Indecisiones

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

R. A.: He tenido relaciones sexuales con muchas personas. Unos días me da asco acostarme con mujeres y otros con hombres. Mis amigos me preguntan qué es lo que soy y no les puedo responder, porque no me entiendo yo mismo. De los hombres me atraen sus músculos, abdomen y sus pechos. A veces creo que no me gustan, sino que yo quisiera ser como ellos. Sin embargo, de las mujeres me gustan sus senos y todo su cuerpo. Tengo miedo de no saber mi destino y equivocarme en mis decisiones sexuales. Tengo 20 años.

Llama la atención que el temor a equivocarte sea solo concerniente a decisiones sexuales que no especificas, sin aludir al vínculo amoroso. La satisfacción puede resultar más angustiante que placentera cuando se trata de gozar a toda costa, sin discriminación de objeto, circunstancias, ni reglas. Al actuar así podemos sentir desorientación y afortunadamente aparecen síntomas como ese asco para señalar que algo que nos concierne anda mal y trasciende la orientación sexual.

Se trata de un síntoma que aparece en momentos de satisfacción donde algo experimentas y no parece guardar relación directa con el sexo del acompañante y sí con alguna otra característica de la situación que tendrías que analizar. Ahora tienes ante ti nuevamente la pregunta por lo que en verdad disfrutas. Pareces advertir que no sucede lo mismo con unos y otras. Analizar dicha diferencia y asumir lo que prefieres también podría ayudarte a orientar tu destino, ese que construyes a partir de tus decisiones. No dudes en consultar a un psicólogo para ganar en comprensión y alivio.

Mariela Rodríguez Méndez, máster en Psicología Clínica y psicoanalísta

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.