Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Lectura

Otra noche en Tropicana

16 de Agosto del 2014 21:13:58 CDT

Lo dijimos la semana anterior en esta misma página: Martín Fox fue el hombre que hizo grande a Tropicana. Era un jugador, pero, al igual que otros de su misma especie, rara vez se acercó al juego para apostar. Lo hacía para ganar. Si con él entró por la puerta ancha en Tropicana el juego de azar, no es menos cierto que le interesó llevar las posibilidades del cabaré hasta sus últimas consecuencias. El juego fue para él un medio de vida y la forma de acceder a un universo social que tal vez de otra forma le hubiera sido vedado. El cabaré, en cambio, fue su sueño. En sus memorias, publicadas en Nueva York en el año 2005, bajo el título de Tropicana Nights: The Life and Times of the legendary Cuban Nightclub, su esposa Ofelia dice que el cubano es capaz de sacrificarlo todo a cambio de un minuto de placer. Martín Fox proporcionaba ese placer en una esplendente sala de fiesta en la que al compás de la mejor música y una atrevida coreografía se movían, ligeras de ropa, las más despampanantes mulatas del Caribe.

Tropicana camino de sus 75

9 de Agosto del 2014 19:11:45 CDT

Por increíble que parezca, el cuartel de bomberos de Magoon, en la calle Zulueta, carecía de agua y los carros-bomba debían tomarla de un hidrante situado en las inmediaciones del cine Payret.

El sótano acogedor de Núñez Rodríguez

2 de Agosto del 2014 18:42:40 CDT

Acaba de aparecer un libro de Enrique Núñez Rodríguez. Se titula El vecino de los bajos y compila 99 de las crónicas que su autor publicó en la edición dominical de Juventud Rebelde entre 1987 y 2002, que fue el año de su muerte.

Apuntes de verano

26 de Julio del 2014 21:39:23 CDT

El primer recetario cubano de cocteles se publicó en La Habana en 1930. Seis años después, entre el 16 y el 24 de noviembre de 1936, la primera competencia de coctelería celebrada en la Isla evidenciaba la madurez de los cantineros cubanos. Fue un encuentro que se extendió a lo largo de siete días, porque en cada jornada se concursó con una bebida base distinta: vermut, ron, coñac, ginebra, etc. Y por cada una de ellas cada concursante debía elaborar siete cocteles, para que un jurado no profesional escogiera los mejores.

Daniel Santos, «el Inquieto anacobero»

19 de Julio del 2014 22:14:13 CDT

Pocos cantantes como el puertorriqueño Daniel Santos contribuyeron a fundir en un solo estilo los modos de crear y cantar por Puerto Rico y Cuba. Su largo contacto con lo mejor de la música cubana de los años 40 y 50 de la centuria pasada le confirió un sello de cubanía bien perceptible en todas sus interpretaciones y composiciones, lo que le asegura un sitial meritorio entre los grandes cantores de la música cubana del siglo XX. «El Jefe», como se le llama en Colombia y recuerda Gabriel García Márquez en alguna de sus crónicas, fue un exponente excepcional de la música popular bailable del Caribe.

Escritos al escribidor

12 de Julio del 2014 19:47:05 CDT

Varios lectores escribieron al escribidor con motivo de su página titulada Huellas francesas en Cuba, publicada en este diario el pasado 22 de junio. Mientras que algunos, como la doctora Uva de Aragón, de la Universidad Internacional de la Florida, elogian la crónica por su contribución a un tema en el que, a su juicio, no se ha enfatizado lo suficiente, otros protestan por la omisión en el texto de la ciudad de Cienfuegos.

Otros apuntes de Don Cándido

5 de Julio del 2014 20:21:36 CDT

Se dice que Santiago González Palacios, que haría célebre el seudónimo de Don Cándido, fue uno de los mejores reporteros de la prensa habanera. Cuando Rafael Suárez Solís, amante del suceso fragante y vertiginoso, fue jefe de Información del Diario de la Marina, reorganizó los servicios de ese periódico y encargó a González Palacios de la cobertura de los ministerios, entonces secretarías, de Estado —Relaciones Exteriores— y Sanidad, y le confió asimismo lo que se llamaba la «Policía chiquita», que atendía las noticias que generaban las broncas entre vecinas, los resbalones con cáscaras de ron y los enredos de pareja.

¿Lo sabía usted?

