Círculos del amor - Cuba

Círculos del amor

Los Círculos Infantiles celebran este miércoles su cumpleaños 52. Esas instituciones siguen cumpliendo su misión y se perfeccionan para que su labor educativa sea más profunda y eficiente, como lo soñó Vilma Espín

Autor:

Margarita Barrios

Corría el año 1961 y la Revolución triunfante enfrentaba grandes peligros; sin embargo su obra humanista marcaba pautas en la nación. Se habían firmado las leyes de Reforma Agraria y Urbana; se habían nacionalizado las grandes empresas extranjeras. Los más jóvenes, convertidos en alfabetizadores, recorrían el país llevando la luz de las primeras letras.

El 10 de abril de 1961, a escasos días del ataque mercenario por Playa Girón, los círculos infantiles Camilo Cienfuegos, Fulgencio Oroz y Ciro Frías abrieron sus puertas para comenzar una experiencia inédita en el país: atender a niños y niñas menores de seis años y favorecer con ello la integración plena de la madre trabajadora a la vida nacional.

Detrás de aquel empeño estaba el pensamiento y la acción de Vilma Espín, presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), una organización que nacía para defender los derechos de la mujer, entre estos los de incorporarse a la vida productiva de la nación.

Cuando surgieron los Círculos Infantiles en Cuba no había tradición en ese tipo de enseñanza; solo existían algunas instituciones particulares que brindaban atención a los más pequeños, pero sin un currículo estable.

En la creación de los Círculos Infantiles, como instituciones destinadas a formar a las nuevas generaciones, está presente la concepción educacional martiana que Vilma Espín defendió siempre, la cual comprende sembrar valores como la solidaridad, la cooperación y la igualdad.

Quienes compartieron aquellos días fundacionales, recuerdan el celo con que la Presidenta de la FMC cuidó de cada detalle de aquellas nuevas instituciones creadas para el beneficio de la madre trabajadora y la familia en general.

En 1962, durante el Primer Congreso Nacional de la FMC,  al referirse a los Círculos Infantiles, Vilma expresó: «Son quizá, de nuestras tareas, la que más profundamente llevamos en el corazón, y hemos de llevarla adelante, pese a todas las dificultades».

Para darle continuidad a la labor emprendida, y siempre bajo la mirada de la FMC, se crearon en todo el país las escuelas formadoras de educadoras de Círculos Infantiles (Efeci), que propiciaron la graduación de un personal más capacitado para desempeñar su rol en el proceso docente-educativo; y más adelante se creó la Licenciatura en Educación Primaria, con lo cual se abrió el camino a la universidad para quienes laboran en esas instituciones.

Con la marca de estos días

Los Círculos Infantiles celebran hoy su cumpleaños 52. Y aunque todo no es felicidad, siguen cumpliendo su misión y se perfeccionan para que su labor educativa sea más profunda y eficiente.

En el país funcionan hoy 1 086 círculos infantiles, con una matricula de más de 134 000 niños y niñas, lo cual representa el 18 por ciento de la población comprendida entre las edades de cero a seis años.

En los grados preescolares de las escuelas primarias están matriculados más de 85 000 infantes entre cinco y seis años de edad.

Hoy, aunque la educación preescolar no es obligatoria, se hace hincapié en la familia para que el menor tenga alguna atención especializada, pues esto lo ayuda a su posterior inserción a la vida escolar.

Es el programa Educa a tu hijo, creado en 1992, la vía por la cual se atiende a la mayor cantidad de pequeños, más de 480 000. La suma total de todas las formas de atención permite la cobertura del 99,5 por ciento de toda la población comprendida entre cero y seis años de edad.

Nacionalmente se benefician con los círculos infantiles 113 000 madres trabajadoras. La cifra no es proporcional con el número de niños, pues la familia con más de un hijo tiene total prioridad para tenerlos en este tipo de centro.

El país tiene en estos momentos 45 000 solicitudes pendientes y 46 instituciones cerradas, 40 de estas en la capital, todas por problemas constructivos.

En la búsqueda de soluciones, se implementó Educa a tu hijo, que se desarrolla en la comunidad, y en el cual también tiene influencia en el círculo infantil.

Basado en una investigación realizada por un equipo multidisciplinario, el programa brinda orientaciones a la familia para estimular y atender adecuadamente al pequeño y lograr así su desarrollo integral y preparación para el inicio en la vida escolar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.