La «milagrosa» vida de los prematuros cubanos

En el archipiélago se incrementó a un 85 por ciento la sobrevida de los bebés pretérmino, así como su incorporación a la sociedad con una mejor calidad de vida. Con esos índices se celebró, este 17 de noviembre, el Día Mundial del Niño Prematuro

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Probablemente, no pocos de los que ahora leen estas líneas «están vivos de milagro», pues nacer antes de las 37 semanas de gestación es un riesgo para cualquiera. «Me adelanté, parecía un niño de juguete, suerte que me cuidaron al nacer», cuentan muchos. Ellos integran la lista de los 15 millones de bebés que, a diario, nacen en el mundo de forma prematura.

Más de uno de cada diez recién nacidos antes de tiempo corre el riesgo de no vivir debido a complicaciones generadas en el parto. De lo contrario, la alarma permanece encendida durante sus primeros 28 días y en el período comprendido hasta sus cinco años de edad. Es la prematuridad la principal causa de muerte neonatal y la segunda causa de mortalidad infantil en ese rango de edad.

En Cuba, el Sistema Nacional de Salud no cesa en sus esfuerzos por incrementar la sobrevida de los bebés pretérmino y su incorporación a la sociedad con una mejor calidad de vida. Así lo demuestra el hecho de que la supervivencia de estos niños en el 2014 registró un 85 por ciento, dijo a JR el doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública.

«Las parejas deciden cuándo, con quién y cuántos hijos tener, y pueden solicitar la evaluación de sus riesgos reproductivos antes de planificar un embarazo. Se les garantiza la atención especializada multidisciplinaria para la modificación de esos riesgos, incluyendo el asesoramiento genético, para prevenir desde entonces complicaciones materno perinatales derivadas del parto antes del término; y por consiguiente de futuras discapacidades en el menor».

Se trabaja para reducir el número de embriones transferidos, como parte de los tratamientos de fertilidad, y eliminar las cesáreas que son electivas y no son médicamente necesarias antes de las 39 semanas de gestación, acotó.

«Valoramos factores de riesgo relacionados con los nacimientos prematuros, como la obesidad y la hipertensión arterial de la madre, y enfatizamos en la importancia de prevenir las infecciones y hacer uso de antibióticos.

«La técnica de piel con piel minutos después del nacimiento, conocida también como mamá canguro, es muy efectiva para propiciar la lactancia materna y brindar afecto. Sus beneficios ya se han comprobado en la salvación de más de 450 000 bebés prematuros anualmente».

El especialista en Pediatría subrayó que se priorizan acciones preventivas desde la infancia para reducir las enfermedades crónicas no transmisibles, mediante la promoción de hábitos nutricionales y estilos de vida saludables, considerando la postergación de la maternidad hasta los 35 años o más.

Las embarazadas son objeto de pesquisa de infecciones urogenitales como parte de la evaluación sistemática de las  condiciones asociadas al elevado riesgo de parto prematuro, agregó. «Si se tienen antecedentes de un parto anterior pretérmino o abortos se realiza la cervicometría  (ultrasonido transvaginal) para determinar sus condiciones alrededor de las 20 semanas y decidir las conductas preventivas a adoptar. Estas pueden ser la administración de progesterona, el reposo, el ingreso en hogares maternos o la administración de inductores de la maduración pulmonar fetal para prevenir la enfermedad de membrana hialina, en el caso de las gestantes de 26 semanas y más, con embarazos múltiples o con otros riesgos de parto pretérmino».

Álvarez Fumero pondera el cuidado perinatológico protocolizado, donde se atienden las gestantes con patologías crónicas asociadas al embarazo, patologías inducidas por la gestación, alteraciones en el crecimiento fetal o en la inserción placentaria.

«Todos los recién nacidos prematuros son atendidos en salas de cuidados intensivos neonatales, con los equipos y medicamentos necesarios para enfrentar las complicaciones, lo que disminuye considerablemente las alteraciones articulares y musculares en estos niños. También el Programa de Atención Materno Infantil insiste en prevenir las patologías resultantes de la atención intensiva que generan discapacidad, como es el programa de prevención de la retinopatía de la prematuridad».

—¿Qué cuidados especiales recibe un bebé prematuro?

—Los bebés pretérmino son pesquisados mediante oftalmoscopia indirecta y tratados con láser para evitar ceguera infantil. Se les realizan pruebas auditivas para pesquisar la hipoacusia y rehabilitarlos oportunamente. Además ejecutamos el pesquisaje de malformaciones o complicaciones a través de ultrasonido de cráneo o abdomen.

«Estos niños y niñas se benefician de un programa de estimulación temprana en servicios integrales de rehabilitación, con participación de defectólogos, fisiatras, neurólogos, audiólogos, logopedas, oftalmólogos y trabajadores sociales, entre otros especialistas, como resultado de un monitoreo y evaluación constante de su médico y enfermera de la familia durante los primeros años de vida».

Con frecuencia se realizan actividades de preparación y capacitación de los especialistas, médicos y enfermeras en los 42 servicios de neonatología del país, acotó el especialista, quien destacó la realización de la Jornada por la Vida en el Hospital General Camilo Cienfuegos, en Sancti Spíritus, desde el pasado 16 y hasta hoy. En esta se efectuó un simposio sobre prematuridad y un curso provincial sobre los cuidados esenciales de un bebé en las instituciones hospitalarias.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.