Amar es combatir

Autor:

Juventud Rebelde

En el año del aniversario 46 de la UJC y del cumpleaños 47 de la Organización de Pioneros José Martí se analizan asuntos trascendentales para la vida cotidiana de las nuevas generaciones

Los jóvenes cubanos palpitan a la par de los sucesos que estremecen a la sociedad. Son alegres, enamorados... y comprometidos. Pueden estar trabajando en una tarea de primer orden para la nación mientras tararean o escuchan alguna canción que les toca la sensibilidad, como esa enérgica del grupo mexicano Maná, donde se dice que «amar es combatir». Nuestras Marías, Pepes, y Yudisleisis saben que se trata de eso: de combatir.

Es de ese ejército que salen, para formarse después con el paso del tiempo y mucho esfuerzo, los dirigentes juveniles y estudiantiles que convocan y guían, que están llamados a dar el ejemplo; cuadros como los que recientemente se han reunido en todas las provincias de la Isla.

Resultaban imprescindibles esos encuentros para pensar sobre la hora actual del país; para reflexionar sobre cuánto le toca hacer a la Unión de Jóvenes Comunistas en su responsabilidad histórica de dar continuidad a la obra de la Revolución y de seguir construyendo nuestro socialismo. Por eso han tenido lugar reuniones a las cuales asistieron los principales dirigentes de la UJC y de las organizaciones estudiantiles.

Bajo la lupa acuciosa y apasionada de quienes tienen el mundo por delante, estuvieron los temas de la política de cuadros y el funcionamiento interno de la Juventud, la atención de esa vanguardia a las organizaciones estudiantiles, el seguimiento a los acuerdos tomados en los congresos de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), y de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU). Igualmente formaron parte de la agenda los preparativos con vista a los meses de intenso verano.

Acompañando al estudiantado

El primer secretario de la UJC, Julio Martínez Ramírez, llamó a fortalecer la atención que desde la Juventud Comunista debe darse a las organizaciones estudiantiles. «La mayor contribución que desde ahora podemos hacer en el aseguramiento político para el próximo curso, dijo, es evaluar en cada centro educacional la proyección que allí tienen los principales dirigentes de la Juventud, los guías base, la FEEM o la FEU».

Según analizó el dirigente juvenil, constituye una fortaleza tener diseñada desde temprano, en el año en curso, la política de cuadros de «nuestras organizaciones estudiantiles en los municipios y provincias, lo cual evidencia la atención que a este tema le están dando los secretariados nacionales de la FEEM y la FEU».

Julio Martínez anunció que el Pleno del Comité Nacional de la UJC a celebrarse en el próximo mes de noviembre estará dedicado, fundamentalmente, a evaluar cómo la Juventud atiende a las organizaciones estudiantiles y cómo se ha dado seguimiento a los acuerdos de sus respectivos congresos. La cita estará precedida de plenos provinciales que pondrán la mirada, en el mes de junio, en la atención a los pioneros, en septiembre, a los universitarios, y en octubre, a los estudiantes de la Enseñanza Media.

«Debemos valorar —expresó el primer secretario de la UJC— qué acciones concretas serán propuestas por cada territorio para el aseguramiento político de esos importantes plenos. Debemos crear un gran movimiento en cada centro docente, y hacer posible que se generalicen las mejores experiencias. En esencia se trata de valorar, integralmente y desde la perspectiva de la UJC, cómo acompañamos a las organizaciones estudiantiles».

De la historia y otras aristas del espíritu

En los intercambios se destacó la importancia de profundizar en el estudio de la Historia, así como en la necesidad de seguir velando por la educación formal de nuestros niños y adolescentes. La presidenta de la Organización de Pioneros José Martí, Miriam Yanet Martín González, compartió esta idea: «Algunos temas como el conocimiento de la Historia deben ser permanentes. Hay que llegar a los más pequeños por nuevos caminos, sin métodos aburridos. Es un reto crucial, porque en ese empeño está implicado el futuro, y porque solo quien conoce sus raíces puede entender su presente y saber hacia dónde marcha».

La presidenta de la FEEM, Gretchen Gómez González, insistió en que «hoy debemos ser más profundos y utilizar métodos atractivos para incentivar el conocimiento de la Historia patria, y también local; para acercarnos a las personalidades y a las ideas de quienes son nuestros paradigmas de revolucionarios y patriotas».

«Queda mucho por hacer —añadió la dirigente estudiantil— para seguir motivando, explicando y convenciendo sobre la importancia de principios como los de la vinculación del estudio con el trabajo, tarea en la cual los estudiantes de todas las enseñanzas se hallan inmersos de diversas maneras. El mayor reto que hoy tenemos los jóvenes de la FEEM es estar a la altura del compromiso con la Revolución, el socialismo, y nuestro pueblo, con las ideas y la conciencia siempre cuesta arriba, como nos convocara Fidel».

Una alerta oportuna hizo Miriam Yanet sobre el vital asunto de los valores y en específico de la educación formal: «Ahí están, como ejemplo negativo, las costumbres existentes en algunas aulas de que entre compañeros se pongan sobrenombres, motes, y se hable en voz alta, y se llegue incluso a las agresiones verbales. Estamos llamados a combatir esas manifestaciones, y la lucha es de todos».

Acerca de los planteamientos realizados por los pioneros en su más reciente Congreso resaltó Miriam Yanet: «Tenemos que generar en cada colectivo un espíritu de trabajo que permita erradicar los problemas que allí se encuentran; debemos realizar un seguimiento sistemático a las ideas que nazcan en las asambleas mensuales y promover la participación activa de los pioneros en la solución de las dificultades, para que no se acumulen. Los planteamientos no han de quedarse en las reuniones grandes; deben retornar a las aulas».

En uno de los encuentros fue ratificada la necesidad de atender diferenciadamente el proceso de ingreso de los pioneros de noveno grado a la Juventud Comunista, así como la captación de los estudiantes para las carreras pedagógicas. Asimismo se aludió a la importancia de perfeccionar la atención y el seguimiento a los jóvenes maestros y profesores.

Resultó recurrente el compromiso de fortalecer los valores espirituales, y de ser más combativos ante las indisciplinas sociales, así como de asumir conscientemente y sin limitaciones, incluyendo cada vez más a las muchachas, la incorporación al Servicio Militar Activo.

Adalberto Hernández Santos, presidente de la FEU, señaló: «Para un análisis integral del estado de cumplimiento de los acuerdos del VII Congreso de la FEU, hay que partir, más allá de los acuerdos nacionales, de aquellos que se generaron en la base, en las brigadas y hasta en las provincias, y que estos sean el punto de partida para el diseño del trabajo que nos corresponde como organización».

En los diálogos no se pasó por alto la importancia de dar seguimiento a los planteamientos hechos por los universitarios, los cuales son un medidor de la vida en ese ámbito estudiantil y garantizan un mecanismo de retroalimentación muy útil para la organización y las instituciones de educación superior en el propósito de conocer cuáles son las principales ideas e inquietudes del estudiantado.

«El cumplimiento de los acuerdos tomados y su efectividad pasa por el papel valiente, eficaz y consecuente que debemos desempeñar los dirigentes estudiantiles en los Consejos de Dirección de los centros docentes, en los ámbitos institucionales a los cuales pertenecemos. La FEU debe lograr una comunicación amplia y directa con la UJC, concertar espacios de coordinación de acciones para el trabajo político- ideológico, además de encauzar de conjunto líneas concretas para el fortalecimiento de nuestros centros universitarios».

Para aprovechar el verano

La Unión de Jóvenes Comunistas se ha propuesto preparar este verano con amplitud y teniendo en cuenta múltiples detalles. Sus dirigentes tienen la certeza de que el éxito de esa temporada dependerá en gran medida de lo que la organización sea capaz de promover e impulsar en cada territorio.

Si como se ha reflexionado en los encuentros acontecidos en todas las provincias del país, los cuadros juveniles acrecientan la iniciativa y la creatividad, el verano servirá para abrir caminos al conocimiento y a la cultura, a la productividad con gastos mínimos y plena conciencia de la imperiosidad de ahorrar nuestros recursos.

El diseño de variadas actividades recreativas en barrios y comunidades, el vínculo con las tareas productivas y otras de profundo impacto social en municipios y consejos populares, estarán entre las principales misiones de pioneros, estudiantes y jóvenes durante la etapa veraniega.

En los intercambios de criterios con los principales dirigentes de la organización en las provincias, el miembro del Buró Nacional de la UJC, Roilán Rodríguez Barbán, puntualizó: «De manera especial la Juventud ha decidido tener entre sus tareas principales para julio y agosto, el estudio y la superación de los jóvenes. Para ello se han organizado diversos cursos de preparación. En el verano habrá tiempo para afianzar conocimientos, incorporar hábitos de lectura y debatir sobre temas de suma importancia para nuestro país y el mundo».

El también jefe del Estado Mayor Nacional de las Brigadas Estudiantiles de Trabajo (BET) y las Fuerzas de Acción Pioneril (FAPI) precisó: «Aspiramos a que muchos jóvenes estén aprendiendo algo útil y consolidando conocimientos, comenzando por nuestros cuadros de la UJC y los dirigentes de las organizaciones estudiantiles. Debemos combinar todo este esfuerzo con intervenciones comunitarias en los barrios a partir del extraordinario capital humano que se está formando en cada rincón del país, y la aplicación práctica de los diferentes perfiles de estudio».

El Buró Nacional de la UJC ha llamado a un vasto movimiento de superación. Ha profundizado en las prioridades de la Revolución, en tareas como la universalización del trabajo simple, para lo cual ha implicado a toda la juventud, con énfasis en la reincorporación de los desvinculados del estudio y el trabajo. En ese contexto, los Cursos de Superación Integral para Jóvenes han tenido particular relevancia.

En ese tópico de la temporada de julio y agosto, el primer secretario de la Juventud Comunista, Julio Martínez Ramírez, puntualizó: «El verano debe distinguirse por el empeño de crear para nuestros jóvenes las condiciones necesarias para que profundicen en el estudio y fortalezcan la conciencia revolucionaria. Debemos hacernos el firme propósito de que no exista un joven al que no le brindemos opciones de superación.

«Debemos lograr que todos los organismos e instituciones se sumen a la estrategia trazada. Tenemos el reto de que antes de que concluya el curso escolar, cada centro docente conozca al detalle lo que se ha propuesto la UJC».

El dirigente juvenil hizo énfasis en que la organización política de vanguardia necesita desempeñar un papel más activo en la Comisión de Recreación de cada municipio, de modo que no falten los análisis del contenido ideológico y educativo de cada actividad propuesta.

«Tenemos la misión —aclaró— de contribuir a impulsar ofertas más variadas en la recreación que se brinde a nuestros jóvenes; así como de ser más enérgicos ante la aparición de ofertas recreativas que no trasladen mensajes educativos y verdaderamente culturales. Estamos conscientes de que en este frente existen potencialidades aún no explotadas».

Julio Martínez exhortó a meditar y a interiorizar que la UJC es la organización de todos los jóvenes cubanos, «a los cuales tenemos la responsabilidad de representar». Destacó ese concepto al desarrollar el tema de la recreación, actividad con la cual, reconoció, «aún muchos se sienten insatisfechos».

Quedó en pie la insistencia en que, para un frente como este, hay que trabajar durante todo el año. Sería ese un modesto aporte a la colosal Batalla de Ideas que libra todo el pueblo.

Fortalezas y estímulos

La fortaleza de una organización política descansa en la disciplina y en las virtudes de quienes la integran. Por eso el miembro del Buró Nacional Hilder Torres Escalona instó a los participantes en las reuniones a buscar las mejores cualidades en quienes ingresen a la Juventud Comunista: «El crecimiento con nuevos militantes a nuestras filas continuará siendo para nosotros el proceso político más importante. Nos corresponde trabajar con todos los jóvenes, llegar a cada centro productivo, educacional y de los servicios».

Hilder Torres afirmó que la UJC no será más fuerte porque tenga más militantes, sino porque su membresía sea más combativa y comprometida con los principios de la Revolución.

Los pronunciamientos hicieron énfasis, además, en lo vital que resulta para la UJC un trabajo adecuado con la política de cuadros. Sobre este tema, Julio Martínez expresó mientras hacía referencia al cumplimiento de los acuerdos tomados en el V Pleno del Comité Nacional de la Juventud celebrado en febrero del pasado año: «No debemos ver lo acordado en esa importante reunión de trabajo como algo solamente asociado a que hoy los jóvenes que se promuevan al trabajo de la UJC cumplan con el requisito de cinco años de experiencia laboral.

«Los cambios que nos propusimos fueron muy profundos y de un largo alcance para la organización y para los futuros cuadros del Partido. Necesitamos dirigentes más preparados, que tengan posibilidades reales de conducir a los jóvenes. No podemos autolimitarnos en el momento de buscar a los mejores. Tenemos que conquistar a los idóneos y comprometerlos para el trabajo con nuestra organización.

«En tal sentido debemos profundizar en la atención y seguimiento a los cuadros y dirigentes estudiantiles que hoy están vinculados a centros de producción, de la docencia y los servicios. Debemos lograr que ellos mantengan su compromiso».

Se habló también del cuidadoso trabajo que debe llevarse a cabo con la reserva de cuadros; del perfeccionamiento de los métodos para la atención a los dirigentes juveniles; de la ampliación y diversificación de opciones de superación para los mismos; y del esfuerzo que cada compañero con responsabilidad dentro de las filas debe realizar para su preparación permanente.

Se reflexionó sobre el arsenal de argumentos con que hoy cuentan los cuadros de la UJC para el trabajo político e ideológico en cada lugar, a partir de las trascendentales Reflexiones del Comandante en Jefe Fidel y de las medulares intervenciones del compañero Raúl, ideas que deben continuarse estudiando en cada organización de base, y a las que debe volverse en el intercambio con los jóvenes.

Estos meses son propicios, como se abordó en los encuentros, para el debate en cada estructura de la UJC sobre la responsabilidad de la organización juvenil en la prevención y enfrentamiento a las indisciplinas sociales, y sobre otros temas económicos y políticos de interés.

La dirección de la UJC ha llamado a propiciar y mantener el debate profundo y sincero en cada organización de base, el cual debe tener como apoyo y estímulo las palabras del compañero Raúl en el más reciente acto por el 26 de Julio celebrado en Camagüey.

Se ha convocado a desplegar todas las fuerzas de la organización, con una presencia activa de los jóvenes en aquellos lugares donde el país más lo está necesitando.

Se ha dicho que la mayor contribución que un joven puede hacer a su país es estudiar conscientemente, trabajar con eficiencia y productividad y estar siempre listo para defender la patria, sintiendo que su aporte es válido, siempre teniendo como premisa la enseñanza de Fidel de que en el socialismo ningún hombre puede sobrar, y a nadie debemos dar por perdido.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.