Isla de jóvenes

El 2 de agosto de 1978 la Isla de Pinos cambió su nombre por el de Isla de la Juventud. Demostrar que los jóvenes merecían ese reconocimiento fue el reto que les planteó el Comandante Fidel Castro Ruz, y lo lograron

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— Cuando la Isla de Pinos cambió su nombre por el de Isla de la Juventud el 2 de agosto de 1978, largas jornadas de trabajo, esfuerzo y transformaciones antecedieron al suceso. Demostrar que los jóvenes merecían ese reconocimiento fue el reto que les planteó el Comandante Fidel Castro Ruz, y lo lograron.

Hoy, a 37 años de la proclamación, todavía arde en los corazones de aquellos jóvenes la misma llama que calentó sus sueños juveniles por construir un legado para las nuevas generaciones, acciones que cobraron su mayor sentido el 12 de agosto de 1967, cuando durante la inauguración de la presa Viet Nam Heroico, Fidel los convocó a revolucionar no solo la naturaleza sino también las mentes:

«Y es por eso, compañeros y compañeras, que si todavía esta frase de “Isla de la Juventud” no tiene ese contenido, ¿por qué llamarla “Isla de la Juventud”?  Llamémosla “Isla de la Juventud” cuando la juventud con su obra haya hecho algo grande, haya revolucionado aquí la naturaleza y pueda exhibir el fruto de su trabajo, haya revolucionado aquí la sociedad. (…) Y por eso nuestra juventud, más que una isla suya, tiene delante la posibilidad de hacer suya esta isla.

«Y si nuestros jóvenes están en esa actitud, podemos provisionalmente llamarla “Isla de la Juventud” (…) y en prueba de la confianza que realmente tenemos de que nuestros jóvenes serán acreedores al derecho —ya no provisional sino definitivo— de llamar a esta región de nuestro país Isla de la Juventud».*

Marcando el paso

En un reciente encuentro entre jóvenes de hoy y aquellos de la década del 60, Magalys Reyes, una de las protagonistas de aquellos años, recordaba que «vimos surgir algo de la nada, trabajábamos sin horario porque había compromiso».

Tras reconocer el valor de la experiencia que transmiten aquellos jóvenes, Yolexis Cruz Pico, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en este territorio, comentó: «Ahora todo lo que planificamos y hacemos está en línea con las demandas del Programa de Desarrollo Integral, pero con un diseño que incluya y enamore a los jóvenes».

En ese sentido, mencionó la participación juvenil en la construcción, reparación y limpieza del hospital Héroes de Baire, en la recreación veraniega de las comunidades, algunas tareas en la agricultura, limpieza de las playas y otras acciones encaminadas a generar un ambiente agradable y de participación en los barrios, pero no son suficientes.

Según Luisa Herrera Martínez en su tesis Columna Juvenil Agropecuaria: Historia, valores y contemporaneidad, el trabajo político ideológico debe incluir, junto con la educación, un amplio programa de instrucción para lograr, como en la década de 1960, la transformación material del medio a la par de la transformación espiritual de los hombres.

«Si alguien pregunta qué es capaz de hacer la juventud en Cuba, la respuesta es la Isla», dijeron ahora en el encuentro.

Entonces, como llamados de nuevo al combate, cada uno de los presentes identificó a este territorio con una palabra salida del corazón todavía rebelde.

Orgullo por la historia

Los jóvenes Leosmel Prada y Alejandro Montesinos, ambos cuadros de la UJC, expresaron su orgullo por ser parte de esta historia, la que les toca a ellos preservar a toda costa. Para eso, Prada cuenta con la experiencia que vivió en la República Bolivariana de Venezuela con su participación en la Revolución Energética, y Montesinos, con el recuerdo de la etapa de recuperación de la Isla tras el paso de Gustav en 2008.

«Parecía imposible levantar la Isla de nuevo; sin embargo, lo hicimos una vez más. Ahora a los de esta generación nos tocó el turno y lo hicimos bien. Considero que todavía nos falta mucho por andar», reconoció Montesinos.

Bajo el principio de ser lo que seamos capaces de dejar en los otros, varios de los otrora columnistas ratificaron su voluntad de trabajar junto a las nuevas generaciones para preservar la obra de la Revolución, transmitir optimismo a los jóvenes y demostrar —como expresó Magalys— que «solo se refleja viejo en el espejo, quien no tiene en el corazón la llama de la juventud eterna».

En esa línea de pensamiento, Gladis Torres convocó a sumar no solo a los militantes, sino también a todos en el barrio: «Los jóvenes deben repasar todos los días la historia que nos trajo hasta aquí, para que puedan defender con argumentos el presente y proyectar el futuro.

Un desafío aprobado

La UJC, como organización, tiene en el desafío trazado en su X Congreso, la oportunidad de lograr más participación juvenil en las labores agrícolas, organizar mejor los procesos, hacerlos más atractivos, controlar y exigir por el cumplimiento de las tareas y hacerlo con la calidad que estos tiempos requieren.

En el contexto actual, marcado por influencias de la sociedad de consumo, es imprescindible incrementar el ejemplo personal de los dirigentes como piedra angular para la movilización y las convocatorias, atender con objetividad a la militancia y al universo juvenil, sobre todo a los vinculados a la producción y visitar más las comunidades, porque es allí donde la vida se mueve.

Una herramienta útil para tener éxito es, sin dudas. la socialización de todo el conocimiento que sobre el trabajo de la UJC y los jóvenes cubanos existe. Solo así las generaciones actuales podrán reconocer en esos héroes anónimos, a dignos paradigmas de actitud, compromiso y sacrificio por la Patria.

* Fragmento del discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz durante la inauguración de la presa Viet Nam Heroico, el 12 de agosto de 1967, en la entonces Isla de Pinos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.