Pregunte sin pena

Autor:

Juventud Rebelde

O.I.: Rompí mi relación de dos años porque me dijeron que ella me había engañado. Sin pensarlo, la ofendí y la dejé. Ella siempre me dijo que era mentira y luego lo comprobé; pero en ese tiempo yo mismo les confirmé a todos su engaño. He tenido muchas relaciones, pero no dejo de pensar en ella. Sé que siempre me ha querido. Nos hemos vuelto a ver en varias ocasiones. Sin embargo, nuestras familias no están muy de acuerdo con un retorno. No sé qué hacer. Me preocupa cómo lo tomen las personas que me rodean. Tengo 20 años.

Tendrás que elegir entre la opinión de quienes te rodean y tu vida de pareja. En verdad, la raíz del problema es la misma desde la separación: le otorgas un valor extremo a la valoración externa y al aprecio de otras personas.

Imagino que no te sea fácil desprenderte de los otros. Si es así, no dudes en consultar a un psicólogo. Si dejas que esto te siga ocurriendo serán muchos los problemas similares que enfrentarás.

Por otro lado está tu vida privada, donde se inserta tu pareja. Si bien una parte de nuestra relación amorosa es compartida con nuestros grupos, también es innegable que los conflictos de la misma deben ser de un dominio íntimo.

Es importante que en el futuro evites la participación de otros en tus problemas personales o de pareja, exceptuando algún amigo o familiar especialmente cercano. Así, evitarás conflictos como el presente.

Debes saber que quienes te estimen verdaderamente aceptarán la decisión que tomes. Pero lo más importante es que puedas asumir con entereza tu decisión, junto a todas sus posibles consecuencias.

Mariela Rodríguez Méndez, máster en Psicología Clínica, consejera en ITS y VIH/sida y psicoanalista

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.