Para salvaguardar el pasado

Diversas entidades desarrollan acciones en el Valle de los Ingenios para frenar el deterioro

Autor:

Miguel Ángel Valdés Lizano

SANCTI SPÍRITUS.— Varias entidades de esta provincia intensifican las acciones para contrarrestar el deterioro del Valle de los Ingenios, declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1989, junto con el centro histórico de Trinidad.

La estrategia, que se ejecutará durante una década rectorada por el Ministerio del Turismo, cobró auge especial en los últimos dos años, también gracias al apoyo de otras entidades como la Oficina del Conservador, Flora y Fauna, el MINAZ, así como la ANAP, informó la ingeniera Anaís Gómez Hernández, directora provincial de Patrimonio.

De acuerdo con la funcionaria, las acciones han favorecido la restauración de algunas de las 13 haciendas coloniales existentes en la zona y diez barracones de esclavos. Agregó además que se repararon viales, puentes y líneas férreas.

Otra iniciativa de relevancia ha sido el desbroce de los campos de marabú para la siembra de caña y otros cultivos para la alimentación humana o animal, tarea impostergable si tomamos en cuenta que la presencia de los cañaverales avaló la categoría concedida por la UNESCO; pero este elemento paisajístico permaneció amenazado los últimos tiempos, entre otras causas, por la desaparición de la tradicional industria azucarera en la región.

Para fortalecer el atractivo turístico de la zona se pretende instituir como museo del azúcar al antiguo Complejo Agroindustrial FENETA, mientras la zona del ingenio de San Isidro acoge a los visitantes como museo para la interpretación de la arqueología a cielo abierto.

Gómez Hernández informó que existen dos ómnibus y se han recuperado locomotoras clásicas para potenciar los recorridos por el Valle, acompañado de acciones para resaltar los valores del medioambiente.

Valoró la Directora que, aunque no se ha avanzado como se pretende hasta alcanzar un verdadero desarrollo sostenible, predomina la voluntad ante el insuficiente financiamiento, los escasos recursos para detener el retoño del marabú y la complejidad de las restauraciones en aquellas edificaciones patrimoniales habitadas por los lugareños.

El Valle de los Ingenios, ubicado en las inmediaciones del Escambray y en la costa sur en el centro de Cuba, alcanzó especial esplendor gracias a la producción azucarera en la primera mitad del siglo XIX, después del declive de la industria en Haití, como consecuencia de la revolución que sacudió la vecina nación antillana.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.