La revisión periódica de los testículos

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

La revisión periódica de los testículos resulta fundamental para detectar tempranamente ciertas patologías, como el cáncer, el varicocele y la hidrocele, aseguran informes de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos consultados en Internet.

Se recomienda realizar el examen de pie y después del baño para garantizar la temperatura y relajación apropiadas del escroto. Lleva poco tiempo, resulta muy fácil y puede incluirse en los juegos eróticos con una pareja estable, capaz de detectar cualquier anomalía de un mes a otro.

El procedimiento comienza con la localización de cada testículo (primero uno y después el otro). Pálpelos y muévalos suavemente entre el pulgar y el resto de sus dedos para examinar su superficie y lograr discernir los vasos sanguíneos habituales de cualquier alteración en la anatomía normal de la zona.

Una ligera diferencia de tamaño no es alarmante, pero si detecta una protuberancia pequeña y dura (del tamaño de un frijol), una acumulación suave de tejido sobre el testículo, dolor al palpar o hinchazón, debe acudir al médico para lograr un diagnóstico profesional.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.