Intenso camino de cambios

Tras una jornada de reflexión que fue al detalle, página a página, los integrantes de la Comisión 1 del 7° Congreso del Partido Comunista perfeccionaron la propuesta que hoy se aprobará en sesión plenaria

Autor:

Alina Perera Robbio

Rico, atento a los detalles, propositivo y cambiante, resultó el camino recorrido en el capitalino Palacio de Convenciones por la Comisión 1 que analizó el Proyecto de Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista.

Así lo constató el recuento que pudo escucharse en la tarde de este domingo en voz de Leonardo Andollo Valdés, miembro del Comité Central del Partido y segundo jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo.

Tomaron parte de los análisis, según informó Andollo Valdés, 366 cubanos y cubanas, de los cuales 287 lo hicieron en calidad de delegados, y 79 como invitados. Se realizaron 147 intervenciones que generaron 44 propuestas, de las cuales 29 fueron aprobadas por los delegados.

Los temas más intensamente debatidos aludieron al contenido de la definición referida a la visión de nación, al enfrentamiento a toda forma de discriminación, a la participación de la sociedad civil socialista en el ejercicio de la democracia, al esparcimiento y el uso del tiempo libre, y al papel de los actores de la comunidad en la formación de valores.

De las propuestas de modificación aprobadas, vale la pena resaltar la referida a la defensa y la seguridad nacional, definidas como objetivos esenciales. El tópico ganó en énfasis cuando se hizo explícito que a tales propósitos se les brindan la máxima atención. «La guardia revolucionaria —expresa el texto— no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que olvidan ese principio no sobreviven al error».

Otra de las modificaciones incluyó a la salud como una dimensión de desarrollo junto con la educación, la ciencia, la tecnología e innovación, la cultura y la comunicación social, así como la protección de los recursos y el medio ambiente.

De particular trascendencia es el concepto según el cual el país se resume en una nación soberana, independiente, socialista, próspera y sostenible. A esos valores los delegados aprobaron añadirle la palabra «democrática».

Importantes matices se sumaron al párrafo donde se expresa que la comunicación social es un recurso estratégico de dirección del Estado, las instituciones, las empresas y los medios de comunicación, al servicio de la participación —incluido el debate público— y el desarrollo del país, por lo que se regula y controla teniendo en cuenta la política trazada por el Partido Comunista de Cuba, que se refrenda en las normas jurídicas correspondientes.

Aprobada por unanimidad, otra modificación enriqueció la idea de que está fortalecida la capacidad del Estado y la institucionalidad socialista para garantizar de manera eficaz el orden público, la tranquilidad ciudadana, la seguridad nacional y en especial, la defensa del país. A ese grupo de fortalezas el análisis colectivo sumó «la tutela judicial».

Notables transformaciones tuvo un fragmento del documento que por su relevancia vale la pena reproducir tal cual quedó al cabo de las reflexiones: «El Estado se desprende de la administración directa de determinadas actividades, ganando en capacidad de concentración en sus funciones principales. Esto provoca el incremento del sector no estatal de la economía, lo que constituye un factor facilitador de la construcción socialista en la actual etapa, ya que se realiza sobre la base de la elevación de la eficiencia, la riqueza social y el bienestar».

Fruto de un detenido análisis, un párrafo aprobado por unanimidad reconoce la propiedad privada que cumple una función social, cuyos titulares son personas naturales o jurídicas —tanto cubanas como totalmente extranjeras—, en determinadas actividades.

En otra parte del documento «la formación de los recursos humanos», de conjunto con la ciencia, la tecnología y la innovación en todas las instancias, fue incluida como primordial en la planificación del desarrollo económico y social. Todo, con una visión que «asegura desde el corto y mediano plazos los objetivos estratégicos e incrementa la generación, generalización y apropiación social de los conocimientos, y su aplicación práctica, de modo que impacta en el incremento de la producción y la productividad».

Finalmente, también enriquecida en palabras, los miembros de la Comisión Uno aprobaron definir que el «Partido Comunista de Cuba impulsa, exige y controla la actualización del Modelo en correspondencia con la presente conceptualización, en cualquier lugar que actúe, y desarrolla estrategias efectivas de formación político-ideológica, atractivas y con creatividad».

Hoy la Comisión Uno presentará la Resolución elaborada tras los análisis del Proyecto de Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista, a la consideración del Plenario.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.