La liberación simbólica de los Cinco

Vio la luz en La Habana la primera edición en español del libro del escritor brasileño Fernando Morais Los últimos soldados de la Guerra Fría

Autor:

Nyliam Vázquez García

Una enorme contribución a la causa de los Cinco, un libro que nuestro José Martí se habría leído con emoción y asombro, una indagación periodística encomiable, un texto que recoge la dimensión exacta de la heroicidad de Gerardo, René, Antonio, Fernando y Ramón...

Todo esto y más se dijo en La Habana durante la presentación de la primera edición en español de Los últimos soldados de la Guerra Fría, obra del periodista y escritor brasileño Fernando Morais, que retrata la labor de los antiterroristas cubanos en Miami, castigados en Estados Unidos desde hace casi 15 años.

El ex presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva, y Frei Betto —para Morais su «hermano en Cristo y en Castro»— participaron en la presentación, realizada en el Palacio de Convenciones, como parte de la III Conferencia Internacional Por el equilibrio del mundo.

Precisamente, para Frei Betto el verdadero mérito de este texto es que libera simbólicamente a los Cinco. Para el teólogo y sociólogo brasileño, su amigo Morais siempre ha tenido el coraje para entrar en los temas más polémicos. Este es un caso. Ahora muchos más van a saber de los héroes cubanos. Incluso, destacó que no hay que ser cercano a la Revolución Cubana para entender esta injusticia.

En sus palabras de presentación, el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón de Quesada, destacó que el brasileño no necesitaba escribir esta obra para consolidar su carrera, porque es uno de los mayores autores de nuestro tiempo.

Sin embargo —dijo—, se empeñó en revisar las miles de actas y en descubrir quiénes eran las personas reales, en una acuciosa y profunda investigación que le tomó tres años.

«A Fernando nadie le pidió o le indicó qué debía escribir», dijo Alarcón, y subrayó el modo en que la historia contada en las más de 300 páginas nos acerca a los héroes como hombres de carne y hueso.

«Lo que más me emocionó es que no es un libro sobre cosas, es un libro sobre seres humanos», apuntó Fernando Morais.

Arropado por los familiares de los patriotas cubanos y los participantes en el evento, el autor de Olga, El rey de Brasil, Montenegro, entre otros títulos, entregó a Alarcón una botella del mejor aguardiente brasileño. Develó que comenzaba a cumplir así la promesa hecha a René: «Espero que pronto yo esté aquí brindando con ellos y sus familiares con una auténtica caipirihna».

A nombre de los familiares, Elizabeth Palmeiro, esposa de Ramón, agradeció al escritor, comentó la sorpresa ante un texto tan diferente, escrito de modo muy ameno, y aseguró que estaba segura de que se convertirá en una mandarria gigante para romper el muro de silencio.

La obra, primero en portugués, llegó a La Habana luego de haber recibido el premio Brasilia de Literatura en la categoría de reportaje, durante la I Bienal del Libro y la Literatura de esa ciudad.

Finalmente, Max Lesnik, periodista cubano radicado en Miami y director de la Alianza Martiana, leyó mensajes enviados por Gerardo, Ramón y Antonio, a nombre de todos, en los que agradecen el apoyo y la solidaridad de la Alianza y su confianza en la victoria.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.