Mariana, Madre Ceiba

Las nuevas generaciones de santiagueros, en demostración de continuidad, se sumaron al hermoso proyecto

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Una escultura en bronce de 4,60 metros, obra del reconocido escultor Alberto Lescay Merencio, quedó emplazada este martes a un costado de la tumba de Mariana Grajales, coincidiendo con la ceremonia de inhumación de los restos de la heroína.

Fundida en bronce proveniente de casquillos de cañones de artillería de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, la pieza escultórica se ubica encima de un redondel con tierra traída especialmente desde la finca Majaguabo, en el municipio santiaguero de San Luis, donde crecieron los Maceo-Grajales, y la circunda un sendero de piedras de la localidad de Palmarito de Cauto, lugar de andanza de Antonio y sus hermanos.

Lescay Merencio explicó que su obra intenta armonizar por la vía del contraste con los monumentos cercanos como el del Padre de la Patria, y deviene simbiosis sinérgica con Martí, los mártires y héroes del Moncada, los internacionalistas y Fidel.

El también Presidente de la fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas detalló que trató de apresar la esencia de la Madre de los Maceo para devolverla en imagen, y destacó la trascendencia de que figuras como Céspedes y Mariana, a pesar de sus diferencias: un hombre culto, de formación universitaria, él; una campesina iletrada ella, coincidieran en la conclusión monumental de que lo más importante era la independencia de Cuba.

«Fuimos a buscar tierra a la finca Majaguabo, sitio que es como el Birán de la familia Maceo-Grajales, pues allí se educaron esos niños que luego se convirtieron en los hombres que hoy conocemos.

«No todo está hecho, tenemos que continuar, pero no fue en vano el sacrificio, ese pasado legendario que simboliza Mariana. Ojalá el arte escultórico apoye este sentimiento, esta idea», enfatizó finalmente el escultor.

Y como evidencia de que el ayer glorioso sigue alimentando el presente, una representación de las nuevas generaciones de santiagueros, en simbólica demostración de continuidad, se sumó en días previos a los momentos finales del proyecto, esparciendo con sus manos nuevas la tierra traída desde Majaguabo y sembrando sobre ella rosas de los más diversos colores.

Pioneros como Laiken, Darien y Claudia, estudiantes universitarios, dirigentes juveniles, noveles trabajadores y la delegación santiaguera al 19no. Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, aquellos que siguiendo la exhortación de Mariana se empinan hoy en defensa de la Revolución, acompañados por la máxima dirección del Partido y el Gobierno en la provincia, juntaron esfuerzos en la hermosa faena una mañana soleada, ratificando que hay un porvenir para el ejemplo de los héroes.

              

Rosas de los más diversos colores custodiarán            Manos jóvenes esparcieron la tierra traída de Majaguabo. Fotos: Daniel Houdayer
la escultura de la madre de todos los cubanos.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.