Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Lectura

Tortilla escalonada

23 de Mayo del 2015 22:12:55 CDT

A Félix Sarasola, eximio cocinero vasco, tan inspirado como el Olavarría de esta historia.

La huella italiana

23 de Mayo del 2015 19:22:26 CDT

La huella italiana es bien visible en Cuba. Cristóbal Colón, genovés, abrió, hace más de cinco siglos, un camino por el que transitaron cantantes, plásticos, escritores, políticos, hombres de negocio, constructores… Gente, en fin, de todas las pintas, desde el cabecilla mafioso Lucky Luciano hasta Antonio Meucci, que inventó el teléfono en La Habana y murió loco y en la mayor miseria sin alcanzar a ver cómo la Corte Suprema norteamericana reconocía la primacía de su invento sobre el de Alexander Graham Bell.

Entrecalles

16 de Mayo del 2015 18:46:33 CDT

Sobre el origen en Cuba del apellido O’Reilly y la calle habanera que lleva ese nombre, inquiere el lector José Roque. Varios nombres tuvo esa vía con anterioridad.  Se le llamó Honda y del Sumidero, y también del Basurero por el fin al que la destinaban los vecinos, y tuvo además el nombre de calle de la Aduana por haber estado situadas en ella, en la proximidad de los muelles,  las dependencias de ese departamento. Se le dio el nombre oficial de Presidente Zayas, pero se dice que el propio mandatario no se mostró satisfecho con el guatacazo, sabiendo que nadie llamaría por su nombre a esa calle por más que las tarjas o tabletas lo proclamaran en cada esquina. Zayas tiene su calle en la loma de Chaple, y O’Reilly fue, es y seguirá siendo O’Reilly.

La Plaza del Vapor

9 de Mayo del 2015 22:02:58 CDT

«En La Habana se encuentra un famoso mercado en cada barrio, pero el mejor de todos es el de la Plaza del Vapor. En el interior de este edificio se vende la carne y toda especie de legumbres y verduras, y en el exterior las frutas. Pero lo que sorprende es la mezcolanza y variedad, pues al lado de naranjas y piñas se encuentra un lujoso almacén de ropas, y todas las galerías están plagadas de baratillos. De noche particularmente presenta mucha animación, hallándose toda la plaza alumbrada con gas y muy visitada por las muchachas de extramuros que van a hacer sus compras. La Plaza del Vapor, además, encierra cafés, barberías y toda especie de establecimientos; puede decirse que es la capital de La Habana, así como el Palais Royal podría llamarse la capital de París».

Santos Suárez

2 de Mayo del 2015 21:11:59 CDT

El reparto Santos Suárez, en el municipio habanero de Diez de Octubre, debe su nombre a la familia propietaria de los terrenos donde se asentó esa urbanización. Se trataba de cuatro hermanos nacidos en la región central de la Isla y avecindados en la capital: José Indalecio, Leonardo, Nicolás y Joaquín, me dice el doctor Ismael Pérez Gutiérrez, profesor de Medicina, que lleva a cabo una paciente investigación sobre calles y barriadas de La Habana. El nombre de dos de ellos lo  llevan sendas calles locales: San Indalecio y San Leonardo.

Mancha manteles

25 de Abril del 2015 21:42:43 CDT

Había invitados esa noche en la Embajada de Cuba en París, y el gran chef Gilberto Smith asumió, como de costumbre, la preparación de la cena. Envió los primeros platos a la mesa, y cuando se disponía a hacerlo con la langosta, lista ya para servir, una jarra de café se derramó sobre ella. Café cubano, fuerte y aromático. La escurrió Smith, pero el líquido había penetrado la masa y el sabor del café se hacía bien patente. Pensó en «matarlo» con coñac o whisky y algún licor, pero fue inútil: más le sabía el café. Estaba muy bien la langosta, sabrosísima, pero el gusto del café estaba ahí. Le puso entonces salsa holandesa; nada. Nata de leche batida; tampoco. Cada vez se ponía mejor la langosta, y el café, sin embargo, seguía «saliendo». Recurrió al queso parmesano. Es fuerte, huele mucho. Lo único que consiguió fue mejorar el sabor de su plato.

Las 99 reglas de la mafia

25 de Abril del 2015 21:27:23 CDT

El morito Ahmed, mi compinche de los años 50 en Hamburgo, era un mulato algo retardado. Entre sus desatinos destacaba el constante afán por parecerse a un negro norteamericano. Ese era su sueño de duodécimo hijo de un obrero marroquí que tuvo tres esposas.

Aquellas elecciones

18 de Abril del 2015 21:12:31 CDT

No era extraño en la Cuba de ayer que una figura honesta y aun con fama de incorruptible, se volviera un bandido en cuanto accedía a un cargo público, elegible o no. Tampoco resultaba extraño que alguien con fama ya de malversador y ladrón llegara a la Cámara o al Senado e incluso a la más alta magistratura de la nación. Ni que después de todo un periodo de tropelías lograse verse reelegido en su alto cargo. Raro podrá parecer que alguien que hubiese cumplido condena por asesinato llegara al Parlamento. Pero sucedía. Tal fue el caso de Casimiro Eugenio Rodríguez Cartas, como se anticipó en la página de la semana pasada.

