Pregunte sin pena

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

C.L.: Una amiga me pidió un consejo y no supe qué decirle. Está enamorada de un homosexual. No se le pueden pedir peras al olmo, pero quién le dice eso a un alma en pena...

El amor de tu amiga se tiñó de imposible ante sus ojos. Si es así, basta hacerle sentir tu apoyo. No siempre hay que decir algo. Nada mejor que escuchar a quienes nos confiesan su dolor. ¿Quién sabe si ven nacer peras de olmos o qué resulta estéril al árbol más frondoso? Así de rica y compleja es la mente humana, a partir de la cual casi todo es posible, para bien y para mal.

El desconocimiento de los detalles de su historia veta cualquier análisis de su caso. Aunque resulte difícil de creer, lo que marcaría la imposibilidad de este amor no es la homosexua-lidad en sí misma. Existen quienes se definen como homosexuales y han tejido lindas historias amorosas heterosexuales.

El tema de la identidad sexual es complejo. A mediados del siglo pasado un biólogo estadounidense llamado Alfred Charles Kinsey aplicó una encuesta sobre comportamiento sexual en Estados Unidos a partir de la cual se sabe que las fronteras entre la homosexualidad y la heterosexualidad no son tan precisas como se piensa. Una de sus conclusiones fue que existen algunas personas que carecen de preferencia sobre el sexo de su pareja y otras cuya identidad sexual aún no se ha fijado o abarca ambas tendencias.

La relación entre ellos dependería de la particularidad del vínculo entre ambos. Por supuesto, él tendría que expresar su interés erótico hacia ella, quien por su parte debería aceptar que él haya preferido sexualmente a otros hombres. De no ser así, el suyo sería uno de los tantos amores no correspondidos. Tendrá otras oportunidades de cosechar amores.

Mariela Rodríguez Méndez, máster en Psicología Clínica, consejera en ITS y VIH/sida y psicoanalista.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.