Cuidar esta unidad para avanzar en la integración - Cuba

Cuidar esta unidad para avanzar en la integración

Tenemos que hacer las cosas con nuestras propias fuerzas, iniciativas e ideas, y no podemos esperar a que vengan los países desarrollados a hacer lo que debemos hacer nosotros para lograr una verdadera integración de los pueblos, aseguró el mandatario nicaragüense Daniel Ortega

Autor:

Juventud Rebelde

La Celac está dando sus primeros pasos y trasciende lo que es una declaración. Estamos pasando a las acciones con el propósito de que se convierta en realidad, manifestó Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, al intervenir en la jornada final de la II Cumbre de la Celac.

El mandatario expresó que lo que se intentó construir cuando se libraban las batallas por la independencia en todos nuestros pueblos, a pesar de la voluntad que existía, tenía una ruta diferente, a pesar del peso del imperialismo que pretende expandirse por todo el continente.

Ahora hemos logrado retomar el camino en esta nueva etapa de integración, aseguró Ortega, y añadió que en ello ha sido determinante el proceso de cambio que vive la región, donde los principios de dignidad, justicia y libertad alcanzan un alto grado de madurez.

El Presidente nicaragüense aseveró que esta reunión va más allá de ideologías e intereses particulares individuales, porque está refrendando la unidad e integración de la región, y tenemos la responsabilidad de cuidar esta unidad para seguir avanzando en todos los órdenes.

Dijo que el plan de acción está claramente establecido y pone la facultad alimentaria, la erradicación del hambre y la pobreza como elementos fundamentales para lograr la igualdad en la región.

El Mandatario agregó que estas iniciativas se continúan coordinando con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y declaró que el tema de la agricultura familiar está en el día a día de la familia latinoamericana y caribeña.

Proclamó que tenemos que hacer las cosas con nuestras propias fuerzas, iniciativas e ideas y que no podemos esperar a que vengan los países desarrollados a hacer lo que debemos hacer nosotros para lograr una verdadera integración de los pueblos.

«Tenemos que trabajar en acciones concretas en dependencia de nuestras capacidades, buscando como acompañar estas decisiones y basarnos en las complementariedad, la solidaridad y la cooperación. Esto nos permitirá romper con las reglas del capitalismo salvaje y acumular fuerzas para avanzar también en una zona económica importante.

«El Alba y Pretrocaribe han sido importantes frente a los bloques económicos que hoy nos quieren gobernar. Actualmente avanzaríamos si se aplicasen en la región los principios económicos que le exigimos al mundo desarrollado. En la medida que se acorten la asimetría tendremos mercados mas dinámicos en la región».

Ortega dijo que tenemos que fomentar el diálogo y la cooperación sobre la agricultura familiar e indígena, fomentar las ofertas de educación para la primera infancia, en las zonas rurales y urbanas, así como una educación que propicie conocimiento sobre la cultura.

Manifestó que hay que promover y apoyar los programas educativos para la juventud para que adquieran cultura, diálogo, conocimientos y los pongan en función de nuestros pueblos, que es, en fin, salvar el futuro de la humanidad.

El Dignatario dijo que hoy falta ese espíritu dentro de nosotros mismos, no para estar dando limosnas, sino para dotar de instrumentos a los países de América Latina y el Caribe, para que no sean sujetos de los más desarrollados, y amplió que tenemos que seguir batallando por hacer a nuestros pueblos un baluarte de la dignidad.

Finalmente, transmitió un reconocimiento al pueblo de Cuba y a su Presidente Raúl Castro por hacer posible el sueño de esta reunión en una Cuba libre, independiente y solidaria. «Gracias al heroísmo y resistencia del pueblo que ha sabido lidiar por más de 55 años contra las agresiones del imperio y resistir frente al bloqueo».

Cobertura completa de la II Cumbre de la Celac

Ver especial multimedia Nuestra obra más preciada

Descargar suplemento pdf

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.