Concluyó el 10mo. Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez in Memóriam - Cuba

Concluyó el 10mo. Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez in Memóriam

En estos momentos se restauran los Noticieros ICAIC, pues han sido nominados al Premio Memoria del Mundo, que otorga la UNESCO

Autor:

Rocío Trujillo Olivares

SANTIAGO de Cuba.— «Esta edición del Festival contó con una mayor calidad en las 26 obras y en los cuatro proyectos en competencia. Igual de talentoso fue el certamen fotográfico en el que recibimos obras de una excelente composición artística. Es que el nombre de Santiago Álvarez convoca porque sus trabajos son sinónimos de calidad», confesó a JR Lázara Herrera, directora del Festival Internacional de documentales que lleva el nombre de este maestro del celuloide.

Con la entrega de los premios colaterales en la sala Titón de la UNEAC; y de los oficiales en el Salón de los Vitrales de la plaza de la Revolución Antonio Maceo, concluyó este viernes el 10mo. Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez in Memóriam que tiene por sede la ciudad de Santiago de Cuba.

Durante estos cinco días de tensión para los concursantes y de desvelo para lo miembros del jurado y organizadores, muchas han sido las actividades que han ocupado las jornadas de todos los participantes en el evento.

Las sesiones teóricas estuvieron conducidas por el crítico de cine Frank Padrón, quien supo guiar acertadamente los debates provocados por los destacados ensayistas, teóricos e investigadores Román Gubert y Pau Montagu, de España; Orlando Senna, de Brasil; y Omar González y Reynaldo González, de Cuba. Las principales temáticas abordadas fueron la objetividad e intencionalidad del cine documental; los nuevos modos de producción y distribución; las nuevas tecnologías; la cubanía en el cine; y el documental en la televisión.

«Este Festival está muy bien estructurado desde el punto de vista teórico y de programación. Sigo viendo que lamentablemente no hay todo el público que se quisiera, pues son muy valiosas las conferencias que se han impartido en estos días. Quizá le haga falta un poco más de promoción porque un evento sólido y prestigioso como este requiere todavía de mayor flujo de público», aseguró Padrón.

Durante los encuentros teóricos también se presentaron los libros Sinfonía inconclusa para cine cubano, del propio Padrón; y Santiago Álvarez, reflexiones, testimonios, relámpagos en un instante de peligro, de los argentinos Sebastián y Pablo Russo.

«Santiago Álvarez era un hombre no solo de acción sino también de reflexión, si tenemos en cuenta que desde ese entonces las producciones iban acompañadas de un determinado pensamiento. Dejó varios escritos sobre su trabajo y lo que traemos es como una guía básica de esa obra para ayudar a difundir sus ideas», expuso Pablo.

Por otra parte los salones de los Centros Culturales Cinematográficos Rialto y Cuba, el museo Emilio Bacardí y la biblioteca provincial Elvira Cape, se engalanaron con las exposiciones fotográficas Lo trascendente de lo cotidiano, sobre los diez años de Festival; El ojo de la Revolución, curada por las argentinas Paloma García y Paula Romero, que nos muestra el universo creador y parte de la vida de este documentalista; y En Blanquinegro, fotos de Ovidio González Hernández hechas con la antigua técnica de plata sobre gelatina.

En las noches de festival se hicieron presentaciones de documentales con pantallas móviles en diferentes barrios y repartos de la ciudad, donde los vecinos pudieron intercambiar con los realizadores.

A propósito del certamen, la Dirección Provincial de Cultura de Santiago de Cuba entregó a Omar González, presidente del ICAIC, un reconocimiento especial por los 50 años que cumplirá esa institución el próximo 24 de marzo.

Dania Mesa, directora provincial del sector de la cultura, se comprometió a contribuir para lograr una mayor participación de realizadores cubanos en próximas ediciones del Festival.

Durante estos días fueron homenajeados los cineastas cubanos recientemente fallecidos Humberto Solás y Octavio Cortázar.

De igual modo se recordaron los 90 años que cumpliría Santiago Álvarez. Se patentizó con el visionaje de sus filmes, especialmente de los Noticieros ICAIC, los cuales protagonizaron en la pantalla grande las noches del evento. De esta gran obra se realizaron 1 491 ediciones; 600 de ellas hechas completamente por el documentalista y muchas otras bajo su supervisión.

En estos momentos se restauran los Noticieros ICAIC, pues han sido nominados al Premio Memoria del Mundo, que otorga la UNESCO.

«Es necesario despertar el interés de los jóvenes en visionar este tipo de obras. Si no se les muestran cómo van a saber que existen. Hay que hacer algo para difundir más estos noticieros que tienen tanto valor dentro de la historia del cine cubano y mundial», comentó Lázara Herrera.

Santiago Álvarez comenzó a trabajar con el celuloide a la edad de 40 años. La carrera que le ganó al tiempo gracias a su talento, sensibilidad y espíritu revolucionario le permitieron dejar un legado de cerca de un millar de obras. Filmes como 79 primaveras, Hanoi, martes 13, y El tigre saltó y mató, pero morirá, morirá, además de los Noticieros ICAIC avalan su trayectoria.

En esta edición del Festival Internacional el jurado de documentales en concurso, integrado por Alejandra Islas, de México, Pau Montagu, de España, Gisela Busaniche, de Argentina, y Miriam Talavera, de Cuba, decidió otorgar el Gran Premio Santiago Álvarez a la obra Tapólogo, de Gabriela y Sally Gutiérrez Dewar. Asímismo el primer premio recayó en El Círculo, de José Pedro Charlo y Aldo Garay; el segundo lugar fue para Siete Instantes, de Diana Cardozo; y el tercero en GAP: Grupo de Amigos Personales de Allende, de Claudia Serrano. En la categoría de Ópera Prima resultó ganadora Tacones Cercanos, de Jessica Rodríguez.

En el concurso de fotografía el premio del jurado integrado por Carlos Bosch, de Argentina; y Liborio Noval y Rufino del Valle, de Cuba, fue para Mi Habana por dentro (tríptico), de Raúl Cañibano. Se otorgaron menciones a Esperando la esperanza, de Belkis Gorrín; y Serie Vestigios, de Malena Barrios.

El jurado de proyectos en competencia, integrado por Carlos Sánchez Sosa de México, Víctor Casaus, de Cuba y Javier Casal, de España; concedieron el premio a Gatillo Fácil, de Rodrigo Sepúlveda.

María Julia Grillo, en nombre de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, reconoció el documental Raza, de Eric Corvalán Pellé.

La 11na. edición del Festival, a desarrollarse del 7 al 12 de marzo de 2010, llevará como lema El cine documental en el mundo contemporáneo y tendrá a Brasil como país invitado de honor.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.