Unidos por el camino común al que aspiramos

El debate en las cinco comisiones del VIII Congreso de la FEU, así como en el análisis con los organismos formadores, muestra, dijo Miguel Díaz-Canel, la fibra del relevo de la generación del Moncada

 

Autores:

Juventud Rebelde
Marianela Martín González
José Luis López
Margarita Barrios
Ana María Domínguez Cruz
Yuniel Labacena Romero
Patricia Cáceres

¿Qué pueden hacer los estudiantes universitarios para que perdure la obra de la Revolución? ¿En qué medida pueden contribuir con la sociedad cubana en el perfeccionamiento de su sistema social? Con estas y otras interrogantes, el miembro del Buró Político del Partido y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, inició su diálogo con los delegados al VIII Congreso de la FEU, reunidos este jueves para el análisis en cinco comisiones.

En la que abordó los desafíos del trabajo político ideológico Díaz-Canel señaló que vivimos un momento trascendental en la historia cubana, en el que trabajamos por perfeccionar nuestro socialismo y construir el futuro entre todos. «Me enorgullece ver que los jóvenes aquí presentes estén preocupados por estas cuestiones, y se sientan comprometidos, pues sin duda alguna, son ustedes el relevo de la generación del Moncada, esa que ya comparte hoy su protagonismo y que está convencida de que la continuidad está garantizada».

Fomentar el diálogo y la polémica, y hacerlo con honestidad, sin soberbia ni hipercriticismo nos permitirá mantenernos unidos, y sobre todo transitar por el camino común al que aspiramos, agregó.

El miembro del Buró Político enfatizó que la unidad ha sido el pilar de nuestras luchas y con ella se tiene la certeza del triunfo, pues entre todos aprendemos y proponemos, y estamos más preparados para enfrentar cualquier acción de los centros de poder de la subversión norteamericana dirigida a nuestros jóvenes universitarios.

La formación integral de los egresados de la Universidad es vital, apuntó, pues no solo los conocimientos académicos definen a un buen profesional y su interés por superarse en el ámbito investigativo y científico tributará, en gran medida, a las transformaciones del país.

Díaz-Canel insistió en la urgencia de generar y proponer espacios dinámicos de debate en los que los muchachos y muchachas se sientan motivados a compartir sus opiniones, pensamientos e intereses. «Ustedes son tenidos en cuenta en la toma de decisiones y en su actuar cotidiano deben compartir la cultura del cumplimiento y de la eficiencia, y así garantizar el relevo en el perfeccionamiento de nuestro socialismo», significó.

Otra interrogante que motivó el debate en la mencionada comisión es si serán los jóvenes universitarios capaces de que la FEU asuma cabalmente su papel de vanguardia revolucionaria, intelectual y de futuro.

Con ella los jóvenes, a quienes también acompañaban Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC; Lisara Corona, presidenta de la FEU, y Mariela Castro, presidenta del Centro Nacional de Educación Sexual, prosiguieron el intercambio de criterios.

Proporcionar un sistema de intercambio entre los dirigentes y los estudiantes, para poder enfrentar las campañas difamatorias orquestadas por el imperialismo y entender que los jóvenes debemos enfrentar la guerra mediática contra el socialismo en el mundo figuraron en la lista de otros temas del debate.

Se acentuó que la capacidad de convocatoria de la organización no puede estar mediada por los procesos de integralidad que miden a los estudiantes, pues se requiere la asunción comprometida y consciente de las tareas y responsabilidades. También se abundó en que el trabajo político ideológico no es algo con lo que estén comprometidos únicamente los estudiantes, en él una parte esencial corresponde a los profesores.

Acelerando motores desde las brigadas

La preparación de los dirigentes estudiantiles y en particular de los de las brigadas, las deficiencias del proceso eleccionario y aspectos relacionados con la cotización y el presupuesto de la FEU fueron el eje central del debate en la comisión de Funcionamiento interno, en la que estuvo presente Yoel Pérez García, segundo secretario del Comité Nacional de la UJC

Lester González, de la Universidad de Ciencias Informáticas, enfatizó en que los presidentes de brigada son audaces y arriesgados, pero esto no quiere decir que sean los más preparados.

Rodolfo Morales Mato, presidente de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara, dijo que las brigadas deben ganar en protagonismo y los dirigentes estudiantiles deben estar en los espacios de despacho para defender lo que piensan los estudiantes».

Si abogamos por un mayor protagonismo y dinamismo de la organización debemos repensar el hecho de que la FEU puede contar con un aparato económico propio con el que garantice la satisfacción de sus necesidades, la realización de actividades, entre otras cuestiones, apuntó Luis Alberto Rivera, de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.

