Google censura a Cuba servicio estadístico Analytics

Google Analytics ofrece un servicio potente de estadísticas de sitios web y blogs, independientemente del tamaño de estos. Como dice el anuncio de la aplicación, «se trata de una de las soluciones de análisis web más completas del mercado y, además, es gratuita». Pero no para la Isla

Autor:

Cubadebate

El servicio de Google Analytics amaneció hoy bloqueado para los usuarios de la Isla, según denunció esta mañana Cubadebate y fue comprobado por Juventud Rebelde.

Cuando desde una máquina en Cuba se intenta acceder al servicio, que utiliza la mayoría de los medios digitales y blogueros del país, aparece un mensaje que remite a la página del Departamento del Tesoro que vigila el cumplimiento de las sanciones establecidas por el bloqueo de los Estados Unidos:

«We’re unable to grant you access to Google Analytics at this time. A connection has been established between your current IP address and acountry sanctioned by the U.S. government. For more information, see http://www.ustreas.gov/offices/enforcement/ofac/

(No podemos ofrecer el acceso a Google Analytics en este momento. La conexión establecida desde su dirección de IP actual pertenece a un país sancionado por el gobierno de los EE.UU. Para obtener más información, vea: http :/ / www.ustreas.gov/offices/enforcement/ofac/ -página que establece las sanciones del bloqueo contra Cuba-)

Google Analytics ofrece un servicio potente de estadísticas de sitios web y blogs, independientemente del tamaño de estos. Como dice el anuncio de la aplicación, «se trata de una de las soluciones de análisis web más completas del mercado y, además, es gratuita». Pero no para la Isla.

Este no es el único servicio que Google censura a los cubanos por la sinrazón del bloqueo. No están al alcance de los internautas que se conectan en la Isla utilidades como Google Earth, Google Destktop Search y Google Toolbar. Tampoco accedemos Google Code Search, que supuestamente promueve las bondades del software libre.

La prohibición funciona extraterritorialmente. Por ejemplo, quien desee descargar el Google Desktop en aplicaciones ubicadas en cualquier país que no sea Estados Unidos, tampoco podrá hacerlo si los robots detectan que la dirección desde donde se conecta el usuario es cubana, aun cuando suelen aparecer en los servicios locales un acápite de Términos y Condiciones, como este que ofrecen las web españolas:

«(Estas páginas) serán reguladas por e interpretadas de acuerdo con la legislación española y las Partes, con renuncia expresa a cualquier otro fuero que les pudiera corresponder, se someten a la jurisdicción exclusiva de los Tribunales españoles para cualquier disputa o litigio que pudiera surgir derivado del presente Contrato, de acuerdo con la normativa que le resulte de aplicación».

Eso significaría que la negativa de Google a ofrecer este programa a Cuba está violando las leyes españolas, pues entre la nación caribeña y ese país no existe ningún tipo de limitación comercial que impida intercambiar productos. Aún así, la sanción se ejecuta impunemente contra los cubanos.

Tampoco es la primera vez que Google censura a los medios de la Isla. En la tarde del 11 de enero de 2010, ante una reclamación de la persona que filmó un acto donde el ex agente de la CIA Luis Posada Carriles anunciaba que este año estaría en Cuba y exigía pago por sus servicios -entre estos últimos la voladura de un avión civil cubano que costó la vida a 73 personas-, diligentemente Google desactivó el sitio de Cubadebate en Youtube.

Anuncio en la víspera

Es notorio que este acto arbitrario contra la Isla se produzca 48 horas después del anuncio de que Google accedió a solicitudes de los gobiernos para bloquear a los internautas, de acuerdo con un análisis divulgado por la propia transnacional de Internet.

El informe ilustra que desde  julio a diciembre de 2011, dependencias gubernamentales de los Estados Unidos hicieron 187 solicitudes para retirar contenido de internet, comparado con 97 que hicieron de enero a junio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.