Entre la mafia y el plagio

Importantes obras que denuncian la presencia y vínculos de grupos gansteriles en la Cuba de antes de la Revolución, del escritor Enrique Cirules, han sido burdamente «canibaleadas» por un escritor de Estados Unidos

Autor:

Luis Hernández Serrano

El escritor camagüeyano —novelista, narrador y ensayista— Enrique Cirules, autor de Conversación con el último norteamericano, Los guardafronteras, El imperio de La Habana, Hemingway en la cayería de Romano, La vida secreta de Meyer Lansky en La Habana y otras obras agotadas en las librerías, se encuentra muy ofendido porque ha sido plagiado burdamente por el estadounidense T. J. English, en un texto que ya circula en estos momentos en la nación norteña.

El primer libro de Cirules, nativo de Nuevitas, fue Los perseguidos, Premio de Cuento del Concurso 26 de Julio del MINFAR, publicado en 1972, pero el que lo hizo verdaderamente famoso, un año después, fue Conversación con el último norteamericano.

Cirules denuncia y considera ese plagio un cruel «canibaleo» de su obra y parte de un proyecto para manipular sus libros El imperio de La Habana y La vida secreta de Meyer Lansky en La Habana.

—¿Cómo se enteró del hecho que lo ha ofendido?

—Recibí la noticia de que en 2008 un tal T.J. English había publicado en Estados Unidos el libro titulado Havane Nocturne, donde se me plagia burda y profusamente.

«Es un libro que los más importantes medios de prensa estadounidense califican como un bestseller; sin embargo, algunos lectores de esa nacionalidad que conocen mi obra insisten en que es un innegable plagio.

«En Havane Nocturne —de la Editorial Harper en New York, London, Toronto y Sydney, en formato grande, con 397 páginas y 34 fotos— a T.J. English se le otorga, además, la primacía sobre las historias de Meyer Lansky en la capital cubana y la mafia en Cuba».

—¿Qué hizo usted ante tal fraude?

—Mandé a buscar el libro y comencé a leerlo, a estudiarlo detenidamente. Y descubrí que el autor, English, dedicaba el texto «In memory of Armando Jaime Casielles (1931-2007), and for the Cuban people».

«La segunda sorpresa fue ver una foto donde reconocí a ese personaje. Él había tocado a mi puerta, confesando su admiración por mí y que deseaba conocerme. De pronto, mientras estábamos hablando, lo sorprendí conectando a escondidas una pequeña grabadora. Le ordené que apagara ese equipo y se fuera, pero este señor me rogó que lo dejara tomarse una foto conmigo.

«Leí su texto y comprobé que T. J. English había copiado literalmente una buena parte de mis libros. Había plagiado cientos de las páginas que en 1993 yo había ofrecido en El imperio de La Habana. Por supuesto, excluía mis análisis y mis conclusiones históricas, mas incluía absolutamente todas las memorias de Jaime Casielles acerca de la presencia del jefe del clan mafioso Havana-Las Vegas en Cuba, revelados al mundo por primera vez en 2004, en mi libro La vida secreta de Meyer Lansky en La Habana».

—¿Habla de historias desconocidas antes de 1993 y hasta 2004?

—El tema de la mafia ha sido muy tratado desde la ficción, por escritores y cineastas de casi todas las partes del mundo. Pero cuando yo comencé a estudiar a la mafia norteamericana era un tema estancado por los delirios de una prodigiosa invención y manipulación literaria y cinematográfica.

«En 1989 recibí sustanciosas proposiciones para que, con los descubrimientos que estaba realizando, escribiera una novela, y no me adentrara “en esa escabrosa construcción” de un texto de otra naturaleza.

«Y es que encontré documentos de tal importancia que mi decisión fue transmitirles a los cubanos y a la opinión pública internacional lo que había acontecido realmente con el clan Havana-Las Vegas. No quise unir mi trabajo investigativo a las manipulaciones de una literatura de ficción».

—¿Puede referirse a sus descubrimientos?

—Una nueva comprensión de esa época, muy sensible a las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos; y por extensión, a sus consecuencias hasta hoy. Y el viraje que significó la publicación de El imperio de La Habana en 1993, en los análisis históricos de los 25 años que antecedieron al triunfo de la Revolución Cubana.

«Incluso, a partir de 1995 las guías turísticas generadas en Miami (Indight Guides Cuba, Houghton Mifflin Company, Miami, 1995), tuvieron que aceptar el maridaje entre la tiranía de Batista y la mafia norteamericana, excluyendo, por supuesto, la ayuda que recibió el dictador cubano de los servicios especiales de Estados Unidos para dar el golpe de Estado en Cuba en 1952».

—¿Qué temas excluyó el plagiador?