Los dirigentes estudiantiles a nivel de las residencias deben tener una participación más activa en los procesos de la FEU, según coincidieron algunos de los asistentes, porque en la beca convive gran parte del estudiantado.

Yoel Pérez García precisó que el Congreso no termina aquí, sino que hay que trasladar lo discutido a las brigadas, escenario donde deben resolverse los problemas, y aseguró que se necesita definir el papel de la FEU en el proceso de evaluación integral del estudiante universitario.

Yoel llamó a estimular el desarrollo de una emulación creativa en las universidades, a concebir un sistema de preparación de los dirigentes estudiantiles a diferentes niveles y a utilizar racionalmente el presupuesto de la organización, con el objetivo de desarrollar una cultura económica.

Guerreando contra la incultura

El uso y aprovechamiento de la revista Alma Máter como voz de los universitarios ocupó uno de los platos fuertes en la comisión de Cultura, Divulgación, Deporte y Recreación, al igual que los problemas con el resto de las publicaciones juveniles, y la urgencia de fortalecer la propaganda hacia lo interno de la Universidad.

Los delegados coincidieron en promover los sitios de esparcimiento cultural basados en una recreación sana, útil y culta. Además, destacaron el gran potencial cultural y deportivo que existe en las universidades.

Daciel Luis Díaz, de la Universidad de Ciencias Pedagógicas de Sancti Spíritus, llamó a salir de las aulas para llegar a las comunidades e involucrar a todas las carreras.

A mejorar el gusto estético y la apreciación artística que deben tener los universitarios instó Michel Cruz Gómez, de la Universidad de las Artes.

Otros temas debatidos en la comisión fueron el incumplimiento de la Resolución que rebaja el 50 por ciento de la entrada a los centros culturales a los universitarios,  una mejor atención y reconocimiento hacia los atletas y la creación de la página web de la organización.

Con una mirada afuera

Con una exhortación del miembro del Buró Político del Partido, Ricardo Alarcón, a fortalecer y perfeccionar las acciones por la liberación de los Cinco, transcurrieron los debates en la Comisión de Relaciones Internacionales del VIII Congreso de la FEU.

Según Alarcón, para tal cometido hace falta creatividad, energía, innovación, cuestionamiento constante. No podemos olvidarnos nunca que la clave del asunto de los Cinco está precisamente en que el Gobierno de Estados Unidos ha logrado ocultar el caso. Por eso hay que romper ese silencio. Pero, o lo hacen los jóvenes, o no lo hace nadie, subrayó.

Alarcón recordó que existen iniciativas muy buenas en centros educativos de nivel superior como la Cujae, sede de la Red de Universidades en Solidaridad con esos patriotas cubanos. Pero —recalcó— con eso no es suficiente.

«El Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI), por ejemplo, donde todo el mundo domina muy bien el inglés, tiene entre sus egresados a Gerardo y Fernando. Ese detalle sería suficiente para que el tema estuviese en el centro de la vida cotidiana de los estudiantes.

También hay que definir qué podemos hacer desde publicaciones tradicionales como Alma Máter, que es la revista joven más antigua de Cuba, sobre todo en su versión digital, apuntó.

David Roque Marín, estudiante de cuarto año de Medicina de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y presidente provincial de la FEU, propuso que se aprovecharan las potencialidades del estudiantado de nuestras universidades y se creara un equipo multidisciplinario.

«Podríamos utilizar ideas frescas, juveniles, que capten la atención y la empatía del estudiantado mundial, utilizando como un punto muy importante a los familiares más jóvenes de los Cinco», concluyó.

Otro de los temas analizados en la Comisión de Relaciones Internacionales fue la necesidad de fortalecer los vínculos de trabajo de la FEU con organizaciones estudiantiles y juveniles de Latinoamérica y el mundo —actualmente son más de 55 en más de 70 países—, así como brindar apoyo a estudiantes de otras regiones que luchan por una educación pública, gratuita y de calidad.

La pertinencia de incrementar la divulgación de la historia y el accionar de la Oclae en el escenario actual de los movimientos de América Latina y el mundo en nuestras universidades y la importancia de brindar mayor atención a los estudiantes de otras nacionalidades, fueron otros de los temas debatidos.

Con las neuronas por estallar

«Los compromisos con la FEU y otras organizaciones, si bien son muy importantes y decisivos, no pueden hacernos olvidar que el estudio, la asistencia a clases y los buenos resultados docentes son el principal deber de un universitario».

Así lo manifestó la presidenta de la FEU, Lisara Corona Oliveros, en diálogo con los delegados de la Comisión de Vida Académica e Investigativa.

La importancia de elevar la calidad de las clases mediante la autopreparación científica y metodológica de los profesores, emergió como un tema esencial, a la par de la necesidad de reevaluar el programa de algunas asignaturas como Educación Física, Seguridad y Defensa Nacional, e Historia de Cuba.

