Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Lectura

Aguiar, la calle del dinero

21 de Mayo del 2016 21:51:24 CDT

Aguiar, esa calle habanera que comienza en la Avenida de las Misiones y se interna a lo largo de unas 15 cuadras en la ciudad vieja para morir en Sol, junto a los muros del convento de Santa Clara, debe su nombre a Luis José Aguiar, uno de los regidores del Ayuntamiento de La Habana, que se destacó de manera extraordinaria en la defensa de la ciudad ante la agresión inglesa de 1762. Uno de los restaurantes más emblemáticos de la urbe, en el Hotel Nacional, lleva también su nombre, El Comedor de Aguiar.

Lobo de mar

14 de Mayo del 2016 21:57:52 CDT

En la Quinta, una estancia de mi abuelo paterno, yo pasé parte de mis vacaciones escolares de primaria y secundaria en la década de 1940, y de esa época conservo un recuerdo idílico. Mis visitas coincidían siempre con el verano del hemisferio sur y con las cosechas rotativas de trigo, lino, girasol, o con la esquila de las ovejas.

Desastres

14 de Mayo del 2016 20:45:01 CDT

El huracán del 20 de octubre de 1926, el llamado «ciclón del 26», es uno de los meteoros más destructivos que ha azotado la Isla. El día 17, los primeros partes se refirieron a una perturbación ciclónica a cien millas de la costa oriental de Nicaragua, y ya el 18, por la tarde, se había convertido en un poderoso huracán cuyo ojo, se precisaba en su posible trayectoria, atravesaría la provincia de La Habana.

Lo que no dije de la Catedral

7 de Mayo del 2016 20:57:01 CDT

¿Sabía usted que el periódico «del domingo» se ideó en la Plaza de la Catedral cuando el periódico La Discusión se instaló en el que fue el palacio de los condes de Casa Bayona? ¿Que fue en ese diario donde se utilizó por primera vez en Cuba el linotipo que posibilitó que los periódicos se «compusieran» en menos tiempo y pudieran aumentar el número de sus páginas?

Plaza de la Catedral

30 de Abril del 2016 21:41:18 CDT

Hace tres domingos hicimos en esta página una rápida visita a la Plaza de San Francisco para pasar después a la de Armas y, por último, a la llamada Plaza Vieja. Consignamos entonces que, por razones de espacio, la Plaza de la Catedral quedaría para otra ocasión. Lo haremos ahora. Se le llamó en sus comienzos Plaza de la Ciénaga. Pasó el tiempo. La Isla se dividió en dos diócesis, y el obispo José de Tres Palacios, que regía en su parte occidental, reconstruyó con su dinero y con los de su prelacía, la Santa Casa Lauretana, edificada por la orden jesuita, expulsada ya de los dominios españoles, y la transformó en Santa Iglesia Catedral. Al mismo tiempo, el colegio que construyeron los jesuitas se amplió para convertirse en lo que habría de ser el famoso seminario de San Carlos y San Ambrosio.

Un Vicepresidente de EE.UU. juró en Limonar

23 de Abril del 2016 20:44:44 CDT

El senador James Buchanan que andando el tiempo (1857) resultaría electo presidente de los Estados Unidos, escribía a su amiga Cornelia Roosevelt, con motivo de la ausencia de su amigo, el también senador y más tarde vicepresidente de la nación, William Rufus King, lo siguiente: «Ahora estoy solo y solitario porque no tengo compañía en la casa conmigo. He cortejado a varios caballeros pero no he tenido éxito con ninguno de ellos. Siento que no es bueno para un hombre el estar solo, y no me sentiría asombrado de encontrarme un día casado con una solterona que me cuide cuando estoy enfermo, me provea buenas comidas cuando estoy bien y que no espere de mí ningún afecto ardiente y romántico».

Brochazos habaneros

9 de Abril del 2016 21:14:17 CDT

¿Sabía usted que la Plaza de San Francisco recibió en cierta ocasión el nombre oficial de Plaza de Key West? Pues sí. Ocurrió en 1947, en tiempos del alcalde Nicolás Castellanos Rivero, y aunque se colocó en dicho espacio una tarja con la nueva denominación, los habaneros parecieron no enterarse de ella y continuaron llamándole Plaza de San Francisco.

