Alfabeto sin edad

Según estudios realizados en Inglaterra, la esperanza de vida para 2030 alcanzará los 90 años en muchas naciones

Autores:

Mileyda Menéndez Dávila
Jorge Sánchez

El ser humano moderno cada vez vive por más tiempo. Según estudios realizados en Inglaterra, la esperanza de vida para 2030 alcanzará los 90 años en muchas naciones. Por eso tanto hombres como mujeres se preocupan cada vez con mayor interés no solo por llegar a una edad avanzada, sino hacerlo con una calidad superior.

Todas las edades tienen sus encantos en materia de amor y sexualidad, desde el inicio de la adolescencia hasta la vejez, pero llegar a esa mayor adultez sin que resulte una mera acumulación de dolencias, frustraciones, prejuicios y enfermedades supone encaminar nuestros pasos hacia el respeto por la vida en toda su diversidad de expresiones desde las primeras experiencias vitales.

El Doctor Juan Hitzig, autor del libro Cincuenta y tantos, afirma que el cerebro es un órgano fácil de engañar: Si te ríes, él cree que estás contento y te hace sentir mejor. Si ves las dificultades como retos, él acepta el juego y participa buscando soluciones. Si te declaras víctima de las circunstancias te ahogará bajo la culpa, el miedo o el dolor, tanto físico como mental.

El pensamiento es un evento energético que transcurre en una realidad intangible y se transforma con mucha rapidez en acción y emoción (del griego emotion, movimiento). Si ese proceso neuroquímico tiene un telón de fondo negativo hace colapsar a nuestro organismo en forma de malestar o enfermedad, e incluso puede ocasionar la muerte.

Hitzig ha desarrollado un alfabeto emocional que sería bueno memorizar, o al menos tenerlo escrito en alguna parte visible de la casa o el trabajo. Se trata de emociones o conductas fácilmente asociables entre sí cuyo nombre comienza con la misma letra y tienen resultados parecidos a nivel hormonal, por lo que podemos responder de modo similar para neutralizarlas o incentivarlas.

Con la R inician resentimiento, rabia, reproche, rencor, rechazo, resistencia y represión, emociones generadoras de la potente hormona del estrés, el cortisol, cuya presencia prolongada en la sangre es letal para las células arteriales y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades, sobre todo las cardio-cerebro-vasculares.

Del otro lado están las conductas S: serenidad, silencio, sabiduría, sabor, sexo, sueño, sonrisa, sociabilidad y sedación. Esas son movilizadoras de serotonina, una hormona que genera tranquilidad y mejora la calidad de vida, aleja la enfermedad y retarda la velocidad del envejecimiento celular.

La frase «hacerse mala sangre» tiene que ver con un exceso de cortisol y poca serotonina en el organismo. En ese estado, las conductas R generan actitudes D: desánimo, desesperación, desolación, depresión… En cambio las conductas S promueven actitudes A: ánimo, aprecio, amor, amistad, acercamiento. ¿Cuáles te interesaría acumular de cara a una vejez acompañada? Está en tus manos elegirlas.

Rayo de sol

Muchas conductas R afectan el desempeño exitoso del erotismo y varias de las S parecen imposibles de alcanzar en la juventud, pero todo es cuestión de matices.

El secreto para vivir bien como especie no está en llegar a edades cada vez mayores, sino en saberlo hacer, y como la sexualidad es uno de esos caminos debe potenciarse al máximo su libre desarrollo, lo cual implica también cambiar los estereotipos culturales que descalifican las relaciones sexuales después de los 60 años y proteger a ese sector poblacional del abuso o discriminación social y dentro de la familia.

Si aún eres joven y quieres disfrutar tu sexualidad el mayor tiempo posible, debes saber que ese camino empieza hoy, velando en plena consciencia por la buena salud de tus derechos sexuales y los ajenos. El primer paso es dejar de bromear en forma despectiva sobre ese asunto con quienes te triplican la edad, porque algún día llegarás ahí y desearás desarrollar relaciones de pareja normales, acordes a tus gustos y necesidades, en un espacio seguro y con las personas de tu elección.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.