¿Convivir con la infidelidad?

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

L.H.: Se terminó una relación porque le confesé que estuve con una de sus amigas cuando se me regaló. Fui sincero con ella debido a que no me gusta herir el sentimiento ajeno. Desde entonces nada ha resultado entre nosotros y siempre piensa que soy infiel. He tratado de sobrellevarla, pero no se deja ayudar. Cuando estaba conmigo le di casa y amor. Necesito una fórmula para salir de este mal rato. No la olvido. Tengo 26 años.

Aceptar tus errores y replantearte el futuro son elementos útiles para superar este mal rato y evitar otros.

En ocasiones no queda más que cargar nuestros equívocos y seguir adelante con la determinación de no repetirlos, pero es preciso ubicar dónde erramos y corregir lo posible antes de claudicar.

Aunque tal vez te traicionaste un poco a ti; no es cierto que estuviste con su amiga solo porque ella lo deseó. No confiesas algo hiriente para evitar un sufrimiento que provocas. Tampoco sobrellevas por el mero hecho de ayudar. Alguna satisfacción personal buscamos siempre y debes reconocer cuáles han sido las tuyas.

Aliviar culpas, evitar males peores, buscar castigo, probar al otro, crear pautas de conductas futuras suelen ser algunas de las razones de semejantes confesiones. Posiblemente la sobrellevas porque te sientes culpable, además de amarla. Sin embargo, debes saber ya que esta tolerancia extiende la cadena de laceraciones. Es hora de replantearse el futuro de esta relación.

Buscando placer y esquivando el dolor llegaste a un camino que no te muestra ninguna satisfacción sin su cuota de sufrimiento. Siempre deberás decidir. Pero has de saber qué quieres, sus posibles consecuencias y tu disposición a enfrentarlas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.