El flagelo del fraude académico e investigativo es una de las principales preocupaciones de la membresía, a la que le preocupa también lo que atenta contra el buen desarrollo de las prácticas pre-profesionales, por una inadecuada planificación y coordinación con los organismos implicados.

La FEU somos nosotros

En la tarde de este jueves ocurrió también el debate entre los delegados y los representantes de los organismos formadores en diversas universidades de la capital.

La solución de muchos de nuestros problemas tenemos que encontrarlas en nuestras brigadas, y depende de organizarnos y desplegar esfuerzos, destacó Henri Sánchez, estudiante de la Universidad de Ciencias Pedagógicas de La Habana Enrique José Varona, en el encuentro con el Ministerio de Educación, realizado en Ciudad Escolar Libertad.

Para el joven la creatividad, los deseos de hacer, la ejemplaridad tienen que surgir de los futuros maestros, para irradiar hacia sus alumnos el buen ejemplo y educar más allá de las asignaturas del currículo escolar. «Todo ello, dijo, propiciará que amen nuestra profesión y se inclinen por estudiar carreras pedagógicas».

La falta de maestros, y de jóvenes con la intención de estudiar esas licenciaturas, lo cual recarga el peso de quienes asumen las aulas fue expresado por varios de los delegados presentes, para quienes lo fundamental es que el maestro, desde el aula, forme el amor por esa profesión.

También fue motivo de debate la necesidad de un mejor funcionamiento de la FEU. Para ellos la participación en las actividades se hace un tanto distante cuando están en el cuarto y quinto año de la carrera.

La falta de bibliografía actualizada, y la demanda de participar más en eventos científicos fueron otros de los planteamientos.

Ernesto Bornes, estudiante del pedagógico de Guantánamo argumentó que la mayor parte de los eventos científicos que se realizan se quedan en las universidades, y propone que se incremente el vínculo entre las cátedras honoríficas de las diversas instituciones.

En el intercambio participó Ena Elsa Velázquez, ministra de Educación, quien elogió a los jóvenes que cursan hoy estudios pedagógicos, y argumentó que en manos de la dirección del Mined están todos los planteamientos que se realizaron desde los congresos de la FEU en la base.

Significó que temas como el cambio del uniforme de estas universidades, la participación de los estudiantes en las Comisiones de Carreras y ampliar su presencia en eventos y publicaciones científicas se están analizando para su próxima puesta en práctica.

En el encuentro participaron Nexy Véliz Naranjo, presidenta de la Organización de Pioneros José Martí, así como viceministros y otros directivos de Educación, y rectores de estas casas de altos estudios.

Porte y abnegación

La Comisión del Inder, integrada por delegados e invitados de la UCCFD (Universidad de las Ciencias, la Cultura Física y el Deporte), tuvo por sede el Salón de Actos de la Ciudad Deportiva capitalina, en la que se encontraba el boxeador camagüeyano Julio César La Cruz, campeón mundial 2011.

El análisis en esta sesión estuvo centrado en qué se ha hecho y qué queda por terminar, según lo acordado en el pasado Congreso de la FEU.

Las mayores preocupaciones se relacionan con el actual estado constructivo de las residencias estudiantiles, el mejoramiento de los implementos deportivos, el sistema de ingreso de los jóvenes a las universidades del deporte, y la ubicación laboral de quienes terminan los estudios.

«En mi escuela de boxeo, tengo mucho contenido de trabajo (entrenamiento) y de clases en la UCCFD. Cuando pido un día para estudiar, los entrenadores no me autorizan a ir al repaso, pues prefieren verme más como un mejor atleta», explicó La Cruz.

Christian Jiménez, presidente del Inder, consideró que los problemas, que son muchos, hay que resolverlos en el lugar donde se encuentran. Tenemos que ser inteligentes y dar los pasos más efectivos para darles solución.

El directivo puso como ejemplo la falta de cloro en las piscinas. «Muchas veces, se rompen las fábricas en las cuales se elabora. Pero en otras ocasiones, las piscinas están sin ese producto por negligencias de quienes deben gestionarlo», sentenció Jiménez.

Una salud sin tacha

«Los convoco a luchar incansablemente contra todo lo que desvirtúe la salud pública de nuestro socialismo, contra toda barrera que frene el desarrollo y la calidad de nuestro servicio. A ser ejemplo para que las futuras generaciones de médicos también defiendan los principios de nuestra salud que no puede ser otra que la que sirva eficientemente al pueblo».

Así expresó Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud Pública, quien este jueves participó en los análisis, junto a los delegados del VIII Congreso de la FEU que estudian en las universidades de Ciencias Médicas.

