Con las puertas abiertas

Autor:

Juventud Rebelde

O.L.: Hace tres meses me atreví a llamar a un muchacho de 34 años con el que coincidía diariamente y confesarle mi atracción por él. Desde el inicio me confesó que tenía una relación estable de 12 años, en crisis por una infidelidad de ella. Cada día nos necesitamos más; estoy segura de su amor, pero aún está viviendo en casa de su pareja, quien, según él, no acepta el fin de la relación. Mi hija de 17 años y mi familia lo aceptan. Él puede venir a vivir conmigo cuando quiera. Necesito saber si estamos actuando bien. Tengo 41 años.

Es importante que él asuma sus propias razones para separarse o mantenerse con su esposa. Es obvio que la posición de aquella es solo uno de los elementos de la balanza, pues no hay ruptura amorosa sin una cuota de dolor, crisis y riesgo.

Es necesario que él sea consciente de sus propias  ataduras a esa relación. No debes ignorar que él legitimó su relación desde el inicio, como tampoco el hecho de que se mantuvo con ella a pesar de su infidelidad. Esto denota que ese ha sido un vínculo significativo en su vida.

En cuanto a ti, es necesario que estés atenta para saber a qué atenerte. Él debe elegir un nuevo estilo de vida con posibles consecuencias y eso puede requerir de otras condiciones para él, además de la pasión que puedas inspirarle o la crisis con su actual pareja, a la que él podría estar pagando con la misma moneda.

Te sugiero que hablen   con más profundidad, ubicándose ambos como protagonistas de su futuro próximo. Aún es poco el tiempo de relación, sin embargo deben prestar mucha atención a este proceso que definirá el curso de la misma.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.