Pregunte sin pena

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

J.L.: Una vecina le contó a mi esposa que vio a una amiguita de mi hija de nueve años jugando sexualmente con un niño y se rió con el regaño. Ella vive con sus dos abuelos ancianos y una madre excelente pero víctima de una enfermedad que compromete su vida. No sabemos cómo hablarles del tema ni cómo sondear a mi hija para saber si ella también ha llegado a estos juegos. Creo que sería un poco cruel decirle a mi hija que no ande con ella cuando realmente necesita afecto y protección. Mi otro temor es que puedan abusar de ella, siempre anda hasta tarde en la calle. Le dije a mi esposa que debemos supervisarlas

Podrían agravar la situación para ambas si prohíben una amistad verdadera. Su decisión es atinada, pero no solo supervisen: hablen de temas nuevos y enigmáticos para ellas. El diálogo, la confianza, la apertura deben ir junto al respeto mutuo, reglas claras y límites precisos. Nada mejor que la confianza de un adulto en este período delicado.

Podrían sondear a su madre y abuelos para evaluar un modo fructífero de comunicarles lo ocurrido y sus preocupaciones. Si no lo logran, conversen con ambas niñas, debatan temas conflictivos, escúchenlas, oriéntenlas y acompáñenlas. En un ambiente de seguridad su hija podrá decirles cuando inicie sus juegos eróticos.

No es grave ni insólito que los niños jueguen sexual- mente. Su risa puede tener otras razones y no ser desvergüenza. Sí me parece imprescindible que la niña sea orientada por alguien que la quiera, para evitar abusos de sujetos inescrupulosos.

Tal vez necesita un espacio donde hablar de la situación de su hogar o la enfermedad de su madre, a esa edad no se debe andar a la deriva, todo niño necesita atención, organización de un horario de vida, atractivas actividades desarrolladoras, confianza, control, y mucho más.

Mariela Rodríguez Méndez, máster en Psicología Clínica, consejera en ITS y VIH/sida, psicoanalista

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.