28 de Junio del 2014 20:42:18 CDT

La señora Carmen Cantón se comunicó con el escribidor. Pese a que no lo conocía personalmente, quería hacerle un regalo. Nada menos que el libro que durante años ella mantuvo en la cabecera de su cama y que repasó en incontables ocasiones. No piense en ninguno de esos grandes títulos de la literatura o el periodismo, ni en un volumen de lujo. En verdad, el libro, impreso en 1947, en La Habana, no puede ser más modesto, aunque debe haberse vendido en su momento como pan caliente. En sus páginas su autor recogió las notas que cada semana publicaba en la revista Carteles, apuntes breves y desembarazados en los que abordó la historia de Cuba. Mejor, su «pequeña» historia, su crónica,  contada de manera ligera y suelta, despojada de arquitectura enfática, imbuida por la anécdota.

Huellas francesas en Cuba

21 de Junio del 2014 19:24:57 CDT

Hubo un tiempo en Cuba en que las prostitutas francesas eran las preferidas. Más elegantes y perfumadas, menos vulgares, se alzaban como maestras en prácticas como la del sexo oral entonces todavía desconocidas entre los amantes cubanos. Las había austriacas, italianas, canadienses, belgas, alemanas… pero todas eran francesas para los del patio. Una de ellas, la pequeña Berta, fue el detonante de la guerra que en la barriada habanera de San Isidro sostuvieron proxenetas franceses y cubanos. En aquella contienda —la llamada guerra de las portañuelas— encontraron la muerte Louis Lotot y Alberto Yarini, el rey de los chulos cubanos.

Nos fuimos a Sancti Spíritus

14 de Junio del 2014 19:57:29 CDT

Quiere el escribidor permitirse comenzar hoy su página con un recuerdo de familia. Sucede que en 1947 o 48, su padre, un humilde empleado de café, recibió la encomienda del propietario del establecimiento donde prestaba servicio, un cafecito radicado en el zaguán de un edificio del Paseo del Prado, frente al Capitolio, de trasladarse a Sancti Spíritus.

Bejucal cumplió 300 años

7 de Junio del 2014 18:49:12 CDT

En la Cuba colonial, el establecimiento y fundación de una ciudad era cosa del rey español. Así sucedía de manera habitual, pero hubo sus excepciones. Cinco ciudades nacieron en la Isla gracias a la iniciativa privada. Fueron Santa María del Rosario, Jaruco, San Antonio de los Baños, Guisa y Bejucal.

El hombre de la Casa Prado

31 de Mayo del 2014 18:33:00 CDT

Dedicaré la página de hoy a contestar, hasta donde el espacio me permita, preguntas que formularon los lectores en el transcurso de las semanas más recientes.

Los sucesos de Orfila (IV y final)

24 de Mayo del 2014 20:38:33 CDT

En una entrevista que concedió en Miami, muchos años después de los sucesos de Orfila, Mario Salabarría afirmó que cuando tuvo en las manos la orden del juez de instrucción para detener a Emilio Tro, pidió al coronel Fabio Ruiz Rojas, jefe de la Policía Nacional, que la mostrara al Presidente de la República y que Grau estuvo de acuerdo con que se procediera a la detención, si bien el mandatario no fue responsable de lo que sucedió en la casa de Morín Dopico cuando se quiso ejecutar el arresto.

Los sucesos de Orfila (III)

17 de Mayo del 2014 21:47:41 CDT

El día en que lo iban a matar —15 de septiembre de 1947—, Emilio Tro Rivero desayunó en compañía de su madre en la humilde habitación que compartían en la casa de vecindad marcada con el número 409 de la calle San Rafael, en Centro Habana. Horas después, ya sobre las 12, se comunicaba por teléfono con la anciana para decirle que no lo esperara a almorzar. Estaba invitado a hacerlo en la residencia de Antonio Morín Dopico, suspendido desde meses antes en sus funciones de jefe de la Policía de Marianao, a causa de un escándalo que protagonizó en Guanabacoa. Lo acompañarían Luis Padierne, Arcadio Méndez y Alberto Díaz González, todos miembros de la Unión Insurreccional Revolucionaria (UIR).

Los sucesos de Orfila (II)

10 de Mayo del 2014 19:28:54 CDT

Además de las rivalidades existentes entre los grupos gangsteriles o de acción, varios antecedentes directos tuvieron los sucesos del Orfila. Uno de ellos fue el atentado que Orlando León Lemus, «el Colorado», sufriera en la Calzada de Ayestarán, el lunes 25 de mayo de 1947 y que, se sospechó, lo había perpetrado Emilio Tro o, al menos, gente de la Unión Insurreccional Revolucionaria (UIR) que dirigía. El 5 de septiembre del propio año, el automóvil de Emilio Tro fue baleado por hombres del Colorado, pero el líder de la UIR no se hallaba a bordo. En respuesta a esa agresión, una semana después, Tro ultimó a balazos, en la bodega de 21 y D, en el Vedado, al capitán Rafael Ávila, jefe de la Policía del Ministerio de Salubridad, involucrado —según se dijo— en el atentado del día 5.