—Muchos. Uno de los más importantes ha sido ocultar la existencia en Cuba, antes de la Revolución, de una trilogía del poder real: grupos financieros-mafia-servicios especiales estadounidenses, que, voraces, establecieron en nuestra patria un Estado de corte delictivo, plegado a los intereses del clan Havana-Las Vegas.

«En este proyecto las agencias especiales estadounidenses estuvieron muy comprometidas con el golpe batistiano del 10 de marzo, dirigido a que el tirano regenteara de nuevo el poder aparente, en el esquema de dominación implantado por Estados Unidos en la Isla».

—¿A qué conclusiones llegó con el libro de T. J. English?

—Es un libro armado de una manera taimada y astuta, con capítulos iniciales dirigidos a crear una atmósfera, pero en general aborda en ellos aspectos ya conocidos.

«Y aunque English asegura haber utilizado una cuantiosa gama de fuentes, Havane Nocturne ha sido construido con un solo fin: apoderarse de las revelaciones que hice en 1993 en El imperio de La Habana, y sobre todo adueñarse de los espacios que en 2004 anunció mi libro La vida secreta de Meyer Lansky en La Habana, las memorias de Jaime Casielles, el chofer, guardaespaldas y valet de Meyer Lansky, sobre el jefe del clan mafioso Havana-Las Vegas, durante 1957 y 1958».

—¿Puede contar algunas de las historias plagiadas en La vida secreta…?

—El «canibaleo», el plagio vulgar, incluye cientos de páginas, muy variadas historias y revelaciones de El imperio… y de La vida secreta… Va desde los encuentros de Lansky con Batista, a la reunión de toda la mafia norteamericana en República Dominicana, en julio de 1958, bajo los auspicios del «generalísimo» Leónidas Trujillo.

«También, los parajes secretos de Lansky en La Habana, paseos y actividades preferidas, estructuras mafiosas, amores y nostalgias, sus proyectos, sus entrelazamientos, su metodología y los grandes negocios que emprendió el referido clan en Cuba en medio de la guerra contra las familias sicilianas de New York por el reparto de los negocios que se estaban generando en la capital cubana.

«La vida secreta… es descubrir a Lansky por y desde dentro, con sus costumbres, hábitos, temores y ensueños. Sus paseos y actividades en los entornos de la esplendorosa Habana. English copia 14 capítulos de ese libro mío y de una manera muy astuta deja abierto espacios para una futura manipulación. Se sabe robando y estafando un tema hasta hoy muy sensible en los análisis de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

«Y trata de encubrir el plagio diciendo que esas informaciones las obtuvo en entrevistas con Armando Jaime Casielles. Lo plagia en 16 ocasiones. (La primera: p.128. Lansky refuging handshake: Cirules (1), pp.113-114; authour interview, Armando Jaime Casielles; y la 16 (la última): Jaime last conversation with Lansky: Ibid. Also authour interview, Armando Jaime Casielles.

«Esta supuesta entrevista, quizá una grabación de nuestras intervenciones, de Jaime o mía, en las múltiples presentaciones que hicimos de nuestros libros durante 2004 y 2005, no autorizan de ningún modo al señor English a plagiar la propiedad intelectual ajena.

«Él dice haber realizado una entrevista a Casielles los días 24 y 26 de enero de 2007, pero es absolutamente falso, pues Casielles muere 17 días más tarde, el 12 de febrero de 2007, después de permanecer dos meses en cama, gravemente enfermo, con cáncer en el único pulmón que le quedaba, y respirando con la ayuda de un balón de oxígeno.

«En Havane Nocturne, English menciona mis libros y mi nombre en 72 ocasiones, tratando de justificar el “plagio” o el intenso “canibaleo”. Y, como si fuera poco, dice que esa información se debe a entrevistas suyas.

«Miente, tergiversa, estafa, manipula un período de singular importancia en la historia de la nación cubana, y deja múltiples ventanas abiertas, cuyo objetivo esencial es continuar manipulando nuestro pasado. Pone a Batista, sí, en alianza con la mafia en Cuba, ¡pero sin la complicidad de Estados Unidos!».

—¿Estarán sus libros sobre la mafia en la Feria del Libro de 2010?

—Sí, El imperio de La Habana y La vida secreta de Meyer Lansky..., los dos libros, serán presentados allí unidos en un solo tomo, en una edición al cuidado de Ana María Bach. En nuestra patria es la quinta edición de El imperio… y la cuarta de La vida secreta

—Hábleme de estos libros suyos en el extranjero.

El imperio… circula en inglés en Inglaterra, Australia, Estados Unidos y otros países. Una traducción en Brasil; y una edición de lujo, de ambos títulos, de reciente publicación, por la Editorial Chavín, de España. La traducción al inglés de La vida secreta… ya está.

—¿Proyectos?

—Muchos, seguir investigando y escribiendo, convencido de que apenas estoy comenzando.

—¿Alguna evidencia más sobre los plagios de sus obras?

—Mejor ahora me reservo otras revelaciones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.