La historia «desgarrada» en Baracoa

Parte del patrimonio de la Villa Primada fue golpeados por la estela destructiva del último huracán

Autor:

Enio Echezábal Acosta

Los últimos dos días han sido todo caos para el Este del país. El extremo de Guantánamo, la más oriental de las provincias cubanas, tuvo que soportar por entero el choque con el huracán Matthew, fenómeno que golpeó a esa tierra con todo el poder que indica su categoría 4 en la escala Saffir-Simpson.

El día después de la tormenta, mientras el pueblo baracoeso está como adormecido, igual que un peleador que acaba de levantarse tras ser dejado fuera de combate, los daños se observan en todos lados.

No quedó árbol sano, ni calle despejada. Suerte tuvieron los techos que no volaron, arrancados por los vientos endemoniados. Y mientras tanto, parte de la historia tuvo que «lidiar» también con la tormenta.

Uno de los primeros en enfrentarse a la furia «huracanada» de Matthew fue el monumento erigido en honor a Cristóbal Colón. Ubicada de espaldas al mar, cuentan que la figura del célebre navegante genovés sobrevivió con algunas cicatrices, solo para ver cómo Baracoa sufría la peor catástrofe climatológica de su historia.

Muchos referentes arquitectónicos han quedado irreconocibles. Una casa amarilla de tres pisos localizada en el malecón, reconvertida hace años en un hostal, y que antaño perteneciera a la enigmática «Rusa», parece ahora un cascarón vacío.

El Hotel El Castillo, otrora conocido como Castillo de Seboruco, fuerte militar construido para salvaguardar la villa, tuvo también que soportar la fuerza de los embates ciclónicos. Los daños en parte de su estructura no pudieron ser evitados ni siquiera por el hecho de estar localizado en una elevación cercana al litoral costero.

Las labores de recuperación ya han comenzado, y poco a poco las cosas irán volviendo a su lugar. Sin embargo, la espera por ver a la Primada de pie, mostrando nuevamente todos sus emblemas, será un poco más larga.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.