Manifestaciones de maltrato y abuso sexual en menores

La dificultad para andar o sentarse y el dolor o picor en la zona genital de un menor pueden deberse a abuso sexual. La frialdad y falta de afecto, el rechazo verbal, el menosprecio y la desvalorización también cuentan como maltrato infantil

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

La dificultad para andar o sentarse y el dolor o picor en la zona genital de un menor pueden deberse a abuso sexual, en algunos casos cometido o consentido por miembros de su propia familia.

Otra forma de maltrato infantil puede ser la negligencia o abandono. Entre sus indicadores están la falta de higiene, el retraso en el crecimiento y las infecciones recurrentes, y en el plano psicológico son síntomas importantes la desconfianza hacia cualquier adulto y la apatía en las relaciones con los progenitores.

La frialdad y falta de afecto, el rechazo verbal, el menosprecio y la desvalorización también cuentan como maltrato infantil, según las guías clínicas de varios países, incluido el nuestro.

Si la víctima tiene menos de tres años es significativa la presencia de lesiones en la piel como resultado de quemaduras, golpes y apretones, y si tiene menos de dos años y aparece con fracturas frecuentes también puede sospecharse daño físico o abuso sexual.

Estas conductas están contempladas como delitos en el Código Penal y sus responsables se exponen a recibir fuertes sanciones de privación de libertad, aun cuando tengan lazos de parentesco con la víctima. La denuncia puede venir de un familiar, del personal de salud que atiende el caso u otra persona que tenga evidencias del abuso reiterado por su cercanía con la familia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.