Los gagos del Soro

2 de Abril del 2016 22:47:52 CDT

1

Una profesión olvidada

2 de Abril del 2016 22:39:41 CDT

Cuando el escribidor era niño, el término «chirrín» equivalía a dar por concluido un asunto, cualquier cosa: un juego de bolas o una relación amistosa. Podía decirse: hubo un roletazo por tercera y ¡chirrín!, acabó el juego, o ella insistió en que su hermana la acompañara y ¡chirrín!, terminó el paseo. Algunos, para enfatizar la acción añadían al chirrín otro vocablo: chirrán, y llegado el caso expresaban, por ejemplo: chirrín chirrán, que ya se acabó; chirrín chirrán, que ya no te quiero…, como lo dice Juan Formell en una de sus gustadas composiciones.

Cal, el Callado

26 de Marzo del 2016 22:51:24 CDT

A raíz de la aparición en este diario de mi página sobre la visita a La Habana del presidente norteamericano Calvin Coolidge, se publicó en un periódico del sur de Florida, y con la firma de Glenn Garvin, un artículo que aborda otras aristas de la estancia habanera de dicho mandatario, a quien apodaban, recuerda la nota, «Cal, el Callado» y de quien se llegó a decir que lucía la expresión de «alguien a quien destetaron con un pepinillo encurtido».

Fantasmas en Jesús del Monte

19 de Marzo del 2016 21:11:58 CDT

A fines del siglo XIX y a comienzos del XX no figuraba aún entre los personajes populares habaneros el voceador de periódicos. No existía, sencillamente, porque los diarios de entonces tenían una circulación que solo alcanzaba a los adinerados y pudientes, quienes, por afanes culturales o por el deseo de estar informados, pertenecían o aspiraban a pertenecer a una élite que, entre sus privilegios, tenía el de gozar de la suscripción a un periódico.

Revillagigedo

12 de Marzo del 2016 20:42:38 CDT

No cree el escribidor que sean muchos los habaneros que sepan que la calle Revillagigedo, en esta capital, deba su nombre a un gobernador español de mano dura, cuyas excelentes dotes como gobernante se vieron eclipsadas por una codicia y una altivez censurables y que hicieron que ganara el epíteto de «tirano». Asumió el mando de la Isla el 18 de marzo de 1734 y durante los 11 años que se mantuvo como gobernador general de la Colonia fue inmune a las críticas y denuncias del patriciado criollo, a la amenaza de los ingleses en su inacabable guerra contra España e incluso a la enfermedad. Cuando sus enemigos pensaron que no se repondría de un ataque de apoplejía fulminante que lo paralizó y lo puso a las puertas de la muerte, lo vieron regresar a la casa de Gobierno más gordo y colorado que antes y más dispuesto que nunca a seguirse enriqueciendo con los gajes del poder y a hacer temblar de rabia a los que no lo querían. Cuando llegó a La Habana la noticia de que lo habían cesado en el cargo, a sus rivales pronto se les congeló la alegría al enterarse de que lo habían nombrado virrey de México.

El Templete

5 de Marzo del 2016 20:37:56 CDT

Se secó la ceiba del Templete. Por razones que los especialistas terminarán por explicar, el árbol al que se le formulaba un deseo mientras se daban tres vueltas a su alrededor, y que fue sembrado en 1959, ya no está y será sustituido por otro. Bajo una planta de la misma especie se celebró, el 16 de noviembre de 1519, según la tradición, la primera misa y el primer cabildo cuando, en esa fecha, La Habana se asentó en el lugar que ocupa desde entonces.

Un presidente norteamericano en La Habana

27 de Febrero del 2016 21:04:31 CDT

Solo un presidente norteamericano estuvo en La Habana durante el ejercicio de su cargo. En enero de 1928, en respuesta a una invitación del general Gerardo Machado, presidente de la República de Cuba, arribaba a la Isla Calvin Coolidge, a fin de estar presente en la inauguración de la Sexta Conferencia Panamericana que aquí tendría lugar.

Remedium tremens

20 de Febrero del 2016 21:49:03 CDT

Sobre las aguas del Tapajoz, a 900 kilómetros de la ribera sur del Río Amazonas, al cumplir los 31 años, logré curarme de un delirio palúdico. Y al igual que cuando era un seminarista adolescente, volví a preguntarme quién era yo, por qué vivía, quo ibam, adónde iba.