Pregunte sin pena

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

C.A.: Cuando mi pareja y yo hacemos el amor, todo funciona. Nos gusta variar mucho en cuanto a posiciones y maneras de hacerlo, y ello nos ha salvado de la monotonía. Solo un detalle me inquieta: pierdo la erección en algún momento del coito, y apenas tengo orgasmos mientras que ella disfruta de varios. Hemos conversado y ella me comprende y trata de ayudar, pero el problema continúa. ¿Me podría orientar qué hacer?

Es tu cuerpo quien te está indicando el buen camino. Sería ideal que le prestes atención a sus mensajes y dediques tu creatividad a representarlo. Quizá no haya que cambiar si algo está funcionando bien. Tal vez no se trate tanto de cuántas posiciones, maneras y orgasmos, sino de cómo se va sintiendo con cada detalle. Es posible privilegiar el llamado del deseo por encima del ideal de la multiplicidad de imágenes.

Pareciera que no te resulta fácil entregarte a lo que sientes sin tanta responsabilidad y observación controlada del escenario. Pero para que el amor se haga es preciso continuar con lo que te funciona bien. Te exhorto a intentar comprender dónde y cómo es que pierdes la erección: es ese el punto en que dejas de disfrutar el acto amoroso.

Este tipo de dificultad no descalifica el amor de la pareja, ni la posibilidad de construir juntos su erotismo. No obstante, si sientes que ahora te escasean los recursos, no dudes en consultar a un especialista.

A veces necesitamos hablar un poco más antes de definir cómo actuar. En ocasiones es preciso conversar con un profesional sobre los mismos temas que tratamos con quienes están más cerca. Puede ser otra manera de afrontar lo mismo.

Mariela Rodríguez Méndez. Máster en Psicología Clínica y psicoanalista

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.