Los que soñamos por la oreja

Una cantante con mucha cubanía

El Proyecto Proposiciones, organizado por PM Records, se ha anotado otro tanto a su favor en pro de la defensa de nuestra cultura, al unirse a lo que se conoce como La nueva cervecera, ubicada en el Antiguo Almacén de la Madera y el Tabaco, para dar vida a noches de regocijo espiritual en compañía de representantes de lo más contemporáneo de nuestro quehacer artístico.

Como parte de dicho proyecto, días atrás le tocó el turno de presentación a la cantante Idania Valdés, intérprete que fuese galardonada durante la más reciente emisión del Premio Cubadisco en la categoría de Cancionística, gracias a su ópera prima, el álbum titulado Menos mal y que viese la luz a través del sello Producciones Colibrí, perteneciente al Instituto Cubano de la Música.

En no pocas ocasiones he expresado públicamente que una de las jóvenes vocalistas de nuestro país por las que hoy profeso mayor respeto es Idania Valdés. En un contexto en el que muchas cantantes de su generación se han alejado del estilo vocal que prevaleciera entre las intérpretes cubanas, Idania ha continuado apegada al particular modo de decir que hiciera grandes a no pocas féminas en el universo musical de Cuba, algo que no se aprende en la academia, más allá de lo beneficioso que es formarse en un conservatorio, como sucediera con la Valdés.

Supongo que en el gusto por continuar aferrada de cierto modo a la tradición, sin que necesariamente esta sea una camisa de fuerza, haya resultado fundamental para Idania Valdés la influencia y los consejos de su padre, el percusionista Amadito Valdés, así como la estancia de la vocalista en la nómina del Buena Vista Social Club.

Eso que sencillamente pudiera definirse como cubanía a la hora de cantar, se respira a lo largo del fonograma titulado Menos mal y que saliera al mercado en el 2014. Estamos ante un CD que demoró más de lo normal en ser grabado, por causa de las numerosas giras internacionales que Idania lleva adelante como integrante del Buena Vista Social Club. Incluso, el tour mundial que dicha formación empieza a realizar en el segundo semestre de este año como despedida del proyecto, de seguro afectará la promoción que la Valdés tendría que hacer del álbum, una producción contentiva de 12 temas.

Algunas de las piezas incluidas en el disco ya se habían conocido con anterioridad, pues habían sido distribuidas a manera de adelanto del fonograma. Tal es el caso del corte que da nombre al material, es decir, Menos mal, composición de Descemer Bueno que Idania grabó hace ya varios años cuando el otrora bajista de Estado de Ánimo aún no gozaba de la popularidad de la que disfruta en la actualidad. A partir de dicho tema (un precioso bolero), se suceden otros 11 en los que se destaca lo acertado del repertorio elegido por la cantante. He ahí uno de los méritos del álbum, la excelente selección de piezas pertenecientes a la cancionística cubana de todos los tiempos.

En ese sentido, nos regala un paseo por la obra de compositores como César Portillo, René Touzet, Marta Valdés, Pablo Milanés, Juan Formell, Polito Ibáñez, Julio Fowler, Jesús Cruz y el aludido Descemer Bueno. Para completar la producción, también hace una versión muy a lo cubano de un tema del uruguayo Jorge Drexler, la pieza denominada Eco, para mi gusto uno de los mejores momentos del CD.

A los efectos de los excelentes resultados artísticos del disco, muy importante es la nómina de músicos invitados, entre los que pueden mencionarse Amadito Valdés (el padre de la intérprete), David Torrens, los rumberos de Clave y Guaguancó, los pianistas Robertico Carcassés, Rolando Luna, Harold López-Nussa y Roberto Carlos Rodríguez «Cucurucho», el violinista William Roblejo, los bajistas Gastón Joya y Yandy Martínez, los trompetistas Julito Padrón y Alexander Abreu, el laudista Barbarito Torres, los bateristas Rodney Barreto y Oliver Valdés, los guitarristas Jorge Luis Valdés «Chicoy» y Raúl Verdecia, y la orquesta Van Van, del maestro Juan Formell, quien le entregó una composición suya a Idania para que la incluyese en la grabación, un material que tuvo como productores a Yusef Díaz y Germán Velazco.

Fonograma que da testimonio de una cantante que, pese a su juventud, ya posee plena madurez como vocalista y sabe escoger el repertorio apropiado para su estilo interpretativo, la ópera prima de Idania Valdés, Menos mal, debería ser estudiada por otras figuras que entre nosotros, pese a tener sobradas condiciones para el canto, dan la impresión de no ser conscientes de lo que quieren.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica