El día después del paso de Gustav - Cuba

El día después del paso de Gustav

Autor:

Juventud Rebelde

Imágenes de los estragos de Gustav a su paso por Cuba

Gustav dejó heridas desgarradoras en lo humano, lo material y en el corazón de la naturaleza de la más occidental de las provincias cubanas

No hay actualmente pueblo en el mundo que le tenga mayor aprensión a las lluvias que los pinareños. No se trata de que no las necesiten para la agricultura, para llenar las presas o cualquier otro menester. Pero hoy muchas familias quisieran que no lloviera para no ver mojarse más lo poco que les dejó el huracán Gustav.

Según datos preliminares del Consejo de Defensa Provincial, el más mortífero meteoro que recuerda este territorio dejó sin techo o con graves afectaciones en estos a unos 120 000 hogares.

Esta cifra representa —para que se tenga una idea de la magnitud del desastre— muchas más viviendas dañadas que las 102 000 que en su conjunto dejaron los cuatro huracanes que azotaron en los últimos años el territorio pinareño.

Y resguardarse de las lluvias, el viento o el sereno es apenas uno de los múltiples problemas que tienen por delante los damnificados.

En muchos lugares se avizora que la electricidad demorará en llegar largo tiempo, por lo cual apenas hay con qué cocinar, e incluso qué hacer, pues no escasean quienes perdieron sus víveres en el infierno que significó Gustav.

Soluciones emergentes hay muchas. La presidenta del Consejo de Defensa Provincial, Olga Lidia Tapia Iglesias, explicaba ayer que se decidió dar una cuota extra de combustible en los municipios impactados, así como volver a entregar la canasta básica mensual a las familias afectadas.

No faltan las iniciativas locales, como la que se puso en marcha en Viñales, donde se comenzó a repartir carbón a los núcleos familiares, para que puedan cocer sus alimentos. O la de Marta Alemán, en el perdido pueblecito de Maguelles, que llevó los «mandados» de la destruida bodega para su casa, donde hoy el portal es un mostrador improvisado para despachar arroz, azúcar y hasta leche.

Estas son algunas de las variantes para paliar el impacto que tiene y tendrá en la alimentación de la población el paso de Gustav, que ha ocasionado cuantiosas pérdidas en la agricultura e incluso en los alimentos acumulados, como sucedió en Viñales, donde unas 15 000 toneladas de víveres fueron dañadas al derrumbarse el almacén municipal.

Igualmente en los territorios se activan los comedores municipales y la gastronomía popular, y las panaderías producen ininterrumpidamente gracias a los grupos electrógenos, que permitieron que siguieran con vida lugares vitales como los centros de salud y de producción de alimentos.

Se confía en este equipamiento para ir restaurando poco a poco la electricidad en la provincia, proceso que demorará en muchos lugares, dada la magnitud de los daños. En el caso de las torres de alta tensión, un centenar de estas yacen en el suelo luego de que Gustav las estrujara como si fueran de papel.

Los grupos electrógenos se están utilizando incluso en localidades como Bahía Honda, para que la gente pueda escuchar la radio y ver la televisión, pues el municipio quedó mudo y sordo desde que llegó Gustav, el cual arrancó las líneas telefónicas, y dejó al territorio sin señal de televisión y radio.

La batidora Gustav El pueblo de Los Palacios, a casi 60 kilómetros de la capital pinareña, muestra una imagen fantasmagórica. Parece un lugar bombardeado, mordido en todas sus construcciones como si un ser sobrenatural se hubiera empeñado en dejar sin techo a la mayoría de las viviendas, y en virar al revés todo vestigio verde. Las raíces están al desnudo y los troncos derribados.

Ni siquiera el parque, recientemente reanimado y del cual se preciaban sus pobladores, dejó un mínimo espacio para el descanso. Igual suerte corrieron comunidades vecinas, como Paso Real, San Diego y Paso Quemado.

En cualquier esquina de Los Palacios se encuentran testimonios de destrozo, pues según datos preliminares hubo unos 4 500 derrumbes totales y alrededor de 6 500 viviendas fueron afectadas en los techos.

En el quinto piso del edificio uno, en el pueblo de Los Palacios, Miriam Hernández Canino pasó junto a su hija terribles momentos en los que pensaba que ambas morirían. Con el nerviosismo aún en el rostro relató a los reporteros la angustia del azote de Gustav, el cual demostró que un huracán categoría cuatro se burla de persianas de madera y también de las de aluminio.

«Primero escuchamos cómo explotaba una de las persianas metálicas del cuarto. Corrimos y nos acostamos en la cama, entre dos colchones, pensando únicamente en salvar la vida. Después estallaron todas las demás. La fuerza de los vientos se llevó mis dos sillones de aluminio, que recogimos después a dos cuadras del edificio. El refrigerador fue derribado.

«Nunca pensé ver una cosa así en un edificio de apartamentos», afirma mientras se mueve nerviosa de un lado para otro en su hogar que está patas arriba, como otros miles, a dos días del paso de Gustav.

Miriam decidió quedarse en su hogar; pero una vecina suya de la tercera planta, Idania Valdés Hernández, se fue para la casa de su mamá, quien vive en bajos. Al regreso, encontró dos clósets de los cuartos prácticamente triturados, como si algún animal se hubiera dedicado a morderlos pedazo a pedazo. Una parte de la ropa voló nadie sabe adónde.

Las persianas de su apartamento son de madera. Todo indica, según lo que ella dedujo, que al penetrar los fuertes vientos por una, arrancaron después la puerta del cuarto de su hijo, la cual posiblemente salió disparada como un proyectil y rompió el balcón.

A pocos metros de allí, otros vecinos, prácticamente en pánico ante las fibras que volaban cual aspas de helicóptero, no encontraron más refugio que el dugout del estadio, donde mismo se refugian los peloteros del sol, el cual, por estar más bajo que el nivel de la tierra, les sirvió de refugio, aun cuando los muros y hasta parte de las gradas cedieron ante las embestidas del viento.

Incluso en el preuniversitario del municipio, donde se albergaban 198 personas, las ventanas volaron hacia cualquier parte, y hubo que utilizar la nevera de la cocina para salvaguardar a mujeres y niños.

Los récords del récord Gustav indudablemente marcará un hito, con sus récords de diverso tipo, y con una fuerza que demostró no creer en nada, como lo evidencian las más de cien torres de alta tensión caídas, o los cientos de kilómetros de líneas telefónicas y de electricidad que yacen en el piso.

Para despejar cualquier duda sobre las infernales ráfagas, hasta la estación meteorológica de Paso Real de San Diego llegó el mismo doctor José Rubiera, jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología.

Lo primero que pidió fue consultar la gráfica que registraba la fuerza de los vientos, cuya última marca registra una ráfaga de 340 kilómetros por hora, momento en el cual el equipo cedió ante el empuje de la naturaleza.

Rubiera precisó que con esa cifra se rompió el récord de velocidad máxima del viento para Cuba, que databa del 18 de octubre de 1944, cuando en Casablanca se registraron 262 kilómetros por hora.

Gustav penetró por tierra firme en un punto cercano a Punta Carraguao y salió, después de avanzar a unos 18 kilómetros por hora, por la localidad de Manuel Sanguily, al norte, en el municipio de La Palma.

La naturaleza, incluso, se dañó a sí misma. Viñales, Paisaje Cultural de la Humanidad, llora hoy la pérdida de sus senderos naturales, y apenas comienzan las evaluaciones para determinar hasta qué punto fue impactada la flora y fauna del lugar.

Lo que sí ya se sabe, es que sitios como el emblemático Mirador y el hotel Los Jazmines, construidos en 1960, no podrán acoger a turistas durante un buen tiempo, pues ambos fueron seriamente afectados.

