Jornada de canto revolucionario - Cuba

Jornada de canto revolucionario

El evento se realiza hace 36 años en honor a jóvenes miembros del Movimiento 26 de Julio, caídos el 4 de agosto de 1957 en Guantánamo, tras una explosión accidental en una fábrica clandestina de bombas

Autores:

Haydee León Moya
Víctor Hugo Purón

GUANTÁNAMO.— La 36 edición de la Jornada de la Canción Política, el más antiguo evento de la Nueva Trova Cubana, convocado por la Asociación Hermanos Saíz de esta provincia —y que esta vez coincidió con la caída, hace 55 años, de un grupo de revolucionarios—, cerró con elevado tono en la voz del joven cantautor Polito Ibáñez.

Autor de temas como Doble juego y Aroma de jazmín, Polito hizo gala de su agradable timbre y carisma ante un público que siguió las canciones que les regaló en su fabuloso concierto en el cine-teatro Guaso, de Guantánamo.

Junto a guantanameros de diferentes generaciones, disfrutaron del espectáculo noveles trovadores, escritores y grupos de las provincias de Guantánamo, Villa Clara, Holguín, Ciego de Ávila, Las Tunas, Santiago de Cuba y La Habana, que durante cuatro días ocuparon los más importantes espacios de creación artística de la urbe con presentaciones de libros, exposiciones, descargas de poesía y canciones.

La Casa del Joven Creador —sede de la AHS— y la de la trova Benito Odio fueron el centro de las actividades principales del evento, que hace 36 años se realiza en honor a jóvenes miembros del Movimiento 26 de Julio, caídos el 4 de agosto de 1957 en esta ciudad, tras una explosión accidental en una fábrica clandestina de bombas.

La Jornada no solo sirvió para promover a la nueva generación de trovadores del país, sino para cantar a Cuba, a la Revolución, a sus héroes, y a los nobles sueños de seguir forjando un mundo mejor.

El evento concluye justamente en la fecha en que aquí se recuerda aquella explosión, en la que murieron los revolucionarios Fabio Rosell del Río y Gustavo Fraga Jacomino (luego los esbirros de la dictadura batistiana remataron a Enrique Rodríguez Picazo, y más tarde aparecieron asesinados los colaboradores Jesús Martín Leyva y Abelardo Cuza Navarro).

Por eso, es considerado el Día de los Mártires Guantanameros, y se celebró junto a familiares de los caídos y combatientes de la clandestinidad y de la Revolución.

El acto de recordación se efectuó en la esquina de Aguilera y Santa Rita, próxima al monumento a los caídos en la explosión.

La tradicional peregrinación, el depósito de una ofrenda floral a nombre del pueblo guantanamero y la rememoración de los hechos fue encabezada por Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la provincia, y Nancy Acosta Hernández, presidenta del Gobierno a este nivel, entre otras autoridades.

Al evocar los sucesos de hace 55 años, Freddy Vega Sánchez, primer secretario del Partido en el municipio de Guantánamo, recordó que los revolucionarios del territorio multiplicaron la lucha tras la caída en combate, cuatro días antes, el 30 de julio, en Santiago de Cuba, de Frank País, de 22 años, por lo que el Movimiento 26 de Julio realizó diversas acciones y prácticamente paralizó la ciudad.

Frank, jefe de acción y sabotaje del Movimiento 26 de Julio, había orientado la creación del refugio para almacenar armas y explosivos, y de allí recibió medios bélicos diversos empleados en el alzamiento del 30 de noviembre de 1956 y otras acciones, con el aporte de los valerosos jóvenes que contribuyeron con su sangre a pagar el precio de la libertad, señaló el orador.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.