Con el periódico Patria, Martí buscó formar y educar

Es necesario estudiar lo puramente periodístico y literario de Patria y ver cómo el Maestro convierte un suceso noticioso en información útil y amena, expresó el Doctor en Ciencias Históricas Pedro Pablo Rodríguez

Autor:

Luis Hernández Serrano

La idea de que el periódico Patria debe ser mucho más estudiado como obra del organizador de la Revolución de 1895, fue uno de los criterios asumidos por los participantes en el segundo día de sesiones del Simposio sobre el Partido Revolucionario Cubano y el diario concebido y dirigido por José Martí, que concluirá la tarde de este viernes en el Centro de Estudios Martianos (CEM), de la capital.

El Doctor en Ciencias Históricas Pedro Pablo Rodríguez, jefe de la Edición Crítica de las Obras Completas del Apóstol en dicho centro, sostuvo que «Martí no solo dirigía el periódico Patria, sino que lo armaba, lo vivía, lo disfrutaba, lo gozaba».

Argumentó que es necesario estudiar lo puramente periodístico y literario de Patria y ver cómo el Maestro convierte un suceso noticioso en información útil y amena.

«Es preciso estudiar cómo lo hace y cómo enjuicia cada hecho. Sería bueno tirarlo en papel y verlo día por día, número por número, asunto por asunto», sentenció y añadió: «Que nuestro pueblo reconozca —y sobre todo las nuevas generaciones— que no fue una empresa mercantil, que con él Martí no buscó ganancias, sino formar, educar y mover a los lectores».

Aclaró que El Mensajero Semanal, de José Antonio Saco, no era rentable, como no lo fue El Habanero, de Félix Varela, y ni siquiera El Siglo, diario de la gran burguesía cubana de aquella época.

La Doctora Carmen Suárez León, investigadora del CEM, dijo que hay que estudiar a Martí no como una estrella sola, sino como una constelación. Que es necesario leerlo más, aunque no sea lectura fácil, y recordó que Lezama Lima decía que «solo lo difícil era estimulante».

El Doctor Salvador Arias García, de la misma institución, advirtió que «hasta lo escrito por Martí sobre música y arte en ese periódico era un arma revolucionaria, como el caso de La Bayamesa, de Perucho Figueredo, considerado su himno, “para que lo entonen todos los labios”, como aseveró el Apóstol».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.