En el hotel, la última planta cedió completa, e incluso los aires acondicionados salieron volando y cayeron en múltiples lugares, entre estos encima de autos estacionados en el parqueo.

También La Ermita, Rancho San Vicente y hasta el mismo Mural de la Prehistoria fueron devastados por el huracán, que sacudió hasta sus cimientos a toda la Sierra del Rosario, y a sitios emblemáticos como Mil Cumbres o la Comunidad de Las Terrazas.

Quizá con alguna tecnología satelital pueda apreciarse el surco de destrucción dejado por Gustav de norte a sur en Pinar del Río, pero desde las alturas de Sierra del Rosario, en el camino a Bahía Honda, pudiera ser posible, con buenos prismáticos, seguirle la huella al huracán, que en muchos lugares solo dejó como testigos los penachos desnudos y quemados de las palmas reales que lograron sostenerse.

Los apuros del otro cepeda

Recorriendo el pueblo cuyo nombre hiere ahora los sentidos, Los Palacios, y en busca de testimonios de cómo sus pobladores vivieron más de seis horas como si estuvieran dentro de una centrífuga, nos hablaron de una de las residentes de más edad: Eustasia Fuentes Báez, de 80 años.

«Esta casa de madera y tejas que ahora se regaron por todos lados allá arriba, es de 1950. Era de tabla y la construimos de mampostería. En 1944 yo vivía en Los Pinos, San Cristóbal. Aquel ciclón no fue como este. La casa en la que yo vivía entonces, era de madera y guano, pero no le pasó nada. Fue un paseíto que comenzó a las dos de la madrugada y duró unas dos horas.

«Este Gustav nos azotó más de seis horas, pues hubo personas en la casa que midieron el tiempo mientras escuchábamos cómo todo volaba allá afuera».

Carlos Cepeda González, hermano del pelotero Frederich Cepeda, tiene mucha menos edad que Eustasia, pero llevaba 24 años detrás del timón sin un accidente... hasta que Gustav se cruzó en su camino.

Iba con su rastra remolcando un contenedor con 104 refrigeradores, cuando la lluvia ya no le dejó ver nada. Decidió pararse debajo de un puente a esperar a su otro compañero, para emparejar ambos camiones y anclarlos. El viento no lo dejó.

Las 35 toneladas de mercancía, y el peso de la misma cuña, fueron levantados por el viento y tiradas contra las columnas del puente, mientras que el atontado Cepeda salía de la cabina sin creer todavía lo que pasó.

Solidaridad repartida

La solidaridad y el apoyo moral se multiplican como bálsamo en los territorios azotados por Gustav. De una casa salen alimentos para varias, un vaso de café se comparte en cuatro, y hay viviendas que se han convertido en almacén para las pertenencias de sus vecinos.

La gastronomía popular tiene ahora ante sí el gran desafío de ayudar a paliar los problemas con la cocción de alimentos al faltar el fluido eléctrico.

Se buscan alternativas para el abasto de agua, la rehabilitación de las unidades gastronómicas o el alojamiento temporal de los afectados, apelando en muchas ocasiones a la solidaridad de familiares y vecinos.

Poco a poco comienzan a llegar algunos recursos al territorio: tejas de asbestocemento, acero y puntillas, según información de la Presidenta del Consejo de Defensa provincial.

Ya prestan su ayuda solidaria brigadas de linieros de la Unión Eléctrica Nacional procedentes de provincias como Guantánamo, Santiago de Cuba, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Villa Clara y Cienfuegos, quienes trabajan en la provincia levantando postes y recomponiendo tendidos de cables en los ocho municipios más afectados, mientras que con fuerzas propias se han ido restableciendo paulatinamente los demás territorios y algunas zonas de la capital provincial.

El camino no será fácil. Los daños son abrumadoramente cuantiosos. Pero los pinareños, gente sencilla y trabajadora, saben que no están solos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.