Compartir la mirada

Envíennos por correo electrónico sus investigaciones sobre sexualidad para formar una base de datos de primera mano y seleccionar algunas para publicar. También pueden hacerlo especialistas que trabajen el tema a lo largo del país, cuya participación prestigiará este espacio dedicado a la ciencia y la experiencia cotidiana

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

Muchas personas pierden las pequeñas alegrías esperando la gran felicidad.

Pearl S. Buck

Con el curso académico comienzan los proyectos de investigación en universidades, centros tecnológicos y preuniversitarios. Muchas asignaturas exigen horas de lectura y sistematización de un contenido que luego se almacena sin más propósito, por muy fascinante que sea.

Como la juventud explora lo que más le interesa, no pocos de esos informes tienen que ver con la sexualidad humana o las relaciones interpersonales, sobre todo en carreras como Psicología, Pedagogía, Medicina, Comunicación Social, Periodismo, Derecho, Biología, Cultura Física…

Tales estudiantes a veces piden ayuda a Sexo Sentido para obtener información actualizada sobre el tema elegido, y cuando está en nuestras manos se la facilitamos porque ese es uno de los propósitos de la sección.

Hoy proponemos retomar una práctica que siempre fue bien acogida por el público juvenil: abrirnos a sus voces sobre estos asuntos del cuerpo y el corazón para luego debatirlos en la página web de JR y enriquecer tales puntos de vista.

Envíennos por correo electrónico sus investigaciones sobre sexualidad para formar una base de datos de primera mano y seleccionar algunas para publicar. También pueden hacerlo especialistas que trabajen el tema a lo largo del país, cuya participación prestigiará este espacio dedicado a la ciencia y la experiencia cotidiana.

Pueden ser estudios cualitativos o cuantitativos, sondeos, monografías, artículos, reflexiones, consejos, encuestas, presentaciones en Power Point… Lo importante es que aclares tu nombre, edad, especialidad, centro de estudio o trabajo y la fuente de donde tomaste datos para sacar conclusiones.

Para empezar, publicamos una reflexión que forma parte de un libro en preparación dedicado a adolescentes y jóvenes, sus conflictos y toma de decisiones. Es del espirituano Dennis Valdés Pilar, licenciado en Psicología Pedagogía y colaborador de la página desde su época de estudiante.

Mundo perfecto

Deseas gritar, irte muy lejos y no detenerte. Todo te parece titánico. No quieres que nadie se te arrime. No quieres herirles o herirte. El odio comienza a sofocarte. Se frustran tus sueños. Notas errores donde no los hay. Confundes tus reflejos con histeria, con rabia, y te ahogas en un mar de incertidumbre.

Todo lo que piensas es: «No puedo», «Soy un estorbo», «¡Sobro!». ¿Por qué? Te aferras a mundos ajenos para hallar la felicidad y no la encuentras. Vives para complacer la opinión de personas que te hacen un dios o un mártir.

Quieres encontrarte y huyes cada vez que lo haces. No te concentras y pierdes estabilidad, abriendo puertas a la angustia, el desasosiego, el pavor hacia quienes te aman y aconsejan. Heridas, humillación, derrotas… Te culpas demasiado, te conoces poco, te detienes en el tiempo y crees que eres débil, incapaz, torpe. ¡Pero no lo eres!

Siente tu heroicidad, no tu fracaso. Vístete con una pizca de alegría y perfúmate de tolerancia para atraer hacia ti a personas especiales, con un corazón tan grande como el tuyo. Tú crearás tu mundo perfecto. Encajarás en él y notarás que está poblado de sorprendentes maravillas: familia, amigos, pareja… y lo más importante, tú.

No culpes a nadie de tus desdichas, porque la falta es tuya. Cometerás errores que te atormentarán en el trayecto de la vida, pero tu destreza para aprender de ellos será tu mayor arsenal. Por eso ganarás tus batallas si confías más en ti.

No utilices ojos ni manos que no sean las tuyas. Concibe la oportunidad de construir el espacio que tanto ansías. Tampoco destruyas castillos porque no sean como el tuyo. Aprende a socializar, sé flexible y paciente con quienes no piensan como tú, y algo aprenderás de sus sueños. La felicidad estará en todas partes cuando la lleves contigo a donde vayas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.