Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Lectura

Créalo o no lo crea

19 de Abril del 2014 19:01:25 CDT

Muchos de nuestros lectores ignorarán seguramente que en Cuba se realizó una ejecución de pena capital, donde el reo quedó con vida y muerto el verdugo.

Origen, agonía y muerte del tranvía

12 de Abril del 2014 19:13:57 CDT

¿Por qué desaparecieron los tranvías? ¿Qué justificó la sustitución de aquellas carrozas lentas y democráticas, como las definió el poeta Nicolás Guillén, por ómnibus a los que los habaneros llamamos «las enfermeras»? ¿Dónde fueron a parar los vetustos carritos?

Sin bigote y delantal

5 de Abril del 2014 19:11:33 CDT

Vuelvo a aprovechar el espacio de hoy para satisfacer la curiosidad de lectores que escribieron en procura de información. La semana pasada, al hacer lo mismo, aludí, entre otros temas, al desaparecido hotel Miramar, situado en la intersección de Malecón y Prado, y a Brenda, una bailarina uruguaya que hizo furor en La Habana de los años 40 del siglo pasado.

Escrito de memoria

29 de Marzo del 2014 21:12:11 CDT

Una lectora que firma su correo electrónico simplemente como Jennys, se interesa por el hotel Miramar. Ya no existe. Estaba situado en la esquina de Prado y Malecón y tanto el establecimiento hotelero como su restaurante fueron muy famosos durante los años iniciales de la República. Su propietaria lo era también del hotel Telégrafo, en Prado y San Miguel, aquella que, en su momento, regaló al general José Miguel Gómez la silla que usaría durante su mandato presidencial; por lo que durante mucho tiempo se dijo que los mandatarios cubanos se sentaban en la silla de doña Pilar.

Cedulones

22 de Marzo del 2014 20:44:55 CDT

Uno de los gravísimos problemas que dañan la imagen de cafés y cantinas cubanos es el del relleno, escribía Hilario Alonso Sánchez en su libro El arte del cantinero o Los vinos y los licores. Sucede así, decía, porque no existe en esos establecimientos lo que se llama ética y probidad comercial.

El hotel más antiguo

15 de Marzo del 2014 19:15:57 CDT

Llaman la atención, en su interior, los vistosos azulejos sevillanos, los mosaicos valencianos y alicantinos, las losas importadas de Andalucía, las esculturas de marcado sabor hispánico, mientras que en la fachada predominan los elementos ornamentales criollos propios de la época como son los balcones con barandas de hierro fundido, guardavecinos y vitrales. Nunca ha podido explicarse el escribidor por qué se llama Inglaterra un hotel que denota, al decir de los especialistas, el encanto de la bella época española, lo mejor del neoclásico habanero y cuyo snack bar lleva el nombre de La Sevillana.

Sangre en la Constituyente

8 de Marzo del 2014 21:57:59 CDT

Aquel 1ro. de marzo pudo haber sido como cualquier otro día en la vida de Orestes Ferrara y Marino. Cuando salió de la cama a la hora de costumbre nada hacía avizorar el dramático desenlace de la jornada. Tras el desayuno, el ex canciller cubano —ocupó la Secretaría de Estado en el gabinete del dictador Gerardo Machado— hizo y atendió varias llamadas telefónicas y recibió en la sala de armas de su palacete de San Miguel y Ronda, aledaño a la Universidad, que había vuelto a ocupar a su regreso del exilio, a las personas que tenía citadas. Poco antes de la una de la tarde subió a cambiarse. Almorzaría con una importante figura de la llamada Ciencia Cristiana, de paso por La Habana, a la que su esposa había invitado, y una vez concluida la comida, que esperaba no se extendiese demasiado, participaría, al igual que en los días anteriores, en la sesión correspondiente de la Convención Constituyente para la cual había sido electo, pese a su pasado machadista, y que sesionaba en el Capitolio. Pero Orestes Ferrara y Marino no llegaría esa tarde al Palacio de las Leyes. El auto de alquiler que lo transportaba fue tiroteado desde otro vehículo en marcha y los balazos que impactaron su cuerpo lo pusieron al filo de la muerte.

Los días de Juan Gualberto

1 de Marzo del 2014 20:15:14 CDT

«Mi corazón usted se lo sabe de memoria, como no tiene más que verse el suyo», escribió José Martí a Juan Gualberto Gómez. El gran amigo, el «hermano mulato» del Apóstol, es uno de los grandes periodistas cubanos de todos los tiempos. Libros, publicó pocos, y aunque parte de su producción periodística se compiló en textos como Preparando la Revolución (1937) y Por Cuba Libre, editado por primera vez en 1954, casi toda su obra permanece dispersa en los diarios y revistas para los que trabajó y colaboró. Y escribió mucho, tanto que parece que apenas dejó transcurrir un día sin llenar una cuartilla en blanco. Hay una anécdota que retrata entero a Juan Gualberto. Está preso en el Castillo del Morro por su bregar independentista, sufre privaciones sin cuento y escribe a un amigo para que le mande con urgencia diez centavos para comprar papel, pues no tiene una sola hoja para el artículo del día siguiente.

