La anticoncepción quirúrgica voluntaria femenina es electiva - Sabías qué

La anticoncepción quirúrgica voluntaria femenina es electiva

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

La anticoncepción quirúrgica voluntaria (AQV) femenina es una operación electiva para ocluir y seccionar las Trompas de Falopio (conductos que llevan los óvulos al útero) de modo permanente. Su eficacia es inmediata y muy alta (menos del uno por ciento de embarazos en el primer año), y no interfiere en el deseo o el placer sexual ni en el balance hormonal de la mujer.

La oclusión puede ser por ligadura (empleando hilos de sutura), cauterización (especie de quemadura de una porción de trompa con corriente eléctrica), o empleando grapas o anillos para bloquear y destruir parte del conducto. Como toda cirugía, puede tener complicaciones, pero las técnicas modernas resultan muy seguras, siempre que se cumplan las indicaciones pre y posoperatorias.

Este es un método anticonceptivo no reversible y por tanto se debe solicitar cuando la mujer esté convencida de haber satisfecho sus expectativas reproductivas (cantidad de hijos deseados).

Los casos de arrepentimiento son comunes en jóvenes que       lo hicieron bajo circunstancias económicas adversas o presionadas por la familia. Esta es una decisión reflexiva, personal, madura, impropia de la adolescencia o de la juventud temprana.

Algunas mujeres acuden a consulta pocos años después buscando alternativas para lograr una gestación tras vivir un divorcio seguido de una nueva pareja que aún no tiene hijos, pero eso implicaría usar técnicas de fertilización in vitro que además de costosas y de difícil acceso en nuestro país son muy complicadas para las aspirantes y aún presentan bajas tasas de efectividad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.