o una aventura, aunque afirme estar usando algún otro método anticonceptivo. El riesgo es que el preservativo falle por una mala manipulación involuntaria o porque la mujer quiera embarazarse de todas formas y se aproveche de las circunstancias, como suele ocurrir.

La tercera, más eficaz y permanente para hombres maduros y responsables, es solicitar una vasectomía o ligadura de los conductos espermáticos. Este proceder quirúrgico es ambulatorio y no deja rastros. De hecho, la eyaculación mantiene su apariencia y volumen normal, solo que no contiene espermatozoides viables y eso da autoridad para afirmar cuando un bebé no te pertenece.

En la actualidad se realiza en muchos países con la llamada técnica de Li o Vasectomía sin bisturí (VSB) y tiene tantas ventajas que muchas parejas estables lo eligen para eliminar preocupaciones y mejorar el clima sexual.

Rápido y feliz

Cinco naciones ya reportan más casos de vasectomía que de ligaduras femeninas: Canadá, Nueva Zelanda, España, Bután y Países Bajos. Otros tienen cifras altas, aunque por razones culturales el peso de la reproducción recaiga más en las mujeres.

En Estados Unidos la VSB (y sin agujas además, porque la anestesia es local y con spray) es un servicio bastante demandado por su escaso costo y mayor garantía con respecto a otros anticonceptivos.

El doctor Douglas Stein es el urólogo norteamericano que más VSB realiza en el año, tanto en su clínica de Florida como en otros países adonde viaja para enseñar y aplicar gratuitamente esta técnica de origen chino.

En una visita reciente a Cuba para promover el Día Mundial de la Vasectomía (se celebró el viernes 17 de octubre, con operaciones en más de 30 países, 250 especialistas involucrados y sede en la ciudad de Orlando, Florida), el experto destacó las ventajas de este proceder en comparación con la ligadura de trompas que se realiza a las mujeres.

En primer lugar, es menos peligroso porque se extrae una mínima porción del cordón masculino para ligarlo o cortarlo al aire libre en un par de minutos, y luego se reinserta en su lugar. Por el contrario, la cirugía femenina implica invadir el abdomen y estar en contacto con otros órganos delicados durante bastante tiempo.

La VSB utiliza un instrumento que punciona y separa mínimamente el tejido del escroto para llegar al cordón: no hay que introducir líquidos, aire, cámaras u otros instrumentos y no lleva puntos, así que la recuperación es inmediata y apenas causa molestias, afirma el doctor Stein, quien realiza hasta cien intervenciones en una semana.

La tasa de fallos de la vasectomía es de uno por mil, sobre todo si se tiene sexo desprotegido en los tres meses posteriores a la operación, tiempo en que pueden permanecer algunos espermatozoides en el tramo del conducto conectado a la próstata. Si el descuido conduce a un embarazo, este será normal y la pareja puede decidir si seguirlo o no, pues no hay riesgos para la madre o el feto.

En cambio, las ligaduras fallan una por cada cien y lo más probable en ese caso es que se genere un embarazo ectópico (fuera del útero), lo cual es muy peligroso para la vida de la paciente e inviable para el feto.

Para comprobar si la vasectomía fue exitosa, basta esperar tres meses y hacer un espermograma (estudio de células germinales en una muestra fresca de eyaculación obtenida por masturbación o en un coito con condón). Por su parte la certeza clínica de la ligadura exige una salpingografía, técnica que implica acceder a las trompas de Falopio y llenarlas de una sustancia química para observar en una imagen a contraste si hay continuidad en el conducto. Comparando ambos métodos, huelga decir cuál es más divertido y cuál más molesto.

Por último, las contraindicaciones para una ligadura pueden ser muchas, desde anemia y enfermedades crónicas hasta alergia a ciertos medicamentos. En la VSB el único obstáculo es que el hombre no esté seguro de su decisión, pero incluso, si años después considera revertir el proceso, tiene mayor probabilidad de éxito que una mujer ligada.

El Día Mundial de la Vasectomía es una iniciativa que ya tiene dos años. Su propósito es aumentar el compromiso masculino en la planificación familiar, porque hay un límite en lo que las mujeres pueden aguantar, dijo el cineasta norteamericano Jonathan Stack, uno de los inspiradores de esta campaña, quien ha filmado a Stein en su labor altruista por Australia, Haití y África.

En 2014 la jornada se celebró el 17 de octubre y ahora se pasó para noviembre para sumar más países, como la India, sin chocar con sus tradiciones culturales. Otro de sus promotores, el urólogo Josep Viladoms, de Barcelona, explicó a la prensa cubana especializada en salud que la idea de hacerlo un viernes responde a que es la jornada en que más vasectomías se realizan, ya que es más cómodo para los hombres enfrentar el proceder cuando saben que pueden descansar y ser mimados en casa el fin de semana por su solidaria decisión.

En esta visita a Cuba, Stein donó el instrumental necesario para practicar vasectomías sin bisturí ni agujas a la Sociedad Cubana de Andrología, representada por el doctor Ramiro Fragas. También viajaron en la comitiva otros médicos y pacientes vasectomizados, quienes con gusto se suman a esta campaña en favor de la salud y el mejor ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.