Representantes de la Salud encabezan el desfile en la Plaza

Una numerosa y entusiasta representación del sector de la Salud Pública cubana inició la celebración del Primero de Mayo en La Habana, en un bloque compacto en el que se integran médicos, enfermeros, técnicos y jóvenes estudiantes

Autor:

Juventud Rebelde

Con ese color blanco que distingue a las y los trabajadores de la Salud, uno de los sectores más importantes en la obra edificada por la Revolución desde el mismo instante del triunfo, arrancó el desfile por el Primero de Mayo en la Plaza de la Revolución José Martí, en la capital de la Isla.

Mientras se escuchaban las notas de la Marcha del Primero de Mayo, los representantes del Ejército de las batas blancas, como cierta y merecida vez los llamó el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, avanzaron por las anchas vías que conforman la emblemática Plaza de la Revolución, en La Habana.

Unidad y eficiencia por nuestro socialismo se puede leer en la tela que portan 80 enfermeras, y junto a ellas también estudiantes de ciencias médicas cubanos y de diversos países del mundo.

Ellos son la salvaguarda de la salud del pueblo cubano y llevan el espíritu internacionalista de Ernesto Che Guevara, pues son ejemplo de su quehacer en muchos países del mundo.

Al mismo tiempo, ese sector es hoy un importante eslabón en el desarrollo económico del país.

Especial mención en este día de homenaje y compromiso a los cientos de miles de médicos, enfermeros y técnicos de la Salud que prestan sus servicios a pueblos hermanos en los más distantes parajes de la geografía mundial.

En esta hora también se reconoce a los que cada día se levantan dispuestos a cumplir con la máxima de que la medicina es un sacerdocio, es una profesión del alma, en la que la vocación de servir al otro lo vale todo.

Entre los miles que desfilan está también el relevo, los jóvenes, tanto cubanos como de otras naciones, que se forman en las distintas facultades de ciencias médicas de la capital, para cuidar de la salud, salvar la vida de todos aquellos que lo necesiten.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.