Vayamos por partes

22 de Febrero del 2014 19:43:33 CDT

Un mensaje procedente de Colombia recibió el escribidor. Lo firma Álvaro Mariño y luego de asegurar que lee esta página en la Internet semana tras semana, pregunta si hubo en Cuba un Gobierno llamado «de los cinco sargentos» y si alguno de ellos era colombiano. Recaba asimismo información sobre los laboratorios Gómez Plata, firma farmacéutica establecida en Cuba luego de haberse originado en el país sudamericano, donde mantenía una filial.

Vicepresidentes

15 de Febrero del 2014 21:24:24 CDT

De todos los cubanos que ocuparon la Vicepresidencia de la República, solo uno pasó desde ese cargo a desempeñar la primera magistratura. Era el de vicepresidente un puesto poco apetecible en la vida política anterior a 1959. Se suponía que era la segunda posición de la República, pero en puridad esa segunda posición correspondía al Alcalde de La Habana, quedando para el vice la responsabilidad de sustituir al Presidente en caso de ausencia, y presidir el Senado, que por otra parte tenía su propio titular.

Más que la voz, es el oído

8 de Febrero del 2014 22:05:55 CDT

Entre un alemán y un latinoamericano, el punto intermedio es Juan Villoro. Llega a los lugares donde tiene la cita con una puntualidad germana; ya de lejos parece una persona de estatura normal, sin embargo al acercarse su esbeltez lo muestra en sus más de seis pies de estatura, que lo hacen sobresalir por encima de quienes lo rodean. Con ademanes secos —bien teutones— se quita el saco y lo acomoda en el espaldar de la silla antes de sentarse. Luego esa precisión se transfiere a los gestos seguros y rápidos con que se afloja sin mirar la pulsera del reloj, un artilugio brillante y de color amarillo, al que pone sobre la esquina de la mesa, tal vez indicando que para la literatura no le importan los muros del tiempo.

Deportivas

8 de Febrero del 2014 20:01:55 CDT

El deporte de los puños o de las coliflores tuvo en Cuba un comienzo relativamente tardío. Su historia oficial se inicia a partir de 1921, cuando se crea la Comisión Nacional de Boxeo. Antes —y parecerá increíble— la práctica de dicho deporte se prohibió en la Isla. Así lo dispuso en 1912 la Secretaría de Gobernación del presidente José Miguel Gómez. Una prohibición aleatoria, como ocurre muchas veces con las proscripciones, pues aun así se celebraban peleas y sus resultados se publicaban incluso en los periódicos. Bastaba con pedir el permiso correspondiente o celebrarla de manera clandestina. No había, en realidad, argumentos sólidos contra ese deporte. Fue como cuando se dijo que los juegos de fútbol no debían permitirse porque los jugadores salían al terreno en calzoncillos.

En tres y dos

1 de Febrero del 2014 20:30:53 CDT

Decía Eladio Secades, que fue un excepcional escritor de estampas costumbristas y también un extraordinario cronista deportivo, que en los albores del siglo XX la práctica de los deportes era reducida en Cuba y la prensa periódica le concedía muy escasa importancia. Se publicaban solo columnas sueltas sobre las temporadas de jai alai en el entonces joven Palacio de los Gritos, de Concordia y Lucena, en La Habana, y acerca del campeonato de béisbol, que los periodistas llamaban «pelota americana», el cual se llevaba a cabo en el Almendares Park, de Carlos III.

Hablar de Raúl Corrales

25 de Enero del 2014 20:20:36 CDT

Es de los grandes fotorreporteros cubanos, y su labor de años fue reconocida con el Premio Nacional de Artes Plásticas, correspondiente a 1996, que por primera vez distinguió a un fotógrafo. Antes, en 1988, había merecido la Orden Félix Varela, la más alta condecoración del Estado cubano en la esfera de la cultura, y el Instituto Superior del Arte le otorgaría, en 2005, un Doctorado Honoris Causa.

Cincuenta y cinco años atrás (II y final)

18 de Enero del 2014 19:54:02 CDT

No se repitieron en los días iniciales de enero de 1959, hace ahora 55 años, las escenas macabras que vivió la Isla a la caída de la dictadura de Gerardo Machado. Las jornadas transcurrieron con una cuota mínima de excesos. La muchedumbre, con certero instinto, no se tomó la justicia por su mano, como sí sucedió tras el desplome del régimen machadista, y desahogó su cólera contra los garitos y casinos de juego, los parquímetros y las máquinas traganíqueles, llamadas también ladronas de un solo brazo. Tiempo en Cuba, el periódico del senador Rolando Masferrer, jefe del grupo paramilitar conocido como Los Tigres, fue saqueado, al igual que las salas de juego de hoteles como Plaza y Deauville. A pedradas fueron destrozadas las vidrieras de algunos establecimientos comerciales. Así ocurrió en la joyería El Gallo, de la calle San Rafael, sin embargo, nadie sustrajo ninguna de las alhajas en exhibición.