Herpes genital: ¿qué hacer?

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

R.I.: Padezco de herpes genital, una infección de transmisión sexual no mortal, que afecta considerablemente mi calidad de vida porque las lesiones son muy recurrentes. En consecuencia, no he podido establecer una relación estable por miedo a contagiar a mis parejas y ser rechazado si les cuento la verdad. ¿Qué hacer en estos casos? Tengo 23 años.

No se trata solamente de que el herpes dañe la calidad de vida, sino que la enfermedad recurre con más fuerza en aquellos cuya vida ya está afectada.

El herpes genital es producido por un virus, cuyas recurrencias son limitadas por los medicamentos existentes, aunque no lo erradican. La aparición de las lesiones puede demorar, e incluso, desaparecer espontáneamente. Mientras esto no sucede, podría interpretarse como un llamado a introducir cambios que permitan arreglárselas mejor con todo aquello experimentado como un displacer en nuestras vidas.

Además de aplicar las medicinas prescritas, es preciso que se realicen otros cambios que incrementen bienestar, como introducir actividades placenteras, descansar, alimentarse adecuadamente, según le resulte necesario a cada quien.

Elegir soñar, desear y atreverse será tan beneficioso como el mejor tratamiento médico. Ello implica afrontar riesgos como el de ser rechazado por quien cautive el interés. En ocasiones, resulta difícil actuar así. Si ese es el caso, se debe complementar el tratamiento médico con el psicológico.

El contagio se evita siempre que no haya contacto de los genitales o la boca de la pareja con las lesiones. El condón puede ayudar en este sentido.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.