Preguntas al amor y el desamor

Dudas enviadas por lectores a la página web de nuestro diario el 14 de febrero resultaron en un interesante collage de historias, del que hoy te proponemos una selección

Autor:

Iris Oropesa Mecías

El martes 14 de febrero, cuando millones en todo el mundo celebraban la fecha del Día del Amor y la Amistad, el Diario de la juventud cubana decidió contagiarse de ese espíritu con una entrevista on line para nuestros lectores.

La máster en Sicología Clínica, consejera en ITS y VIH/sida y sicoanalista, y autora de la sección Pregunte sin Pena, Mariela Rodríguez Méndez, respondió a las dudas que los usuarios enviaron a nuestra página web sobre ese sentimiento universal y las relaciones de pareja.

De casos, anécdotas y respuestas que giraban en torno a separaciones indeseadas y deseadas, crisis de pareja, celos y hasta «lágrimas negras», salió un collage de consejos de los que hoy Sexo Sentido te propone algunos. Con el fin de aprovechar el resultado del intercambio, en esta ocasión hemos decidido prescindir de la sección que comparte semanalmente la especialista invitada al foro y hacernos eco de la experiencia interactiva, en la que, seguramente, muchos lectores podrán ver reflejadas historias propias o cercanas.

AMOR: Llevo enamorado de un muchacho hace bastante tiempo; fuimos novios una vez, pero terminamos por bobería de muchachos. Ya hace un tiempo empecé una relación con otro muchacho, pero no dejo de pensar en el otro; incluso tuve que terminar con la relación. Lo quiero con locura. Qué me recomienda, ¿que se lo diga o que deje de pensar en él? ¿Por qué se ha vuelto una obsesión?

M.R.: Las relaciones no terminan cuando se disuelve el compromiso y ya. En especial cuando esa persona continúa cumpliendo con determinadas funciones subjetivas como esta de ocupar tus pensamientos cuando algo te falta para obtener el placer que encontraste en su compañía.

Esta persona podría ser sustituida por otra que te proporcione algo de lo que buscas y encontraste con él. No obstante, será difícil dar lugar a otra persona mientras pienses que la separación no debió suceder por esas «boberías», que «lo quieres con locura» y que debes o quieres «decirle» a él.

No planteas una razón que te impida esa conversación que sueñas; de manera que no parece haber razón tampoco para actuar en contra de tu deseo. Eso solo conlleva al retorno obstinado de los mismos pensamientos.

DGH: ¿Por qué el amor es un sentimiento que te eleva, pero cuando no está te deja caer, te hace sentir la persona más miserable? ¿Qué hacer para salir de ese estado por una persona que te hace tanto daño, para encontrar un nuevo amor?

M.R.: Es el amor un acto de creencia, que además de proporcionar satisfacciones que nos contentan, nos lleva a creer que somos especiales para alguien y hemos encontrado a quien nos completa y nos dará todo aquello que necesitamos. Ante tal ilusión, se desdibujan nuestras reales miserias. Pero afortunadamente, serán esas mismas vivencias tan dañinas las que te llevarán a buscar un nuevo amor, una vez que analices, elabores y des su justo lugar a esta experiencia que parece devastadora, por la manera en que la estás viviendo. Darles lugar a estos sentimientos es un modo de cerrar esta historia para continuar con la de tu existencia.

XX: Hace diez años comencé una relación con una persona que después se fue del país; vivimos cosas muy intensas y considero que el amor fue bien fuerte de las dos partes, pero después de un año de haberse ido terminamos rompiendo por la lejanía y cada cual buscó pareja. Ninguno de los dos hemos podido superar esta relación aún cuando lleva seis años fuera del país. Es como una obsesión siempre estar comunicados y cada vez que viene al país nos vemos y es esa sensación de que el tiempo no ha pasado (…) En mi caso siento que la nostalgia me mata; no hay un día en que no lo recuerde (…). Desde que se fue he tenido muchas relaciones y ninguna ha logrado ocupar ese vacío que él me dejó y a él le pasa lo mismo. ¿Podemos hacer algo que nos haga superar de una vez que lo nuestro terminó?

M.R.: Son muchos los amores en la historia que subsistieron a través de largos períodos de separación y pruebas difíciles, como abundan aquellos que quedaron en la distancia. Es una decisión personal apostar por un proyecto a distancia, contemplando sus riesgos.

Por otra parte, ese amor vivirá mientras que tenga una función subjetiva para ti. La decisión actual no está entre amar o no. Eso no se decide a voluntad. Ahora se puede elegir entre consentir y apostar por lo que se siente o no.

Yansi: ¿Cómo uno sabe realmente cuándo se ama?

M.R.: En verdad las preguntas anteriores dan cuenta de maneras singulares de experimentar el amor, porque no podemos olvidar fácilmente lo vivido, porque nos sentimos en falta (desdichados, infelices, miserables) cuando lo perdemos, por el placer subjetivo de la experiencia, por la posibilidad de realizar sacrificios o ceder parte de nuestras satisfacciones individuales en pos del vínculo, por lo que nos representa.

Si nada pasa con la ausencia de esa otra persona, nos pesa hacer algo por su bienestar, tanto que es casi imposible, si ni siquiera siento miedo de perderla si solo es goce sexual o ni eso, si solo es amistad y el cuerpo no se estremece, si nada más es sacrificio; entonces hay razones para preguntarse qué estamos haciendo. Aun así, hay lazos humanos que valen por uno de esos rasgos para quien los vive y no hay razón para cuestionarlos.

Maire: Estoy casada hace 20 años. Tengo dos hijas. Mi esposo viaja con frecuencia a provincia, y al cabo de todos estos años no me adapto a la idea de que esté lejos de la familia. ¿Qué hacer?

M.R.: Después de 20 años esa «inadaptación» no parece suficiente para cambiar. De hecho, pudiera involucrar algunas de las soluciones que como pareja han creado para mantener el vínculo con ganas de que vuelva. Debe advertir que un cambio en la dinámica de su relación conlleva a que cambien muchos otros aspectos de la misma. Siempre puede cambiar lo que considera necesario, pero, como todo cambio, implicará crisis, nuevas adaptaciones y apuestas. De manera que antes de hacer algo sugeriría analizar: ¿por qué no ha hecho nada durante 20 años? ¿ha cambiado algo que requiera la cercanía de su esposo más que antes?

LTM: Llevo una relación de un año viviendo junto a mi pareja, pero nos conocíamos hace rato. En este año de convivencia él actúa de una forma que me hace pensar que tiene otra relación y me estoy mostrando insegura. No quisiera pensar así porque yo lo amo y él a mí. Me demuestra todo su cariño, pero no sé si será verdadero, no sé qué hacer, por mi cabeza pasan muchas cosas.

M.R.: Llegará el momento en que puedas comprender qué te pasa y saber algo más. No dudes en consultar un sicólogo para hablar del tema. El principal reto es saber qué estás sintiendo y a partir de ahí tomar decisiones luego.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.