Mujeres en el Congreso

12 de Abril del 2015 2:36:13 CDT

En Cuba las mujeres llegaron a la Cámara de Representantes en 1936, y al Senado en 1940. El primer proyecto de ley presentado por una mujer al Congreso fue una suerte de reforma agraria que contemplaba el reparto de las tierras rústicas del Estado. Correspondió hacerlo a la villareña Consuelo Vázquez Bello. Hasta 1958 solo en una ocasión se concedió a una mujer la oportunidad de hacer el panegírico de Antonio Maceo en la Cámara, y también hasta esa fecha solo una mujer presidió ese cuerpo, la oriental María Caro Mas. En seis años como senadora, María Teresa Zayas jamás pronunció una sola palabra en el hemiciclo del Senado. Antes de ocupar su curul en la Cámara, Alicia Hernández de la Barca fue delegada a la convención que elaboró la Constitución de 1940, donde solo hubo tres mujeres. Como en esa época estaba recién parida, no era raro que concurriera a aquella magna asamblea con el niño en brazos. Años después, un poco en broma, pero con orgullo, diría a su hijo:

Lo que me contaron sobre el Capitolio

4 de Abril del 2015 21:49:47 CDT

El nombre de Capitolio dado al edificio emplazado en la manzana comprendida entre las calles Prado, Industria, San José y Dragones, con fachada principal sobre la primera de esas vías, fue fruto de la encuesta promovida por el Doctor Carlos Miguel de Céspedes, secretario (ministro) de Obras Públicas del presidente Gerardo Machado, y llevada a cabo por el periódico habanero Excélsior. Parte importante de la opinión pública quería que la obra, que comenzaría a construirse el 1ro. de abril de 1926, se le diera el nombre de Palacio del Congreso, mientras que otro grupo se inclinaba por Capitolio. Este fue el nombre que, por mayoría, decidió la encuesta. Capitolio, esto es edificio majestuoso y elevado.

Hilton: nada que reclamar

28 de Marzo del 2015 22:19:27 CDT

La visita de Paris Hilton a Cuba, con motivo del Festival del Habano, transcurrió con la resonancia que era de esperar. La heredera de una de las grandes cadenas hoteleras del mundo no limitó su estancia solo a La Habana, sino que estuvo también en Soroa y en Cayo Largo, y en todas partes admiró a los que la trataron por su sencillez y desenfado. En Varadero, donde también estuvo, se robó el show del cabaret del hotel Internacional cuando subió al escenario, agarró una tumbadora y acompañó a la orquesta antes de ponerse a bailar y disputarles así el papel a bailarinas y figurantes.

Dos fortalezas olvidadas

21 de Marzo del 2015 22:47:15 CDT

El amigo y colega Aldo Abuaf —italiano avecindado en La Habana— remite el siguiente mensaje electrónico:

Machín

14 de Marzo del 2015 21:26:41 CDT

Solo la muerte logró arrancarlo de los escenarios. La edad no melló sus facultades  vocales ni su capacidad de trabajo, y su popularidad se mantuvo «arriba» hasta el final, escribe su biógrafo José Luis Pérez Machado. Viejo ya seguía haciendo que el público abarrotara los teatros y le llovían los contratos para los casinos más exclusivos y los más populares espacios de radio y televisión.

Primeras Damas

7 de Marzo del 2015 20:40:52 CDT

No puede precisar ahora el escribidor cuándo comenzó a utilizarse en Cuba el término de Primera Dama para designar a la esposa del presidente de la República. Supone que fue durante el Gobierno del mayor general Mario García Menocal y Deop, pues antes ni Genoveva Guardiola, esposa de Estrada Palma y que, por cierto, era hija de un presidente de Honduras, ni América Arias, compañera de José Miguel Gómez y madre de Miguel Mariano, otro presidente, merecieron tal título. Eran sencillamente las señoras del primer mandatario. Entre 1902 y 1958, 19 presidentes se desempeñaron en la Isla. Algunos de ellos —Grau y Batista— detentaron el poder en más de una ocasión, y otros, a lo largo de más de un período, como Menocal y Machado. De ellos, Grau, solterón empedernido, no estaba casado. Tampoco lo estaba Andrés Domingo y Morales del Castillo, presidente decorativo entre agosto de 1954 y febrero de 1955. Batista llevó al Palacio Presidencial a dos primeras damas, una cada vez.

Banco de los Colonos y otras respuestas

28 de Febrero del 2015 19:19:32 CDT

Sobre el Banco de los Colonos inquiere la lectora Ada M. Smith Machado, directora de la sucursal 296 del Banco Metropolitano, sita en Juan Delgado y Lacret, Santos Suárez. Afirma Ada en su mensaje que son muchos los clientes que siguen llamando Banco de los Colonos a esa entidad bancaria y «es interés mío —afirma— conocer la historia de su surgimiento y el motivo por el que se le dio ese nombre».