Vidas que se esfuman entre el rojo y el verde - Cuba

Vidas que se esfuman entre el rojo y el verde

La accidentalidad vial constituye la primera causa de muerte entre los cinco y 18 años, y son los peatones los que predominan

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Usted y yo, su vecino, su hermana, su abuela, su novio. El bodeguero, el director de una empresa, la señora que vende maní, un niño de diez años, aquel joven en patines y el tío que usa bastón. Todos salimos a la calle, y alguna que otra vez queremos robarle minutos a Cronos y andar más rápido que las manecillas del reloj.

Apuramos el paso, no tomamos en cuenta el paso peatonal —si lo hubiera— y acortamos las distancias de una punta a la otra. Cambiamos el rumbo de extremo a extremo, dudamos encima de la raya amarilla y desafiamos guaguas, motos y bicicletas. Si el semáforo cambió, y nos sorprende, muchas veces apelamos a la «responsabilidad» del chofer, que como escuchamos decir: «Sabe que no puede pasarnos por arriba».

¿Y si a aquel el freno le falla, o si una pequeña mancha de aceite en el asfalto le hace patinar? Tal vez su celular sonó en ese minuto o quien lo acompañaba quiso enseñarle algo… ¿Y si no da tiempo; si por unas milésimas de segundos usted y yo, su vecino, su hermana, su abuela, su novio, y todos los demás, no podemos después hacer el cuento?

Sorprende escuchar que en el mundo cada dos minutos muere una persona por causa de un accidente automovilístico, y alrededor de un 60 por ciento son peatones. En Cuba uno de cada tres muertos en accidentes de tránsito es un peatón.

Los transeúntes, viandantes o peatones tenemos una elevada incidencia en los accidentes de tránsito, y aportamos cada vez más víctimas fatales o con secuelas físicas y psíquicas irreparables.

Resulta preocupante el panorama, en el que la tendencia es ascendente en lo que respecta a este fenómeno, según refiere la teniente coronel Teresa Albentosa, jefa del Departamento de Educación Vial de la Dirección Nacional de Tránsito, pues la accidentalidad vial constituye la primera causa de muerte entre los cinco y 18 años, y son los peatones los que predominan.

«Estos usuarios, sean jóvenes o ancianos, son negligentes o desconocen las normas, por lo que tienden a cometer las infracciones de manera reiterada, y son los que en no pocas ocasiones provocan las nefastas colisiones entre ellos y los vehículos.

«En los artículos desde el 144 y hasta el 147 de la Ley 109, Código de Seguridad Vial, se contemplan las obligaciones y derechos del peatón, y se establecen las normas para su protección que, de ser cumplidas por estos y los conductores de los vehículos, contribuirían a reducir considerablemente los siniestros en la vía», añadió.

Sin embargo, a pesar de la existencia de estas normas y las prioridades que se establecen en la legislación, el peatón se encuentra en evidente desventaja ante los vehículos, acota Albentosa, y es generalmente el más afectado en caso de una colisión, mientras que el conductor, salvo en casos excepcionales, preserva su integridad física.

«En 2013 se registró que los peatones participaron en 1 272 hechos, que ocasionaron la muerte de 162 personas y lesiones a otras 1 155. En este contexto fueron responsables en el 58,1 por ciento del total de los hechos en los que participaron. Se registraron además 1 664 otros accidentes, que provocaron la pérdida de 225 vidas humanas y 1 557 lesionados.

«Por violaciones de los peatones, tuvieron lugar 269 accidentes, que sumaron a las estadísticas 27 muertos y 260 lesionados.

«Estas cifras muestran la prevalecencia del irrespeto de los peatones a las normas de seguridad vial establecidas para el uso de la vía pública y el desconocimiento de la vigente Ley 109».

Es común entonces, que no miremos a ambos lados antes de cruzar una calle, que hagamos caso omiso de una disposición de control de tránsito como un semáforo, y que no usemos el paso peatonal, acota la especialista. En no pocas ocasiones los niños juegan en la vía pública, desatienden la alerta de los cláxones y muchos de nosotros cruzamos hasta la línea divisoria de las avenidas para decidir en ese momento qué hacer.

Ante el comportamiento actual, destacó, urge el despliegue de una campaña de seguridad vial de información-vigilancia dirigida al peatón, con la participación de fuerzas de la Policía Nacional Revolucionaria, particularmente de la Dirección Nacional de Tránsito.

Sin embargo, hasta tanto las personas no tomen conciencia de la necesidad de su actuar responsable cuando cruzan una calle o caminan por ella, los números seguirán reflejando más vidas que se esfuman entre semáforos, aceras y pasos peatonales.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.