En la facultad Victoria de Girón de la capital el titular respondió las inquietudes de los futuros galenos relativas a la calidad del proceso docente-educativo, los programas de estudios, el uso de las nuevas tecnologías y la labor de la vanguardia estudiantil dentro y fuera de la brigada, entre otros acápites.

Yenisé Rodríguez, estudiante de cuarto año de Psicología, de la Facultad de Ciencias Médicas de Holguín, manifestó la preocupación de quienes se graduarán de esa especialidad, pues algunos de los egresados de esa carrera, graduados el curso anterior, actualmente trabajan en perfiles que no guardan relación con lo estudiado, por no tener plazas asignadas.

El mismo asunto suscitó la intervención de Francisco Sotomayor, delegado por Santiago de Cuba, quien dijo que en similar situación se encontraban más de 50 psicólogos recién egresados de ese territorio.

«Es inconcebible que los tengan vacunando ganado, cuando en la comunidad se necesitan psicólogos para configurar el trabajo organizacional. También esos profesionales son valiosos en las consultas de estomatología por ser el cáncer bucal una enfermedad que está ganando terreno», advirtió.

Morales Ojeda dijo que no debe quedar ningún graduado sin ubicación, pues ningún trabajador de la salud sobra por la utilidad que ofrecen dentro y fuera de Cuba donde se libran campañas no solo curativas, sino también educativas y preventivas.

Dijo que ahora contamos 11 550 médicos de la familia, un sistema que se reorganizó para elevar la calidad de la atención primaria, donde queda mucho por hacer, sobre todo en salud preventiva encaminada a frenar la tendencia a padecer de cáncer, enfermedad crónica que en la Isla ocupa la primera causa de muerte.

Manifestó que la salud pública encabeza los sectores que más redituables son para la economía del país. No solo se están ahorrando cuantiosas sumas por aplicar el método clínico eficientemente, sin acudir a pruebas costosas, sino también está ingresando sumas considerables por el servicio que brindan alrededor de 40 000 colaboradores en 60 países.

Lisara Corona, presidenta de la FEU, se refirió al papel de la brigada como garante de que el fraude sea combatido y prevenido a través del estudio sistemático.

Sobre el saldo positivo de las guardias médicas que los estudiantes realizan reflexionó Yoel Pérez García, segundo secretario del Comité Nacional de la UJC. Calificó ese sacrificio como un entrenamiento para el ulterior desempeño.

Por un profesional competente

Parte del trabajo de la FEU está en participar en la formación de un profesional competente y comprometido con la Revolución y su proyecto social. Esa fue la premisa que guio los debates en la comisión del Ministerio de Educación Superior (MES), en la que sus delegados señalaron que esa preparación va también de la mano de los sentimientos, los valores y las convicciones de cada estudiante.

La necesaria participación de los estudiantes en la confección de los Planes de Estudio y en las Comisiones Nacionales de Carrera, fue un asunto reiterado. En ese sentido se aludió a la poca utilización de las flexibilidades que ofrece el Plan D a la hora de ajustar algunas materias que satisfagan las necesidades de los estudiantes y del territorio.

Otros temas del informe y relacionados con las asignaturas estuvieron encaminados a que la Historia de Cuba se imparta de forma diferente, que no sea reproductiva y aborde además tópicos relacionados con la FEU y las carreras.

La infraestructura de muchas universidades y residencias estudiantiles no quedaron a un lado. Se detalló la carencia de computadoras así como las roturas y las limitaciones técnicas de las mismas, y las dificultades con la conectividad y el acceso a Internet.

Los retos que marcan a la universidad cubana actual ocuparon un puesto esencial en la comisión. Los presidentes de los centros de Mayabeque y Artemisa aludieron a la satisfactoria marcha del experimento de integración de sus instituciones, que abre otra perspectiva de desarrollo a la Educación Superior.

El funcionamiento del Contingente Julio Antonio Mella, movimiento que agrupa a los estudiantes de Derecho, sobre todo en el proceso de cambios que vive el país; la transportación masiva que ahorre recursos y beneficie a la mayoría de los estudiantes; la falta de compromiso de muchas instituciones para la formación profesional; y la flexibilidad con el 20 por ciento de asistencia libre a clases y el acceso a la bibliografía básica y complementaria para las carreras fueron temáticas repetidas.

Rafael Núñez, funcionario del Comité Central del Partido, destacó el papel de la universidad cubana como educadora y formadora de los revolucionarios y profesionales del mañana y también la implicación de los estudiantes desde sus carreras a la batalla económica que libra el país.

Al cierre de esta información se desarrollaba, en el teatro Mella, una gala cultural que los estudiantes del Instituto Superior de Arte regalaron al Congreso.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.