Jóvenes cubanos se interesan por trabajar la tierra

Unos 21 000 jóvenes menores de 30 años, en su gran mayoría hijos de campesinos, están asociados a cooperativas cubanas, una cifra que se considera aún baja

Autor:

Dora Pérez Sáez

El país pondrá en marcha más de 50 institutos politécnicos agropecuarios, y nosotros tenemos la responsabilidad, junto al Ministerio de Educación, de llevar a los jóvenes a que se preparen, para contar con más técnicos aptos para la Agronomía, la Veterinaria, la inseminación, la actividad fitosanitaria…, y que luego fortalezcan nuestro trabajo.

Así expresó a la prensa Orlando Lugo Fonte, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en el VIII Encuentro Internacional de Agricultura Orgánica y Sostenible, que comenzó este martes en la capital y que constituye el evento técnico previo al X Congreso de la ANAP, el cual se celebrará el próximo fin de semana.

Según reveló, 21 000 jóvenes menores de 30 años, en su gran mayoría hijos de campesinos, están asociados a cooperativas, una cifra que se considera aún baja.

«Con la inyección que hemos tenido gracias a la aplicación del Decreto Ley 259, mediante el cual se están entregando tierras en usufructo, están entrando a la organización muchos más muchachos. Nuestra misión ahora es prepararlos para que sean útiles y ayuden a la producción».

Al congreso de la ANAP está prevista la asistencia de 860 delegados y 150 invitados de todo el país, quienes debatirán aspectos como la comercialización, la atención a la base productiva por parte del sistema empresarial y las prácticas agroecológicas.

«Uno de los temas que más se ha discutido es el del impuesto sobre los ingresos personales, establecido en este sector en un cinco por ciento. Los campesinos piensan, y no les falta razón, que dicho gravamen debe pagarse de manera progresiva. No es justo que uno que produce y gane más, pague el mismo impuesto que aquel que gana menos.

«Y las condiciones naturales de Cuba propician esta diferencia, pues tenemos suelos de primera, de segunda y hasta de cuarta. Lógicamente el que siembra en un suelo de máxima calidad, tendrá mayor productividad y utilidades que el que lo hace en uno de cuarta categoría.

«Por ello nos parece muy justo, y estoy seguro de que los campesinos se pronunciarán en ese sentido, que quien gane más pague más impuestos. Incluso, algunos productores podrían ser exonerados de ese deber».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.