¿Todos los días?

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

L. T.: Llevo casi cuatro años de relación con mi esposo. A pesar del tiempo que ha pasado él insiste en tener sexo todos los días. Por mi parte, aunque todavía lo amo mucho, siento que eso no me hace bien y muchas veces le explico que no me siento a gusto. En ocasiones he enfermado con inflamación, ardor al orinar o dolor de vientre, pero a él no le preocupa. ¡Ni el ciclo menstrual me salva! Manifiesta que lo estoy obligando a serme infiel, que no piensa quedarse con dolor testicular o alega que me gusta otra persona. Trato de comprenderlo y siempre termino haciéndole caso, aunque sea sin penetración, pero ya me estoy sintiendo tan mal que muchas veces evito acostarme, porque sé qué «me toca». Tengo 35 años y él 44.

Es usual que las mujeres consientan realizar las fantasías de su compañero y también la aparición de divergencias en la pareja. Evitar acostarse puede ser una manera de arreglárselas con ese exceso de comprensión y obediencia, aunque quizá puedas encontrar otros modos de actuar que te permitan volver a desear según tus condiciones.

No es complaciéndolo en todo ni explicándole siempre como mejor te comprenderá. Insistimos en que mantienes la situación siempre que le haces caso. Es ahí donde has de preguntarte tus razones para sucumbir, aunque creas no desearlo, ante sus amenazas de infidelidad, sus cuestionamientos o su dolor testicular, que bien podría aliviar a solas.

Por alguna razón te gusta su solicitud y complacerlo, aunque en un punto extremo lo placentero se torna presión, dolor, inflamación, evitación. Tendrías que hacer algo diferente. En situaciones como esas suele ser necesario arriesgarse a perder para poner límites a lo que resulta excesivo. Entendemos que ahora te resulta difícil. No dudes en consultar a un profesional que te ayude a decidir tu mejor manera de actuar.

Mariela Rodríguez Méndez, máster en Psicología Clínica y psicoanalista

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.