«Ahorrar para crecer»

La exhortación la hizo en La Habana a los agricultores del mundo, el Doctor Garvin Lindsay Wall, experto de la FAO, durante la inauguración de la IV Convención Trópico 2012

Autor:

Patricia Cáceres

Se puede aprender mucho de Cuba, un país que ha logrado desarrollar un programa agrícola urbano y periurbano con un enfoque de «ahorrar para crecer», pese a que el 75 por ciento del total de su población reside en zonas urbanas, y que eventualmente recibe el azote de desastres naturales.

La afirmación la hizo este lunes el Doctor Garvin Lindsay Wall, director de Agroindustria y Agricultura Rural (AGS), y de Producción y Protección Vegetal (AGP) del Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), durante la inauguración de la IV Convención Trópico 2012, que sesionará hasta el viernes próximo en el Palacio de Convenciones de La Habana.

«Para alimentar a una población mundial cada vez más numerosa no hay más opción que intensificar la producción agrícola. Pero los agricultores enfrentan limitaciones inéditas. Para crecer, el sector agrícola debe aprender a ahorrar», explicó el experto.

Los agricultores —dijo— necesitarán un conjunto genéticamente diverso de variedades mejoradas de cultivo, que sean adecuadas para múltiples agroecosistemas y prácticas agrícolas, y que además sean resistentes al cambio climático.

Destacó también que la intensificación sostenible requiere tecnologías de irrigación más inteligentes, de precisión y prácticas agrícolas que utilicen enfoques ecosistémicos para conservar el agua.

«La agricultura debe, literalmente, volver a sus raíces, redescubriendo la importancia de los suelos sanos, aprovechando las fuentes naturales de nutrientes para las plantas, y empleando los fertilizantes minerales de manera racional.

«Los plaguicidas matan las plagas, pero también a los enemigos naturales de las mismas, y su uso excesivo puede dañar a los agricultores, los consumidores y el medio ambiente. La primera línea de defensa es un agroecosistema sano», subrayó el directivo de la FAO.

Según el experto, para alentar a los pequeños productores a adoptar la intensificación sostenible de la producción agrícola, es necesario introducir cambios fundamentales en las políticas e instituciones de desarrollo agrícola.

«La agricultura tiene que ser rentable. Es preciso que los pequeños productores puedan costearse los insumos y tengan la seguridad de que obtendrán precios razonables por sus cultivos.

«En muchos países se necesitan reglamentos para proteger a los agricultores frente a comerciantes sin escrúpulos que venden semillas y otros insumos de mala calidad. Se necesitará una inversión considerable en los países en desarrollo, con vistas a ofrecer a los agricultores las tecnologías adecuadas y mejorar sus habilidades mediante escuelas de campo», concluyó.

La cuarta edición de la Convención Trópico 2012 se dedica en esta ocasión a los días mundiales de la Biodiversidad y el Medio Ambiente. El evento cuenta con la asistencia de 200 delegados nacionales y cien extranjeros de 12 países, quienes debatirán sobre temas como la inseguridad alimentaria, los riesgos ante desastres naturales y la mitigación de sus impactos, la pérdida de biodiversidad y otros problemas socioambientales del mundo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.