La Revolución fracasará si no sabemos superar nuestros errores

El poder del Partido Comunista radica en su autoridad moral y el convencimiento que emana de los actos justos de sus  militantes, aseguró Raúl Castro, durante la presentación del Informe Central al VI Congreso del Partido

Autor:

Juventud Rebelde

Lo único que puede hacer fracasar el socialismo y la Revolución en Cuba es nuestra incapacidad para superar los errores que hemos cometido por más de cincuenta años y los nuevos que pudiéramos cometer, aseguró Raúl Castro Ruz en el discurso inaugural del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

Al referirse a la necesidad de efectuar una Conferencia del Partido, la cual ya se anunció y se efectuará a finales de enero del 2012, el Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba aseguró que uno de los grandes errores ha sido confundir el papel y las funciones del Partido y el Gobierno.

Por las deficiencias en el funcionamiento de los órganos administrativos del Gobierno en el cumplimiento de sus funciones —aseguró— el Partido se vio involucrado en tareas administrativas que no le corresponden.

Lo primero para enmendar un error es reconocerlo en toda su dimensión, enfatizó.

No fuimos consecuentes en el cumplimiento de las instrucciones del propio Comandante en Jefe Fidel Castro, expresó, y nos dejamos llevar por las urgencias y las improvisaciones.

Al respecto, recordó que el 26 marzo de 1962, al Fidel comparecer ante la radio y la televisión para explicar al pueblo los métodos y el funcionamiento de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), que antecedieron a la creación del Partido, este explicó que esa organización dirigía a través del propio Partido y de la administración pública, pero los funcionarios debían tener autoridad, un administrador debía tener autoridad, pues quien decide es el administrador, porque la responsabilidad es suya.

Raúl señaló que esa orientación, que se impartió hace 49 años, cuando una buena parte de los reunidos en el actual VI Congreso no habían nacido todavía, se ha violado reiteradamente.

Al señalar que incluso en ocasiones se copiaron métodos y formas de otros países, que también eran erróneos, explicó que el funcionamiento del Partido y del Gobierno tiene que organizarse de acuerdo con las características y experiencias de nuestro país.

Sobre esto puntualizó que, como dijera Fidel desde 1973 cuando se organizaba el Primer Congreso del PCC, el Partido dirige y controla a través de vías y métodos que son propios, y que se diferencia de los que dispone el Estado para ejercer su autoridad.

Las disposiciones del Partido no poseen carácter obligatorio para todos los ciudadanos, pues solo deben cumplirlas sus militantes a conciencia. El hecho de que el Partido no disponga de ningún aparato de coerción para hacer cumplir obligatoriamente sus disposiciones a todos, señaló, es una diferencia importante entre esta organización y el Estado, señaló.

Por ello es necesario no solo este Congreso, sino también la Conferencia Nacional del Partido, establecida en los estatutos y que nunca hemos utilizado, para hacer un chequeo de sus acuerdos y tomar las medidas que corresponda.

Raúl explicó que hoy más que nunca son necesarias modificaciones en el estilo de trabajo del Partido, con el objetivo de hacer cumplir el Artículo V de la Constitución cubana, el cual plantea que el PCC es la vanguardia organizada de la sociedad cubana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.