Participa Cuba activamente en el enfrentamiento al Cambio Climático

La Isla ha podido desplegar una estratégica labor de entrenamiento, porque el país con voluntad política y sus instituciones han realizado numerosos estudios nacionales acerca del cambio climático y sus impactos desde la década del 90

Autor:

Yahily Hernández Porto

Camagüey. — Participa Cuba, por más de una década, en importantes entrenamientos internacionales para asumir, específicamente en los países en desarrollo, el impacto creciente y negativo del ineludible cambio climático.

Roger Rivero Vega, científico cubano, quien ha sido miembro activo de colectivos nacionales e internacionales encargados de desarrollar estas actividades de capacitación, por once años ininterrumpidamente, definió que el enfrentamiento y adaptación al cambio climático es una tarea compleja sobre la que existen pocos antecedentes y experiencias en el mundo, concretamente en las regiones más pobres.

«Esta realidad ha motivado un intenso esfuerzo internacional por crear en estos países las capacidades necesarias para la creación de escenarios de cambios climáticos y llevar a cabo el enfrentamiento de las imprescindibles tareas de adaptación a este cambio», explicó  Rivero Vega, experto en Cambio Climático y agricultura.

Destacó el eminente investigador agramontino que en numerosas ocasiones esta formación de capacidades ha sido hecha conjuntamente con la evaluación de los impactos esperados en el país objeto del entrenamiento.

«Cuba no ha estado ajena a este esfuerzo internacional y ha desplegado activamente una labor de creación de capacidades utilizando expertos cubanos con resultados científicos en los sectores económico—sociales más afectados por los impactos negativos del cambio climático», dijo el también Vicepresidente de la Sociedad Internacional de Meteorología Agrícola, Rivero Vega.

Los sectores más abordados en los entrenamientos conciernen a recursos hídricos, agricultura y producción de alimentos, asentamientos humanos, ecosistemas costeros y salud humana, por ser estos los más vulnerables al impacto negativo del cambio climático, insistió el prestigioso profesor en climatología física.

De cómo se efectúa el proceso de formación de capacidades Rivero Vega valoró que de acuerdo a cada situación específica de la nación en estudio, «éste en ocasiones se ha desarrollado por colectivos cubanos mientras que en otras nuestros especialistas han integrado colectivos internacionales más diversos».

«Cuba ha podido desplegar la estratégica labor de entrenamiento, porque el país con voluntad política y sus instituciones han realizado numerosos estudios nacionales acerca del cambio climático y sus impactos desde la década del 90’, lo que ha permitido obtener una vasta experiencia nacional que fundamenta su extensión hacia otras regiones del planeta», señaló Rivero Vega.

Insistió que países como República Dominicana, Haití, Saint Kitts y Nevis, Paraguay, Perú, Ecuador, Guyana, El Salvador, Panamá, y comunidades de naciones como CARICOM, ya han recibido entrenamientos científicos para ayudarles a enfrentar por sí solos la evaluación y adaptación de los impactos negativos del cambio climático.

El aumento de la frecuencia e intensidad de eventos climáticos extremos como huracanes y sequías de diversa índole, la reducción de la productividad primaria neta (producción anual de biomasa de los ecosistemas) y los rendimientos agrícolas, las pérdidas de áreas litorales y costeras por la elevación del nivel del mar y el deterioro de las condiciones ambientales en que se desarrollan las naciones subdesarrolladas o del tercer mundo, son solo algunos de los efectos negativos del cambio climático que ya se enfrentan gracias al esfuerzo de países como Cuba, que integran estos colectivos de entrenamiento.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.